Cargando la página...

Aguarde unos instantes...
hasta que cargue completamente
y desaparezca esta imágen.

Año III - Nº 139 - Uruguay, 15 de julio del 2005

 
Menú de Navegación

La Republica Cuscatleca
Dr. Enrique Rimbaud
Decano de la Facultad de Veterinaria
Managua - Nicaragua

Cuscatlan, nombre maya de la Republica de El Salvador, bello aunque pequeño país integrante de la constelación centroamericana, país de contrastes, de paisajes accidentados pero hermosos, donde alternan contradicciones severas, como un desarrollo primigenio de algunos sectores productivos, una construcción vertiginosa y agresiva, un muy buen nivel técnico y educativo, con buen poder adquisitivo de una porción reducida de la población contrastando con la pobreza de amplios sectores de la población.

Los edificios y los centros comerciales destacan como estrellas en una ciudad en movimiento permanente, San Salvador es una capital en pleno crecimiento, pujante, moderna, atrevida, pero la sensación de inseguridad de sus ciudadanos es palpable, el terror impuesto por las maras, los resabios de una guerra que aun quema, y la pobreza latente en un magma de desarrollo y crecimiento, crean una sensación de inseguridad palpable en el ambiente.

A ningún lado me dejaron ir solo, para todos lados recomendaciones y alguien que me acompañara...

Los salvadoreños son amables, muy amigables y educados, con muy buen nivel de conversación y lo hacen sentir a uno como en casa...

Desde el Hotel, abro la ventana, disfrutando de un viento fresco, mientras miro la construcción impresionante aunque desordenada sobre la falda de un volcán que dicen esta dormido pero aun larga sus fumarolas en toses antojadas.

No es fácil manejar en San Salvador, resolviendo el desorden de crecimiento de la ciudad, se han construido múltiples carreteras con desniveles y puentes que cruzan sobre barrios y colonias, rotondas varias para dar vuelta al desviarse del camino, y uno sube y baja en forma permanente, tanto, que cuando uno quiere acordarse ni sabe donde esta.

Hace un poco de frío, pero aun tengo bajo mi piel el sol de Nicaragua, por lo tanto, dejo la ventana abierta y disfruto del choque térmico.

El viaje ha sido muy productivo, mi participación como conferencista del II Congreso Centroamericano de Ganadería Lechera, la renovación de mi pasaporte gracias a las gestiones de Margarita, nuestra cónsul, el comienzo de relaciones académicas con la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional de El Salvador, el reencuentro con viejos amigos y los nuevos amigos encontrados, los nuevos contactos generados, unos días de descanso necesario para reordenar ideas y planificar la estrategia a seguir en el corto plazo, y la satisfacción de volver y evidenciar que el nuevo equipo formado en la Facultad ha funcionado de maravillas en mi ausencia.

En el congreso, además del homenaje de cierre a un exitoso proyecto de
cooperación de doce años entre el Estado de Israel y la Republica de El Salvador, me llamo la atención que la gran mayoría de los congresistas se me acercaba diciendo que me conocía, de Shalom, de FEPALE, de Amaru, de CLADEAD, de algún que otro evento... así como manifestaron que quieren que vuelva a dictar algún curso en breve... estas son las cosas que nos mantienen vivos...

De nuevo en la lucha, un abrazo para todos
Enrique