Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 286 - Uruguay,  16 de mayo del 2008   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 

 
Alberto Volonté Berro

La historia que el Frente Amplio está escribiendo hoy
por Dr. Alberto Volonté Berro

 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Acabo de leer una frase inspiradora en la contratapa del reciente libro “La actualidad del pasado” del distinguido historiador uruguayo profesor José Rila: “la política uruguaya es, como pocas en el mundo, una política de partidos. Todos los partidos políticos han necesitado inscribir sus peripecias en un relato, en una historia que les diera un sentido.”

         Me parece un excelente resumen de la historia de los partidos en el Uruguay y su definición dentro de lo que ha sido la Nación misma. Es lógico que un partido nuevo como el Frente Amplio que aparece en 1971 busque su historia, porque no la tiene. Es más, recién está escribiéndola y actualmente le toca construirla a través de los actos de gobierno que viene realizando desde que el pueblo lo eligió para conducir los destinos del país entre los años 2005 y 2009.

         Esa es su gran diferencia con el Partido Nacional y el Partido Colorado, que comenzaron a escribir su historia y con ella la historia del Uruguay desde su nacimiento como nación independiente. Los dos primeros presidentes constitucionales (Rivera y Oribe) son los fundadores de ambas colectividades partidarias, cuyas divisas tenen su bautismo en 1836, cuando blancos y colorados se enfrentan en Carpintería. La historia política del Uruguay es, por lo tanto, la de sus dos partidos tradicionales. Nada necesitan explicar blancos y colorados a la sociedad que durante tanto tiempo los ha legitimado convirtiéndolos en el hilo conductor de la historia nacional.

         El Frente Amplio, que tiene tantas cosas buenas, positivas, que ha creado una ilusión, una esperanza muy importante que se materializó en una excelente votación en 2004, muchas veces se tropieza con cosas que forman parte de su historia ideológica pasada. No puede eludir que dentro de él esté el partido comunista que tiene una tradición claramente antidemocrática y totalitaria, como es público, notorio y reconocido en el mundo entero, especialmente después del fracaso y caída del llamado socialismo real.

         También el Frente Amplio ha dado cabida dentro de sus distintas vertientes o agrupaciones a aquellos ciudadanos que hoy ocupan posiciones de gobierno y cargos electivos y que en su momento formaron parte de la llamada sedición, que desestabilizó las instituciones nacionales y provocó la participación de las Fuerzas Armadas, remedio que terminó siendo peor que la enfermedad.

         Todo eso es parte de la historia. Y la grandeza de hombres como Wilson llevó en un momento a votar la ley de amnistía que favoreció a quienes habían desarrollado un terrorismo mesiánico y posteriormente la ley de caducidad que saldó la cuenta con quienes conculcaron las libertades, violaron los derechos humanos y llegaron en algunos casos a practicar el terrorismo de Estado.

         Hacemos esta referencia porque en los últimos días se integró a la Suprema Corte de Justicia un nuevo ministro, un destacado e ilustre jurista que con su voto modificó la posición del máximo órgano jurisdiccional en torno a la constitucionalidad de la aplicación del IRPF a las pasividades.

         El hecho en sí es un dato normal en la vida judicial. Es habitual que los tribunales colegiados cambien la naturaleza de un fallo al variar su composición. El IRPF a las pasividades, que hasta hace pocos días era inconstitucional, por la misma votación (3 a 2) pasó a ser constitucional. Los dos fallos tienen la misma fuerza y merecen el mismo respeto. Dan garantía de un funcionamiento independiente del Poder Judicial.

         Lo que llama la atención es el cambio del Presidente de la República y de muchos representantes del Frente Amplio.

         El Dr. Tabaré Vázquez considera que aquel primer fallo de la Suprema Corte, que determinó la inconstitucionalidad de la aplicación del referido impuesto a las pasividades, no demostraba coherencia, y el hecho de haber sido resuelto por 3 votos a 2 se traducía en cierta fragilidad que relativizaba su valor. Ahora que también por 3 a 2 se resuelve que la aplicación del IRPF a los pasivos es constitucional, este fallo para el Dr. Vázquez, para el gobierno y para el Frente Amplio, ya no deja dudas. Es el fallo bueno. En un estado de derecho no hay fallos buenos ni malos. Los fallos se acatan, se cumplen y se hacen cumplir. Las contradicciones no corren por cuenta de los fallos sino por cuenta del gobierno que los interpreta y los califica.

         El Frente Amplio, tal vez escribiendo la historia que justifique su pasaje por el gobierno, ha creado una confusión tal entre la población, que al final la gente no sabe cuál es el fallo que se va a cumplir. Esto es grave.

         Ya se dice de fuentes oficialistas que va a salir una ley que en definitiva va a reimplantar las mismas cosas que la propia Suprema Corte derogó. Sería, además de una clara inconstitucionalidad, un atentado a la libertad y a la democracia. Imagine el lector, un escenario en que cada vez que la Justicia modifica una resolución del gobierno por considerarla inconstitucional, éste procede a sacar una nueva norma en el mismo sentido y va construyendo una cadena de inseguridades jurídicas que contamina el imprescindible respeto a las instituciones. Sería una situación insostenible para cualquier democracia.

         Ojalá que en éste como en futuros episodios prime el espíritu de entendimiento que en muchas oportunidades ha exhibido el Dr. Vázquez. Lo que nos hace dudar es que en los últimos tiempos, el Presidente ha perdido la condición de hombre de diálogo. Cuando no le aceptó al Presidente del Directorio del Partido Nacional, Dr. Jorge Larrañaga, la posibilidad de dialogar sobre temas tan delicados, le cerró la puerta, no sólo al Partido Nacional, sino que le cerró la puerta al diálogo. Con esa actitud está escribiendo una página que no beneficiará a la historia de su partido y que no responde al relato que todos deseamos que él ayude a redactar.

         Es bueno recordar que cuando desde el Poder Ejecutivo se relativiza el valor de un fallo o se cierra la puerta al diálogo se está faltando a dos de las obligaciones primordiales de un Presidente de la República que son, precisamente, las de ser el centro del diálogo entre todas las diferentes corrientes de la sociedad y el principal guardián y garante del cumplimiento de la ley.

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis