Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 238
Uruguay, 15 de junio del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
separador

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
1

NUNCA MAS

por Juan Pablo Labore    
 
separador

            Nuestro presidente acaba de enviar un mensaje a todos los orientales. Si bien la reunión en Casa de Gobierno estaba destinada a sus ministros de gobierno y a la bancada de legisladores oficialistas, no ignoraba el presidente que sería escuchado por todo el país. Muchas cámaras y micrófonos estaban presentes.

            El tema era el “Día del nunca más”. Conocíamos la intención del presidente y también sabíamos las vastas repercusiones –en todos los ámbitos– que había tenido su propuesta. Había muchas dudas y mucha disconformidad. El “nunca más” era interpretado de distintas maneras y había desconfianza respecto a las verdaderas intenciones del presidente. ¿Sería realmente su intención iniciar el camino de la concordia perdida en nuestra sociedad? ¿Qué otra intención podría haber tenido el presidente?

            En lo personal, tuve la impresión que, cuando propuso juntar a todos los integrantes de la sociedad, en un desfile que simbolizara la unión de civiles y militares, dando paso a una época de paz y reencuentro entre los orientales, creyó interpretar el sentir de esa gran mayoría que quiere dar vuelta la página definitivamente.

            Como el gobierno y la justicia habían castigado fuertemente a militares, policías y civiles, con prisión y extradiciones, dando satisfacción a los portadores de odio y a los reclamantes de venganza, el presidente sintió en lo previo que era momento de compensar en algo esas acciones y envió al parlamento, haciéndolo suyo, un proyecto de ley de reparación económica para familiares de las víctimas de la sedición y de los desaparecidos, que le había remitido el diputado García Pintos en nombre de una asociación que rinde homenaje a los caídos en la lucha contra la sedición.

            Los grupos que dicen defender los derechos humanos, los radicales de izquierda y el PIT-CNT saltaron de inmediato a mostrar su desacuerdo. Primero con el proyecto de ley, logrando que no se lo aprobara, y luego con el “Día del nunca más”. En definitiva, casi nadie de la izquierda que hace más ruido acompañaría los actos de ese día. En particular les rechinaba que hubiera un desfile militar y, más aún, tener que compartirlo.

            Al acercarse la fecha del 19 de junio, elegida para los actos, el presidente estaba en un verdadero brete. Como primer mandatario no debía dar marcha atrás con su propuesta, pero tampoco quería que los actos resultaran un fiasco por la ausencia de gran parte de su fuerza política. Por otro lado, el asunto se había transformado de hecho en una pulseada política en la interna del Frente y ningún resultado iba a resultarle favorable.

            En tales circunstancias, el presidente se vio obligado a tomar una decisión que dañara lo menos posible su imagen y causara el menor efecto negativo al interior del Frente Amplio. Y para anunciarla reunió a lo más selecto de su fuerza política en la casa de gobierno el lunes pasado a la hora 10.

            Hizo un gran preámbulo intentando justificar su propuesta. Tanto a los opositores a su idea que estaban en esa reunión como también a los de fuera de ese ámbito que lo estaban escuchando por radio y televisión. Trató de explicar la finalidad buscada y se refirió a la memoria, la verdad y la justicia. Y habló de nunca más confrontaciones entre orientales; pero, a la hora de ser específico, se le oyó decir nunca más al terrorismo de estado y a la dictadura pero no a intentar asaltar la democracia e imponer el terror en nuestra sociedad con bombas, asesinatos, secuestros, robos y cárcel del pueblo. La presión de su gente lo hizo olvidar el compromiso que tiene como presidente de todos los uruguayos y, en particular, con los que ofrecieron sus vidas para impedir que aquellos terroristas –algunos de ellos hoy gobernantes– lograran su propósito de transformar nuestro país en una segunda Cuba.

            Finalmente, hizo conocer su meditada decisión: solo colocaría una ofrenda floral al pie del monumento al prócer acompañado con una reducida guardia de Blandengues. Y que lo acompañara quien quisiera hacerlo.

            Todo el país confirmó que las organizaciones de derechos humanos, el PIT-CNT y los grupos más radicales le habían torcido la mano al presidente. Las declaraciones posteriores mostraron la satisfacción de los Michelini, los Castillo y tantos otros. El resto del país, esa gran mayoría que había albergado la esperanza de que se iniciara el camino de la reconciliación, que está cansada de reclamos de verdad y justicia hemipléjicos, resultó una vez más defraudada.

            Finalmente, para ocultar su fracaso, para disimular su paso atrás, y apartándose totalmente del libreto, el presidente dio una noticia política de tal magnitud que opacó todo lo anterior. En una improvisación no exenta de sarcasmo, hizo saber al país que de ninguna manera iba a aceptar la reelección presidencial. El comunicado, que no tenía nada que ver con el tema de la convocatoria, tuvo la evidente intención de distraer a la opinión pública de semejante traspié presidencial.

            Una vez más, como viene ocurriendo tan a menudo últimamente, se despreció la voluntad, y también la inteligencia, de los uruguayos que no guardan rencores, ni odios ni deseos de venganza y que solo quieren vivir en paz.

            Hasta la próxima.

1
 
pirnt
  mail  
up
Estadisticas Gratis

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20