Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 321 - Uruguay, 16 de enero del 2009   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 

Venezuela: Chavez y la Alianza Musulmana
por Alberto Garrido

 
separador
   
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

La revelación de Nicolás Maduro, Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, de que en el mundo musulmán “hay una solidaridad absoluta para enfrentar cualquier agresión que el imperio intente contra el Presidente Chávez” (DPA) cobra un valor fundamental después de que Hugo Chávez, además de reiterar una y otra vez su respaldo a la política nuclear iraní, anunciara en Asunción del Paraguay el pasado miércoles 19 de abril su decisión de hacer “volar” los campos petroleros “si Estados Unidos invade a Venezuela”.

          El anuncio de Chávez fue realizado en el preciso instante en que el Pentágono ha puesto en marcha en el Caribe la operación aeronaval “Sociedad de Las Américas” con un despliegue militar de una envergadura jamás vista en la llamada “Tercera Frontera” de Estados Unidos, que se extiende, además, a México y Canadá.

          Las declaraciones de Maduro y Chávez permiten visualizar, dentro del esquema de “solidaridad antiimperialista” Irán-Venezuela-Cuba, un horizonte de guerra trasnacional a corto plazo, si el conflicto bélico que se está gestando entre la alianza Estados Unidos-Unión Europea-Israel contra el “corredor estratégico” Irán-Siria llega a estallar.

El “Eje” Irán-Venezuela

          Heinz Dieterich, uno de los ideólogos de la revolución bolivariana, en un trabajo publicado en la página de Rebelión.org (“América Latina ante la Crisis Mundial, 14-09-05), al sostener que la región había sido colocada en el campo de batalla de Irak decía: “piensa (Latinoamérica) que las bombas caerán a 10 mil kilómetros de distancia y no entiende que su propio destino se decidirá en las próximas semanas”. Para dar un ejemplo de la “delicada y peligrosa encrucijada”, Dieterich mencionaba “el eje horizontal de acercamiento entre China, Irak, Irán y algunos países latinoamericanos, especialmente Venezuela y Cuba”.

          En relación a Irak, Dieterich solamente podía referirse a la resistencia iraquí. Más allá del error en el cálculo del tiempo en que debía aterrizar en Latinoamérica el conflicto armado internacional, la amenaza real se presenta ahora por el enfrentamiento entre Estados Unidos, Europa e Israel contra Irán (y Siria).

          El vínculo Venezuela-Irán comenzó a tejerse oficialmente después de la reunión OPEP-2000 realizada en Caracas, cuando la delegación persa decidió prolongar su permanencia en la capital venezolana para discutir con el gobierno nacional una serie de convenios. Apenas llegado Chávez al poder se había anunciado la instalación de una acería en San Félix, Estado Bolívar, con el fin de producir material ferroviario para rieles. La inversión prevista fue de 200 millones de dólares. Los socios serían Venezuela, Irán y China.

          En marzo de 2005 Chávez y el ex Presidente de Irán, Mohamed Jatami, firmaron en Caracas acuerdos en los sectores de petróleo, gas, petroquímica, transporte marítimo, vivienda y agricultura. La clave del encuentro la dio el entonces Viceministro para Asia, Medio Oriente y Oceanía, William Izarra, quien declaró que “la relación con Irán se ubica dentro de lo que es la transferencia de tecnología”.

Petróleo y energía nuclear

          La más noticiosa de esas tecnologías ha sido la nuclear, que logró establecer un eje Irán-Siria-Cuba-Venezuela, países que votaron en la AIEA (Asociación Internacional de Energía Atómica) apoyando la posición de Irán de enriquecer uranio “para fines pacíficos”, situación que derivó en la intervención final del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, decidido a impedir la intención persa, auque con distintas posturas, ya que mientras Estados Unidos y la Unión Europea plantean soluciones de fuerza, Rusia y China, naciones de nexos estratégicos con Irán, buscan salidas diplomáticas.

          Si bien Irán ofreció su conocimiento nuclear a Venezuela, algo que fue posteriormente desechado por ambos gobiernos, el Presidente Chávez llegó a anunciar que su gobierno deseaba desarrollar reactores nucleares “para generación eléctrica y usos médicos” con tecnología de Argentina, Brasil e Irán, proyecto que se congeló bajo la respuesta de hielo de los dos gobiernos sudamericanos.

          Hasta ahora el nudo más importante de la relación entre Irán y Venezuela ha sido el petrolero. Irán es el segundo productor mundial de crudo y Venezuela le envía a Estados Unidos un millón y medio de barriles diarios, además de poseer las reservas más importantes del planeta. Uno de los temores de Estados Unidos ha sido que Venezuela triangule con Irán la colocación de petróleo en dirección a China e India.

          El nexo Venezuela-Irán se produce igualmente en el campo financiero. Ambos países se han planteado girar de los petrodólares hacia los petroeuros. La televisora Al Jazeera describe esta jugada estratégica de la siguiente manera: “Al unir fuerzas en un movimiento que espera impartir un fuerte golpe a la economía de Estados Unidos, Irán y Venezuela están comprometiendo y creando una excelente oportunidad para que otros Estados cambien la tenencia de divisas de dólares a euros u otras monedas”- htpp://aljazeera.com/me.asp?service_ID=10610 (citado por Franz J.T.Lee, “¿Por qué Irán y Venezuela deben contar con un ataque militar preventivo por parte de los Estados Unidos?”, 23-03-06).

          Si bien Chávez ha declarado que “hará volar” los campos petroleros si Estados Unidos ataca a Venezuela, Irán ha reiterado que no cortará su suministro energético en caso de que ocurra el conflicto bélico, buscando el respaldo o la neutralidad de China y Rusia, ya que ambos países tienen acuerdos estratégicos con los persas en esa materia. Pero ambos gobiernos han declarado que todavía el costo del oro negro, pese a batir todos los límites históricos, no ha llegado a su verdadero valor.

La Asimetría Militar (Intertítulo)

          En el aspecto bélico no hay complementariedad a la vista. Mientras Venezuela planifica una guerra asimétrica basada en la Guardia Territorial (milicia cívico-militar inorgánica), Irán tiene un ejército regular de más de 800 mil efectivos, el más fuerte de Medio Oriente. Pero también posee un notable equipamiento de misiles, además de una larga experiencia guerrera, cuya última expresión fue la contienda con Irak. Cabe recordar que Irán resistió durante 7 años esa guerra, en la que Irak estaba apoyado por Estados Unidos, algunos países de Europa y varios de sus pares árabes.

          La atención sobre el destino del poderío misilístico de Irán condujo a “fuentes de inteligencia” de Estados Unidos a permitir que se filtrara “un acuerdo secreto entre los gobiernos de Irán y Venezuela en materia de suministro de armas nucleares hacia Venezuela y Cuba. El transporte de los misiles se haría en tanqueros petroleros para burlar los satélites espías y aviones con equipos especiales de Estados Unidos” (2001, Jesús Eduardo Brando, “Misiles de Irán para Venezuela”, 18-04-06).

          Más allá del airado desmentido del Canciller Alí Rodríguez sobre el contenido de la información, es casi imposible no asociar con el “caso Irán” el sorprendente despliegue naval bélico de Estados Unidos y de la OTAN en el Caribe, precisamente cuando ha comenzado la cuenta regresiva para que Irán desista de sus planes nucleares en el Consejo de Seguridad de la ONU, so pena de que Estados Unidos, la Unión Europea e Israel inicien contra Irán una guerra de alcances impredecibles, especialmente cuando los analistas militares dan por descontado la utilización de bombas nucleares “tácticas” por parte de la alianza antiiraní y de miles de mártires por el lado persa, que ya tendrían 29 objetivos localizados (Hassan Abbasi, Director del Centro de Estudios Estratégicos Doctrinales de los Guardianes de la Revolución, en The Sunday Times, 16-04-06).

La Tercera Frontera

          La respuesta de Estados Unidos a su temor sobre la posibilidad de un eje militar Irán-Venezuela-Cuba tiene mucho que ver con la combinación de ejercicios en aguas del Caribe compatibles cronológicamente con la esperada decisión del Consejo de Seguridad sobre Irán. Allí, en el Caribe, confluyen, durante abril y mayo, “Fuerzas de Tarea” para enfrentar “amenazas convencionales y no convencionales”, como las definiera el Jefe del Comando Sur, Bantz Craddock. En este caso se trata del mayor despliegue aeronaval (“Sociedad de Las Américas”) visto desde la llamada “Crisis de Octubre” o “Crisis de los Misiles”, que casi ocasionó la Tercera Gran Guerra (Estados Unidos-URSS) durante 1962.

          Al “ejercicio” dirigido por el Comando Sur se debe incorporar otro, también en el Caribe (con base en Curazao), llamado “Joint Caribbean Lion” (Holanda, Bélgica, Canadá, Francia y Estados Unidos. Las maniobras de guerra coinciden con las declaraciones del Primer Ministro de Holanda, Henk Kamp, acusando al gobierno de Chávez de “mostrar ambición por esos pequeños territorios situados al norte de las costas venezolanas y que forman parte del Reino de Holanda”.

          Acaba de finalizar un ejercicio similar en Jamaica (“Vientos Alisios”), dirigida por las Armadas de Estados Unidos e Inglaterra, escoltados por 2 mil militares y policías de 18 países de Centroamérica y el Caribe y se desarrolla una operación de “Nuevos Horizontes” (República Dominicana), en el cual se dio el caso de que el Embajador de Estados Unidos en ese país, Hans Hertell, fue acompañado por el Jefe de la Marina de Guerra de República Dominicana, César De Windt Ruiz, para dar la bienvenida al comandante del USS Scout, destructor que navegó hacia esas costas para desarrollar tareas asistenciales.

          Para que no queden dudas hacia dónde se dirige la marcha militar, según informa USA Today, el día 18 de julio miembros del Congreso y del alto gobierno de Estados Unidos participarán en maniobras patrocinadas por el Pentágono “en el marco de una eventual crisis con Irán”.

          Las desafiantes palabras de Nicolás Maduro, asegurando que Chávez contará con el apoyo de muchos países musulmanes ante una hipotética agresión del imperio estadounidense instalan a Venezuela en el mapa de la guerra por venir. A menos que ocurra un milagro que le cambie el rumbo a la historia.

» Arriba


Fuente: Hacer
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis