Año III - Nº 130 - Uruguay, 13 de mayo del 2005

 

 

 

 
Cambio de estación,
cambio de vida

Dr. Enrique Rimbaud
Decano de la Facultad de Veterinaria
Managua - Nicaragua

 

a estamos en Mayo, y como todos los seres vivos de Nicaragua, me encuentro diariamente mirando hacia el cielo, esperando se declare formalmente la época de lluvias, el famoso "invierno" tropical...

Hace un par de fines de semana, llovió todo el fin de semana pero luego no quiso continuar... y seguimos esperando...

He llegado a creer, que definitivamente, todos los seres vivos precisamos de la lluvia, porque trae vida, esperanza, cambia las sonrisas de animales y plantas, lava almas y pecados, y limpia ciudades y campos llevándose lejos, muy lejos el polvo que hace meses nos azota y carcome diariamente...

Pienso que esta sensación de cansancio que me embarga es solo angustia derivada del calor, el polvo, y estas brisas cálidas que nos acarician diariamente, llevándose parte de nosotros con cada caricia, generando una sensación de sopor permanente y agobiante...

Pero en la intimidad de mi oficina, sobre el final de las tardes, lejos de los alumnos y la gente, escondido bajo el aire acondicionado a toda maquina y la computadora prendida en stand by, me doy cuenta que el cansancio es real, y que la lluvia poco podrá hacer por cambiar la sensación...

Hace años, cuando era dirigente estudiantil o joven docente, creía que la universidad se limitaba a la pasión, las luchas por políticas universitarias y sociales comprometidas, y que mejor para llevar a cabo acciones de compromiso de la universidad a través de la docencia, investigación o extensión que un decano o un rector!!!

Hoy comprendo mi error, grave error, y que mas allá de lo pasionario y sentimental, de la posibilidad de generar compromisos con la sociedad y ser parte del cambio, antes que nada un decano es un administrador, de algo que
no es tan sencillo...

La coordinación de las clases, que los docentes estén a la hora que tienen que estar, que los programas se lleven puntualmente, que los cronogramas se cumplan, que parciales, sistemáticos, exámenes, que cada uno tenga los materiales que necesitan tanto para el dictado de sus clases teóricas como practicas, que las aulas y laboratorios estén limpios y ordenados a la hora de usarlos, los grupos de practicas extracurriculares, los casos clínicos y/o de análisis de diagnostico que van llegando y se deben ir procesando, las solvencias académicas y económicas de los estudiantes, los pagos a docentes y funcionarios, las compras de materiales y adquisición de equipos, la redacción de circulares y reglamentos especiales, esto sin contar las coordinaciones interfacultades en la universidad, las reuniones de Consejo de Decanos, la toma de decisiones permanente en que uno se ve sumido, agregando aquellas coordinaciones interinstitucionales permanentes en las que uno debe verse comprometido casi diariamente.

Estas acciones burocráticas y administrativas, lejos de agotar la pasión, la avivan, dado que es lo que hace que nos sintamos vivos, que podamos latir y sentir la sangre en cada acción emprendida.

Pero, a veces la misma acción te atrapa, cuando las cosas se juntan de tal manera que uno no sabe que hacer primero...

Como dice el refrán, el hombre propone y dios dispone...

Este mes, por ejemplo, donde yo había planificado desde hace mucho tomarme unas vacaciones en el sur con la excusa de asistir a un Congreso de Pequeños Rumiantes en Curitiba, un paseo para ver amigos, compartir asados, reuniones amenas, y porque no? Traerme yerba que casi estamos al borde de la crisis, y otras delicias sureñas... se me fueron acumulando tantas cosas, correspondientes en la planificación para otras fechas, que he tenido que suspender mis merecidas vacaciones...

En los próximos quince días, estaremos recibiendo de la World Society for Protection of Animals una camioneta doble tracción con un trailer y caja para equipos para mejorar nuestras condiciones a la hora de la atención clínica a los caballos de los carretoneros... por otra parte, debo comenzar las obras del nuevo laboratorio de investigación, así como recibir y chequear los equipos importados para el mismo, tengo comité de acreditación por nuestro laboratorio con el cual estamos en proceso de certificación, debemos terminar con los arquitectos e ingenieros los planos del nuevo
hospital veterinario para comenzar las obras de una vez por todas, y probablemente deba viajar a Honduras a ver unas fincas que monitorearemos para el International Livestock Research Institute.

Por otra parte, estamos en la etapa final de mercadeo de dos carreras nuevas que lanzaremos el año entrante, tenemos los exámenes finales del primer cuatrimestre y la organización del segundo cuatrimestre, así como la organización de varios cursos y seminarios pendientes.

Es así, que tuvimos que dejar de lado las ganas de un poco de sur, y quedamos acá, mirando el cielo, esperando las lluvias salvadoras, que nos den un poco de respiro entre tanto quehacer y calor.

Un gran abrazo para todos desde la tierra de los volcanes y los lagos!
Enrique