Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
No preguntes lo que tu país te puede dar, sino lo que tú puedes darle a él. 
Año V Nro. 390 - Uruguay, 14 de mayo del 2010  
 
 
 
 
 
historia paralela

Visión Marítima


 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

legaskue

Uruguay: Descienden la cumbia y el rock y asciende lo rioplatense, urbano y rural

bandoneon
por Amilcar Legazkué
 

   
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo

Compartir en Facebook
 
 

         Me juego el prestigio de mi oído y olfato musical. La movida, que parecía una avalancha imparable, se cayó del camión uruguayo.

         No llegó del Caribe ni de Colombia, sino del conurbano porteño y se hizo cumbia de cumpleaños, de boliche, de futbol y de bardeo, y se estableció incluso una batalla entre planchas y chetos-rockeros, hasta en los avisos amorosos de los contactos: "quiero un plancha cumbiero... quiero una cheta de los Buitres".

         Pero parece que llego a su techo y se mete en su nicho.

         El rock seguirá siendo colectivo, por su sociología de convocatoria.

         Las radios continuaran su preselección de mercado.

         Pero la música popular uruguaya, nacida del folclore, y mezclada con lo ciudadano del tango, parecen revalorizarse.

         Eso es lo que la gente quiere escuchar.

separador

Taconeando, Melingo, Terevinto,
Canale, Scayola, Montevideo Tangos

free twitter icon  
El segundo espectáculo de 2010, organizado por World Trade Center Montevideo, Sheraton Montevideo Hotel y BlueCross & BlueShield.
Se presentará el Grupo Taconeando del Departamento de Maldonado, con el show denominado “Juntos….Reviviendo Sueños”.
Se trata de un variado y rico espectáculo coreográfico de Tango ofrecido por niños y jóvenes a partir de los 3 años de edad. El grupo es dirigido por los hermanos Flavio, Cinthia y Maximiliano Cardinale. Han hecho presentaciones en Argentina, Chile, México y Venezuela.
Participará también el cantor Sergio Canale, con su homenaje a los Maestros del Tango.
El show tendrá lugar el domingo 06 de junio a las 19:00 horas, en el Ball Room del Hotel Sheraton. La entrada es libre y gratuita, y las personas interesadas en asistir deben registrarse a través del E-mail: , Teléfono: 628 6655*.
Pablo Terevinto cantó su primera canción a los 4 años de edad: "La pulpera de Santa Lucia". A los 12 años sus padres, ante la insistencia de amigos, lo llevaron ante Domingo Dente, quien le dijo: "Vení el mes que viene, que empezás conmigo".
Durante quince años se dedicó a lo lírico, pero sus preferencias son las melodías italianas como las canzonetas, "Core Ingrato", "Mattinatta", "Torna Surriento", etcétera.
Luego integró el trío dirigido por el músico tacuaremboense Heber Scayola.
Desde entonces, y desarrollando ya su faz melódica, es acompañado por orquestas como la de Sergio y su Clave Azul, la Indiana Palls, Santiago Luz; y por excelentes pianistas como Luis Dogliotti, Jaurés Lamarque Pons, Panchito Nolé y Antonio Huarte. Actuó en lugares como el Teatro Solís, la Sala Verdi, el Teatro Florencio Sánchez, el Ateneo de Montevideo, la Sala Zitarrosa, Casa de Asturias, Casa de Italia, Palacio Peñarol, Arcobaleno de Punta del Este, El Hornero, La Cabaña y Parque Hotel.
También lo hizo en el Teatro de Verano con el mexicano Marco Antonio Tobal, así como en las boîtes Pigmaleón, Chez Carlos, Bonanza, Haras del Lago, Parador del Cerro, Kibon y Zafiro Room del Victoria Plaza, y un sinfín de espacios más.
Ultimamente ha viajado tres veces a España, actuando en Palma de Mallorca, Galicia y Valencia.

Melingo comenzó su carrera musical como acompañante de Milton Nascimento, y fue uno de los más destacados artistas del rock argentino post dictadura. Tocó en Los Abuelos de la Nada y formó Los Twist, hasta que emigró a España, donde creó el proyecto Lions in Love.
De vuelta a la Argentina, redescubrió el tango, y produjo discos donde prima la poesía arrabalera, tanto en composiciones clásicas como propias. Personajes que se mueven al filo de la legalidad, historias de alcohol, putas, drogas, desencuentros y amores, hicieron del "universo Melingo" una puerta de entrada al género para las nuevas generaciones.En 1995 organizó una banda propia, integrada por Martín Aloe (bajo), Pablo Guadalupe (batería), Ira Seagal (guitarra), Sandra Baylac (coros). Con esa banda publicó ese año su primer disco solista, H2O.
A partir de 1997 Melingo se volcó al tango, conduciendo un programa ("Mala Yunta") por la señal de cable "Sólo Tango", en el que músicos de rock interpretaban tangos. Con posterioridad sacó dos álbumes tangueros, Tangos bajos (1998) y Ufa (2003), Santa milonga (2004), Maldito tango
Melingo regresa a Montevideo para confirmar la relación que lo une con el público uruguayo, donde el tango y el rock se dan la mano para celebrar un encuentro único.
La Trastienda Club Mvd. ( Daniel Fernández Crespo 1763 , Tel: 402 6929 )
Discografía:
Santa Milonga (2004) - Maldito Tango (2009)

