Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 238
Uruguay, 15 de junio del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
1

Punta del Diablo
La Aldea y sus asentamientos

por Julio Dornel
  Email 
 
separador

            Es posible que el turismo rochense volcara durante muchos años sus preferencias por los parques nacionales, La Paloma, La Coronilla o la frontera de Chuy, donde se complementaban las obras realizadas por el hombre con las bellezas naturales que circundaban algunos de estos lugares.

 Sin embargo en la actualidad las preferencias están dirigidas a una pequeña aldea de pescadores y resulta imposible llegar al departamento sin visitarla aunque sea por algunas horas.

            El fácil acceso, a 5 kilómetros de la ruta 9   y tras serpentear entre las dunas la carretera  cae sobre la aldea sorprendiendo al turista desprevenido con un espectáculo digno de figurar entre los mejores puntos del turismo internacional.

            El despegue pesquero data de la primera mitad del siglo pasado cuando los cardúmenes de tiburones, corvinas, pescadilla y cazones estaban al alcance de las pequeñas embarcaciones que se aventuraban en el Atlántico.

            De esta manera durante muchos años un elevado número de familias se fue afincando en la zona, creando una cooperativa donde las mujeres y los niños se dedicaban al procesado del pescado y manualidades que resultaban altamente redituables.

            En algunas oportunidades la vida tranquila y apacible de la aldea  se veía interrumpida por algunos festivales denominados la Semana del Tiburón.

            Durante aquellos eventos un elevado número de turistas podían disfrutar de las bellezas naturales de la zona y asistir en horas de noche  a los distintos espectáculos programados en el festival.

            Cabe señalar que también se realizaba la Búsqueda del Tesoro Submarino, Carnaval del mar, desfile de agrupaciones carnavalescas y tareas camperas que llamaban la atención de los turistas.

            De esta manera se fue promocionando el balneario a escala nacional e internacional  generando una corriente masiva de visitantes que con el paso de los años fueron creando algunos inconvenientes.

Surge el asentamiento

            En la década del 90, Punta del Diablo se convirtió en el lugar preferido por el turismo recibiendo una corriente distinta de veraneantes que pagaban cifras importantes por viviendas precarias sin las mínimas comodidades.

            Esta situación fue generando ocupaciones  y asentimientos ilegales  que fueron creando un caos difícil de solucionar para la Intendencia de Rocha y algunas comisiones vecinales que se fueron formando por iniciativa de los residentes permanentes.

            El tema sobrepasa las competencias de la Intendencia y algunos proyectos llegan en distintas oportunidades a la Cámara de Senadores con la sana intención de encontrar una solución definitiva para Punta del Diablo.

            Por aquellos años el Dr. Roberto Rodríguez Pioli señalaba que “este proyecto se elaboró  sobre la base del  que presentó  la Cruzada 94 con algunas modificaciones importantes. De aquí en adelante la responsabilidad de todo su desarrollo  caerá fundamentalmente  sobre el gobierno departamental  de Rocha, por así estar establecido en el texto del proyecto.”

            Sin embargo las interpretaciones se fueron sucediendo y cuando surge el Ministerio de Vivienda y Medio Ambiente sé pensó en una solución definitiva que contemplara las partes en litigio. 

“Le pago los impuestos a los invasores”

            Considerando que uno de los grandes temas que enfrenta Punta del Diablo está relacionado con la ocupación de la manzana Nº 1, propiedad de Wilmar Fernández Lema es evidente que en la próxima temporada surgirán nuevamente las clausuras municipales y demandas ante la justicia. Fernández Lema que viene realizando gestiones para recuperar la manaza Nº 1 hace 23 años manifestó a Ruben Pérez (Canal 4 de Chuy)  que “compré esta propiedad en 1984 y desde esa fecha estoy padeciendo el despojo de mi propiedad por parte de un grupo de invasores  lo que ha resultado un verdadero calvario que ya dura 23 años. En 1994 ante mis reclamos la Intendencia departamental dispuso la demolición del  asentamiento por falta de permisos, de planos, de saneamiento y de pozos negros donde las aguas servidas  corren por las calles hacia la playa en pleno centro de Punta del Diablo. De esta manera el centro del balneario se ha transformado en un chiquero, por lo cual hemos solicitado a la Intendencia que cumpla con la resolución de 1994, cosa que no ha hecho ningún Intendente y sin culpar al actual  debemos señalar que ya lleva dos años y el problema se mantiene latente.  Si bien hay que cumplir con la sentencia de la Justicia, a la Intendencia no le interesa quien es el propietario ni si está en trámite alguna ejecución, lo que tiene que hacer es demoler todo lo irregular y esto nos dijo el abogado de entonces  (1994)  de la Intendencia que casualmente es el mismo de ahora el Dr. Gabito y salvo que haya cambiado de opinión  en estos años o que las leyes hayan cambiado y esto  no sucedió se tendrían que estar demoliendo.  Todos los problemas que hubo este verano  se debieron a que la Intendencia aplico la ley y las ordenanzas clausurando algunos comercios.   Fueron solamente 8 o 9 mientras que los otros 20 son gente que viven en otros departamentos y no son pescadores y vienen y alquilan su propiedad que llega a los U$ 100 diarios. Esta es la situación que se vive en Punta del Diablo y la única solución posible si queremos terminar con la rabia es matar el perro, porque de lo contrario en la próxima temporada se volverán a reiterar las clausuras. Hay mucha gente que estaba acostumbrada a la impunidad porque ningún Intendente le había aplicado las ordenanzas durante 15 o 20 años, pero cuando esta administración comenzó a tomar medidas ante el caos reinante  comenzaron a presionar al Intendente  señalando además que estaba “casado” conmigo. Es realmente una ironía que pese a ser el propietario  de la mejor manzana del balneario esté pasando necesidades de orden económico para poder sobrevivir. Esta situación ha tomado estado público porque no es común que un propietario sea despojado durante 20 años de sus propiedades, es la mitad de la vida y que además para poder comprarlo nos llevó otros 20 años. Este año surgirán nuevos establecimientos comerciales  (invasores) y es posible que sean clausurados.  Sin embargo no se podrán clausurar las casas de alquiler que son más redituables que los comercios lo que significa que seguiremos con la misma historia. Quizás el Intendente le pida autorización a la justicia para proceder a las demoliciones. Al Intendente no le interesa si el propietario es Fernández Lema o Juan Pérez, él sabe muy bien quienes son los invasores, cuando nos cobran los impuestos y la contribución inmobiliaria que anda por los cuatro o cinco mil dólares, se sabe que les estoy pagando a los señores que me invaden la contribución que antes era poco dinero pero que ahora es mucho por lo cual vivimos en un mundo al revés.”

1
 
pirnt
  mail  
up
Estadisticas Gratis

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20