Miembro de apdu
     
Año III - Nº 203
Uruguay, 13 de octubre del 2006
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

Forex Trader

Fondo de Inversión

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
1
caggiani
Porque fracasó el comunismo
por Carlos Caggiani
 
separador

Hay muchas razones para aclarar el fracaso del sistema comunista, pero, opino que la mayor es el diseño del sistema.

El comunismo se cercó en sus propios territorios, mientras que el capitalismo se abrió y ayudó a todos los países que quisieron adoptarlo.

Uno de los puntos débiles que tuvo el comunismo, fue el de querer una igualdad entre todos, cosa que aniquiló la competencia entre los seres humanos e hizo el progreso mucho más lento.

Si el ser humano no necesita competir para ser mejor, si el mejor no tiene un derecho superior al que no se esforzó por serlo, se pierde la ambición y se entra en la pereza del conformismo.

Esa pereza lleva a los pueblos a un "status quo" que no les permite avanzar ni tecnológicamente ni económicamente.

El igualar a un ser humano con otro, como ser humano, es perfectamente aceptable, pero en su vida, en su trabajo, o en su profesión, es impractico.

Lo mismo pasa con los entes públicos. A un ente público o mejor dicho, a una empresa del gobierno, no le interesa ser competitiva... no tiene competencia y sus empleados se duermen en el letargo del sueldo seguro y el conformismo.

Las grandes economías del mundo, viven y progresan creando la competencia necesaria para que cada uno de los habitantes se esfuerce por mejorar. A su vez, traen mejoras al país y automáticamente crecimiento intelectual y económico.

No existen empresas del gobierno; son instituciones privadas y no hay monopolios. Esto hace que cada empresa compita en calidad y precio buscando ser la mejor e indudablemente es una gran ventaja para el usuario del producto o del servicio.

La competencia pone a girar la rueda de la creatividad y se descubren nuevos productos y tecnologías que le dan velocidad al avance de los países y del mundo.

La falta de competencia, la falta de interés por ser mejor y el tratar de nivelar la igualdad económica entre los individuos, fue una de las razones del fracaso del comunismo.

Todo eso, unido a la política de izquierda extremista, la falta de libertad de expresión, y la libertad en sí, está expuesto en el sistema comunista cubano, el que sin lugar a dudas mantiene a su pueblo en una "igualdad" pero es una igualdad de pobreza.

Venezuela, país que está totalmente solidarizado con el mismo sistema, comienza a mostrar los mismos males que mostró Cuba cuando rompió relaciones con el capitalismo.

Muchos de nosotros, recordamos que los uruguayos y otros latinoamericanos, emigraban a Venezuela en busca de un mejor pasar... ahora ¿quién quiere emigrar a Venezuela?

Inexplicable es, que en algunos países de Latinoamérica se está vislumbrando un cambio en la dirección que ya fue demostrada errónea, o sea la de llevar a los pueblos al comunismo que no funcionó ni siquiera en la Unión Soviética.

No hace falta ser político ni clarividente para darse cuenta lo que es más conveniente para los pueblos latinoamericanos... solamente hay que mirar el pasado para saber que el comunismo o el izquierdismo radical no funcionó nunca ni funcionará jamás.


N.de R. Este artículo me recordó un chiste que me llegó por correo y que dice:

Una universitaria cursaba el sexto semestre de sus estudios. Como es común en los universitarios, pensaba que era de izquierda y estaba a favor de la distribución de la riqueza, que aún ella no había logrado.
Tenía vergüenza que su padre fuera de derecha y que se opusiera a los programas socialistas, proyectos de ley que otorgaban beneficios a los que no los merecían e impuestos más altos para los que tenían mayores ingresos de dinero. Sus honorables y objetivos profesores le habían asegurado que la de su papá era una filosofía equivocada.
Por lo anterior, un día se decidió a enfrentar a su padre. Le habló del materialismo histórico, la dialéctica de Marx, tratándole de hacerle ver a su padre cuán equivocado estaba al defender un sistema tan injusto como el que defendía la derecha. En medio de la conversación su padre le pregunto:
- ¿Cómo van las clases?
- Van bien – respondió la estudiante - tengo promedio de notas de 17 puntos. Me cuesta, no tengo vida social y duermo poco, pero lo logro.
El padre pregunta:
- ¿Y a tu amiga Soledad, cómo le ha ido?
La hija respondió muy segura de sí misma:
- Muy mal, Soledad tiene cero cinco de promedio.  Se la pasa todo el tiempo en los centros comerciales, o anda de fiesta en fiesta, no estudia y muchas veces ni siquiera asiste a clases. No me extraña que repita el semestre.
El padre mirándola a los ojos, lo respondió:
- Entonces busca al Jefe de Departamento o al Decano mismo, a quien tú quieras y pídele que le transfiera 6 de los 17 puntos tuyos a ella, para que ambas tengan un 11, esta sería una buena y democrática distribución de notas.
Ella indignada le gritó ¡¿Por qué?! Argumentando que había tenido que trabajar muy duro para lograr su promedio, mientras que Soledad se había limitado a no estudiar y a buscar el lado fácil de la vida. Ella no le iba a regalar su trabajo a otra persona.
Su padre la abrazó cariñosamente y le dijo:  - "¡¡¡BIENVENIDA A LA DERECHA!!!"

1
 
pirnt
  mail  
up
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20