El cantor de tangos PABLO TEREVINTO actua los miércoles a las 22 horas en la parrillada resto MANDINGA, Luis A. De Herrera y Vaz Ferreira. Tiene previstas actuaciones en Puerto Mulata, rambla Rpca. de Méjico esq. Beirouth.
Se presentará próximamente en un espectáculo de tango con varios cantantes y bailarines en el Teatro Alfredo Moreno de Malvín.
Manager: Elba Cuello
El sentimiento de pertenencia al arrabal generó en Montevideo barrios con identidad tanguera: el Sur, la Aduana, la Aguada y el desaparecido Bajo montevideano. Este último fue destrozado por la “piqueta fatal del progreso”. Así se denominó al proceso de demolición llevado a cabo con el fin de construir la Rambla Sur, por los años veinte. Allí existían bodegones y numerosas casas bailables.
Surgieron las famosas academias montevideanas; “la Solís y Gloria”, “la San Felipe” abierta hasta 1889 y “lo de Sara Davis”, entre otras. Hoy es un placer recorrer los barrios donde estuvieron las famosas academias y los clubes, tomar clases de baile, bandoneón o visitar los antiguos cafés y participar en las numerosas milongas nocturnas, todos los días de la semana.
En la tradicional Feria de Tristán Narvaja se encuentran reliquias tangueras: discos, partituras, fotos y libros. El tango refleja la hermandad cultural entre Montevideo y Buenos Aires. El colectivo “Bajo Fondo Tango Club” impuso recientemente el estilo “tango electrónico”. Lo integran músicos uruguayos y argentinos.

separador

Banda Sinfónica de Montevideo

Creada en 1907, la Banda Sinfónica de Montevideo ha recorrido un largo camino desde sus primeras presentaciones a principios del siglo pasado hasta este nuevo siglo de logros y desafíos.
En la actualidad la Banda Sinfónica de Montevideo realiza anualmente una programación dividida en dos temporadas. Una de ellas se lleva a cabo al aire libre en lugares como la Peatonal Sarandí, el Pabellón de la Música del Parque Rodó, la Explanada Municipal o el Rosedal del Prado, llegando al gran público con repertorios que integran música sinfónica y estilos populares. La segunda temporada se conforma básicamente de conciertos en los barrios, en locales cerrados tales como clubes sociales, colegios, iglesias, salones comunales, entre otros espacios. Los conciertos se desarrollan en barrios que cambian año tras año y un período se destina a brindar Conciertos Didácticos coordinados con Enseñanza Primaria.
Mucha gente que por diferentes motivos no asiste habitualmente a las salas de concierto tiene la posibilidad de escuchar a la Banda Sinfónica de Montevideo muy cerca de su casa. La tarea formativa en todos los conciertos es complementada a través de la locución que narra, comenta y sitúa al público antes de oír la obra. Es labor primordial de la Banda Sinfónica de Montevideo acercar la música a los barrios y generar ámbitos donde el esparcimiento cultural sea un disfrute, un espectáculo compartido.
Todos los repertorios se conforman especialmente para cada ocasión teniendo en cuenta el público receptor, programas que solamente una formación orgánica como ésta puede lograr. Estos repertorios integran: obras originales escritas para Bandas Sinfónicas, arreglos de obras que conforman el repertorio actual de la música popular, obras de jazz de diferentes estilos y épocas, arreglos para compartir conciertos con artistas invitados de distintos género (danza, músicos solistas, coros, cantantes líricos y populares), programas sinfónico- coral (ópera, zarzuela )
El personal que conforma nuestra Banda Sinfónica de Montevideo (músicos, técnicos y administrativos) espera de esta forma alcanzar su principal objetivo: hacer “música para todos”.
Maestro Miguel Pose
Comenzó su carrera de músico como contrabajista. Su formación ha estado a cargo de: María Teresa Sande, Yolanda Risardini, René Marino Rivero, Elio Battesini, Federico García Vigil, Fernando Poblete, Héctor Tosar, Coriún Aharonián y Graciela Paraskevaídis. Habiendo realizado sus estudios de dirección orquestal con los maestros Roberto Montenegro en Montevideo y Simon Blech en Buenos Aires, gana por concurso en 1990 la Dirección Artística de la Banda Sinfónica Municipal, (cargo que desempeña desde entonces) con la cual ha realizado estrenos a nivel Latinoamericano como así también primeras audiciones de obras que en este momento conforman la programación de las Bandas Sinfónicas más importantes del mundo.
Desde 1993 es invitado regularmente a dirigir en Argentina y Brasil. Ha estado al frente de la Banda Sinfónica de Córdoba, Orquesta Sinfónica del SODRE, Banda Sinfónica de San Pablo, Orquesta Filarmónica de Montevideo, Banda Sinfónica de Buenos Aires. En mayo de 2005 estrena a nivel mundial la obra El Esplendor del 900 para Orquesta, Coro y Cuerpo de baile.
Es miembro de WASBE (World Association for Symphonic Bands and Ensembles) y ALACBE (Asociación Latino Americana y del Caribe de Bandas y Ensambles).

separador

Tangos uruguayos, más bien rioplatense...
Tangos uruguayos
Por Albino Gómez

El reciente campeonato mundial del tango bailable, realizado en nuestra ciudad, ratificó una vez más no sólo que el tango constituye nuestra más notoria e indiscutida marca internacional, sino también que Buenos Aires se ha transformado en su capital mundial.
Sin embargo, no debemos olvidar que nuestra querida música ciudadana es música de doble orilla, porque nació al mismo tiempo en Buenos Aires y en Montevideo. Que luego, y hasta hoy, haya habido un mayor desarrollo del tango en nuestro país que en Uruguay no modifica en absoluto lo que acabamos de señalar.
Hablar del tango y considerarlo como una exclusividad argentina constituye un grosero error, que ha producido -como veremos- situaciones absurdas o enojosas, cuando no hilarantes. Para citar un episodio menor, quisiera recordarles a los lectores que en uno de los últimos Juegos Olímpicos, cuando desfiló la delegación deportiva de nuestro país, los organizadores no tuvieron mejor idea que acompañar su marcha con los compases y acordes de La cumparsita , con el consiguiente malestar inmediatamente expresado por la delegación uruguaya, ya que su autor, Gerardo Matos Rodríguez, era uruguayo, y compuso la canción en un centro estudiantil de Montevideo para los carnavales de ese momento.
Claro está: no faltarán personas, tal vez las más jóvenes, que aun siendo aficionadas al tango, no lo sepan todavía. Pero ahora quisiera referirme a un episodio bastante más importante que el antes mencionado.
Corría el año 1948. Primera presidencia de Juan Domingo Perón, con el país enriquecido después de finalizada la Segunda Guerra Mundial. Se decía entonces que el oro impedía circular libremente por los pasillos del Banco Central, tanta era la divisa acumulada.
Dirigentes políticos, sindicales y estudiantiles latinoamericanos veían con interés, y en muchos casos con gran simpatía, este nuevo liderazgo argentino que hablaba de una tercera posición: ni yankees ni marxistas... La Argentina no sólo exportaba trigo y carne, sino también libros, revistas, cine y cultura a todo el continente. Frecuentemente partían delegaciones gubernamentales a predicar la buena nueva.
Entre tantas, una presidida por el historiador y senador peronista Diego Luis Molinari -hombre talentoso y muy controvertido- visitaba Cuba y otros países del área.
Juan Atilio Bramuglia era el canciller de Perón y le tocaba entonces participar -con mucho éxito- en la famosa crisis internacional producida por el bloqueo de Berlín, ya que la Argentina presidía en ese momento el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El subsecretario de nuestra Cancillería, un hombre de origen conservador, muy formalista, un tanto engolado y retórico, encabezaba en ausencia de Bramuglia la delegación argentina que concurrió a Bogotá para la IX Conferencia Interamericana y la firma de la Carta Constitutiva de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Numerosa fue la delegación y grandes las esperanzas que se depositaban en el nacimiento jurídico de la entidad, con su flamante Carta. El gobierno de Perón había costeado la concurrencia de personalidades latinoamericanas no gubernamentales y hasta la de estudiantes, entre ellos la del entonces muy joven Fidel Castro, alumno de segundo año de la carrera de
abogacía en la Universidad de La Habana, invitado personalmente por el senador Molinari.
Lamentablemente, las ceremonias coincidieron en Bogotá con una muy grave crisis de carácter político-social que culminó con el asesinato del líder político Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948, desencadenante del histórico Bogotazo.
Los hechos se desarrollaron con la violencia que es de imaginar, y coincidieron en un momento dado con la celebración de un muy formal banquete para más de cuatrocientos comensales, elegantemente trajeados. Un barroquísimo y adecuado salón constituía el escenario de esa reunión. Las puertas de espejos no hacían más que reflejar y multiplicar narcisistamente el lujo del lugar y de los invitados. Vitrales de la mejor calidad y finísimas arañas que colgaban de un techo poblado por rubicundos angelotes hacían el resto, para no mencionar la maravillosa mantelería, la platería y vajilla coloniales, más los estupendos candelabros que daban el último toque a la requerida luz.
El banquete había alcanzado todo su esplendor y el único ruido que se percibía era el murmullo de las voces masculinas con su contracanto de voces femeninas, más la percusión de los cubiertos y el suave tintineo de las copas de cristal. Fue entonces cuando un pavoroso estruendo de bombas en las cercanías y el tableteo de ametralladoras cuyos impactos destrozaban los hermosos vitrales terminaron con la paz, la felicidad, la armonía y toda elegancia. Como si esto fuera poco, se produjo un total apagón de luces, en la ciudad y en el salón. Parte de los vitrales rotos caían muy cerca de los comensales que ya, a esta altura y, sin distinción de sexo, habían tirado al piso sus respectivas sillas, tratando de huir hacia no se sabía dónde.
Las puertas-espejos, en lugar de allanar el paso, ofrecían resistencia y el reflejo de las propias y apagadas imágenes de la desesperación. Ya muchos, en su loca carrera, habían caído al suelo y gateaban infantilmente debajo de las mesas. Algunos candelabros, también caídos sobre los manteles, habían iniciado sus propios incendios. Gritos e histeria colectiva era todo lo demás.
De pronto, se hizo el silencio afuera; una suerte de cese momentáneo del fuego. Eso trajo un poco de paz a los espíritus y de esperanza a los ánimos que, como ya dijimos, tenían sus encarnaduras por el suelo. Un silencio audible y total después de todo aquel pandemónium que, habiendo durado sólo menos de cinco minutos, daba la sensación de haberse prolongado por un plan quinquenal entero.
De inmediato, el benévolo silencio fue nuevamente roto, pero esta vez por una muy juvenil y no desagradable voz que, desde un extremo del salón -seguramente tapada por alguna mesa o mantel, dado el notorio sofoco en su emisión- entonaba los primeros versos de un conocido tango grabado años atrás por Carlos Gardel: "Si se salva el pibe, si el pibe se salva, vas a ver la fiesta que vamos a armar..."
Los ex comensales, desde sus situaciones y posturas, nada airosas, escuchaban con sorpresa esta especie de oración laica, cuando el canto fue a su vez interrumpido por otra voz menos juvenil -la de un alto funcionario argentino- que, sofocada también por la mesa y el mantel que la cubría, sentenciaba: "El irrespetuoso funcionario que se ha puesto a cantar un tango en horas tan dramáticas para América latina y para todos nosotros queda desde este mismo momento exonerado". Estas punitivas palabras fueron seguidas por otro profundo silencio, sólo quebrado por algunos balbuceos y algún llanto. Pero de inmediato la misma voz juvenil que había comenzado a entonar el conocido tango interrumpido por el empinado diplomático argentino gritó esta vez -a pesar de las circunstancias- a todo pulmón: "Al funcionario exonerado le chupás un huevo, porque es uruguayo".
"El pibe" del tango era en aquella ocasión un joven diplomático uruguayo que hacía sus primeras armas en la carrera. Tal vez aquélla haya sido su primera salida al exterior. Adscripto al laicismo y al agnosticismo uruguayos de esos años, ante una situación catastrófica como la que había estado viviendo, había apelado a una oración laica que sólo podía darle el tango.
No puedo finalizar esta nota sin agregar, para conocimiento de los lectores, que dicho joven continuó luego con una brillante carrera, que lo llevó -entre otros puestos de alto rango- a ser embajador precisamente ante la OEA, o sea, ante el organismo promotor de la famosa conferencia mencionada en esta nota.
Lamentablemente, ya no está entre nosotros, pero dejó un hijo que siguió sus pasos en la diplomacia uruguaya y que es actualmente un brillante embajador, como oportunamente lo fue su padre.
Como se comprenderá, el alto funcionario que intentó sancionar a aquel joven era de aquellos argentinos que, incurriendo en una errónea interpretación exclusivista del tango, ignoraba su condición rioplatense y su pertenencia a las dos orillas.

Fuente: La Nación On Line

separador

La Yapa

Festival de Tango - Montevideo - Uruguay

Exhibición de Despedida en La Morocha Tango Uruguay

BANDA SINFONICA DE MONTEVIDEO

Compartir este artículo en Facebook

© Amilcar Legaskué para Informe Uruguay

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis