Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 260
Uruguay,  16 de noviembre del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

Buscar en el WWW Buscar en Informe Uruguay

ha

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 

Diputado Javier García
La reforma de la salud no busca atender
mejor a la gente, sino recaudar más

por Aníbal Steffen
 
separador
 
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

Mientras la reforma de la salud y de la educación están inspiradas en el deseo de “apoderamiento político partidario”, la llamada reforma del estado “se ha reducido a la propuesta de creación de alcaldes, de más cargos políticos, de más burocracia política y por ende de más militantes rentados, que en definitiva es lo que ha hecho el gobierno en estos tres años en una clara muestra de amiguismo y clientelismo sin comparación”, según el análisis que realizó el diputado Javier García. El legislador declaró a La Democracia que a lo largo de estos tres años el Partido Nacional fue bosquejando el futuro gobierno, al presentar alternativas a cada acción de la actual administración.

            ¿Qué representará, en los hechos, la reforma de la salud que probablemente ya estará aprobada cuando esta edición de La Democracia esté en la calle?
            En los hechos, aquí, de reforma de la salud, no hay nada. Lo único que encubre ese título tan pomposo es, en verdad, la creación de un impuesto a la salud. Es un adicional del Impuesto a la Renta. Lo que busca este proyecto no es atender mejor a la gente, sino recaudar más. Esto tiene un instrumento que es el impuesto a la salud que se creó con tasas que van entre el 4.5% y el 6%, que vamos a pagar todos los trabajadores y trabajadoras.
El gobierno ya dijo cual será el fruto de ese impuesto, por el cual se va a recaudar 80 millones de dólares.
            O sea, el primer gran objetivo, encubierto o camuflado bajo un pomposo nombre, es recaudar. Es tal la vocación recaudadora que no se limita al impuesto, sino que se facultará al Poder Ejecutivo para que extienda a los hospitales y policlínicas públicas, el cobro de tiques, tasas y órdenes, que hasta ahora sólo regían para las mutualistas. Esta pregunta se la hicimos expresamente a la Ministra de Salud Pública, quien respondió que efectivamente en el futuro puede haber prestaciones de los hospitales públicos que requieran el cobro de tasas moderadoras.

            Usted dijo que recaudar es el primer gran objetivo. ¿Hay otros?
            El segundo objetivo es el apoderamiento y la intervención política del partido de gobierno en todo el sistema de la salud, tanto pública como privada. Ese apoderamiento se instrumentará a través de la creación de una Junta Nacional de Salud de siete miembros, cuatro de los cuales (o sea la mayoría) serán de designación política. La tal Junta deberá autorizar todos y cada uno de los actos que todas las instituciones que prestan servicios de salud en el Uruguay deban adoptar. Desde las más banales a las más importantes. Ya no es sólo que el gobierno decide sobre la asistencia que se presta desde los hospitales públicos, que es lo natural. Sino que también tendrá bajo su dominio y bajo su tutela lo que pase en la administración de las mutualistas, con lo cual se perderá el mutualismo tal como lo conocemos en Uruguay desde hace más de 150 años.

            ¿Por qué afirma eso?
            Porque en los hechos pierde la característica fundamental que es la autonomía de gestión que tienen estas instituciones. El estado va a apoderarse de todo el sistema de salud, mediante ese instrumento que es la Junta Nacional de Salud y con una forma de coacción, que es la administración de entre mil quinientos y dos mil millones de dólares que va a tener bajo su órbita. Y como es esa Junta la que pagará a las mutualistas, la que maneja los fondos que hacen a la administración y la vida cotidiana de las instituciones médicas, pende sobre ellas una sutil amenaza para que no contradigan al gobierno. Sutil amenaza que quedó clara desde el proceso de discusión de la ley.

            ¿Cree que las mutualistas se verán afectadas en sus economías?
            Sin duda ninguna, las va a afectar. Entre otros motivos porque se prevé que esta Junta Nacional va a mantener un porcentaje del 6% que lo va a devolver a las mutualistas bajo criterios absolutamente discrecionales que no son transparentes y que va a utilizar como medida de presión a las instituciones, para que cumplan con algunas metas que nadie conoce, con criterios que no son objetivos.
Es decir, vocación recaudadora y la estatización, intervención y centralización de todo el sistema de salud. Es el camino inverso al que se recorre en el resto del mundo.
Esto va a traer como consecuencia un encarecimiento de los servicios de salud, una baja de calidad de esos servicios y el peligro de fenómenos de corruptela que se generan siempre que existen organismos centralizados que administran fondos millonarios, como sucedió con este modelo en todos los países donde se instrumentó.

            ¿Será posible en un futuro desandar ese camino, desmantelar el andamiaje creado?
            Genera una arquitectura que se puede crear de un momento a otro pero no se desmonta con la misma facilidad. Lo que le aseguro es que este modelo estatista que está llevando adelante el gobierno, cuando el Partido Nacional esté en el poder, lo vamos a derogar. Porque creemos que nivelará para abajo la calidad de los servicios y consagra la intervención del estado en todos los ámbitos de la salud sea pública o privada, dejando de lado algo que ha sido un motor en la prestación de servicios de salud en el Uruguay como ha sido la iniciativa de las instituciones mutuales, que han sido en muchos casos la puerta de entrada de la tecnología al Uruguay.
El gobierno tiene una vocación refundadora. Cree que el Uruguay nació el Primero de Marzo de 2005. En materia de salud, quiere desconocer que en más de 170 años de vida independiente y de trabajo intenso de mucha gente se logró que Uruguay esté ubicado en los primeros lugares en el mundo. En América Latina, junto a Chile, tenemos los mejores índices de salud, incluso similares a los del mundo desarrollado. El fruto del trabajo de muchas generaciones se corre el riesgo de perderlo por la voluntad de apoderamiento político.

            La voluntad refundadora se manifiesta en el intento de consagrar otras reformas. Por ejemplo la educativa. ¿Cree que lo que se plantea en ese campo es lo que se necesita?
            Yo creo que no, porque también en esta materia, lo que le importa al gobierno es el apoderamiento. La lucha que se está dando en la educación es por el poder. El gobierno no está peleando por la calidad de la enseñanza. Y precisamente, lo que se necesita es mejorar la calidad de la educación para que en el Uruguay, desde los primeros niveles del sistema educativo hasta los superiores, se pueda agregar calidad. Entre otras razones, para que los jóvenes uruguayos no se vean obligados a emigrar. De eso no se habla. Sí, de cuantos representantes de cada uno va a haber en los organismos de dirección. En definitiva, podrán copar todos los organismos de dirección, pero la educación no se mejora de esa forma.

            ¿Es el reflejo de una lucha interna, entonces?
            Si, y de una relación muchas veces de sometimiento que tiene el Poder Ejecutivo a sectores sindicales, que se olvidan muchas veces de los verdaderos destinatarios de las políticas educativas que deben ser los niños y los jóvenes.
Creo que un ejemplo claro es lo que pasó en la Universidad en estos días. Porque notoriamente la Universidad, a la que yo le debo muchísimo al igual que todos los profesionales que en ella se formaron, con el mismo cariño que la defendemos, debemos decir que se ha estancado y es una de las estructuras más conservadoras del país. Lo que sucedió en las elecciones universitarias de la semana pasada es prueba de ello. Hubo una rebeldía, un voto castigo hacia los sectores oficialistas de la Universidad que, por ejemplo, en materia de descentralización no han hecho absolutamente nada y siguen prohijando una universidad hecha para los montevideanos y no para todos los uruguayos. Por eso nosotros presentamos un proyecto, con el apoyo de toda la bancada de diputados del Partido Nacional, para crear una segunda universidad pública que funcione en el interior. Porque no es verdad que el acceso a la universidad en el Uruguay sea libre e igualitario. No es lo mismo para el hijo de una familia del interior que para mí, por ejemplo, que vivía a seis cuadras de la Facultad. Hay gastos de traslado, de alojamiento, de alimentación y algunos factores que no son cuantificables, como el desarraigo, que ponen en desventaja a quienes vienen del interior.
Esa monotonía universitaria ha concluido en esa reacción que han tenido los estudiantes, egresados y docentes en las recientes elecciones universitarias, mandando un mensaje a las autoridades en el sentido de que se deben procesar cambios, más en lo real y no en lo discursivo.
En materia de descentralización, en estos 170 años, desde la fundación de la Universidad por Oribe hasta el día de hoy, salvo algunas experiencias reducidas en el interior del país, poco se ha hecho para descentralizarla efectivamente.

            ¿Qué respuesta ha obtenido ese proyecto suyo?
Está cajoneado en la Comisión de Educación, porque el oficialismo notoriamente no quiere tratarlo. Nosotros queremos crear una universidad pública, autónoma y cogobernada en el Interior del país pero el oficialismo no quiere. Hemos tenido reacciones negativas de algunos dirigentes universitarios, porque esto va a ampliar la oferta universitaria en lo público y va a generar lo que genera siempre la ruptura de los monopolios: tener que esforzarse en mejorar la calidad y no tener un público cautivo. En algunos casos, dirigentes universitarios han reaccionado negativamente, no con argumentos que estaríamos de acuerdo en estudiarlos, sino simplemente con la descalificación.

            Si algunas de las reformas propuestas por el gobierno dejan al desnudo una lucha política interna, ¿Qué podría pasar con la anunciada reforma del estado, donde las cuotas de poder son aún mayores?
            Si. Pero también ha pasado, como con el resto de las reformas que anuncia este gobierno: la montaña termina pariendo un ratón. Se crearon durante estos casi tres años de gobierno numerosas comisiones y congresos para hablar de las reformas y al fin de cuentas, la única que tenemos (lamentablemente) es la tributaria y en esta semana la de la salud con las características que ya mencionamos. Pero cuando se habla de reforma del estado, lo único que propone el gobierno es crear más cargos políticos. Toda la llamada reforma del estado se ha reducido a la propuesta de creación de alcaldes, de más cargos políticos, de más burocracia política y por ende de más militantes rentados, que en definitiva es lo que ha hecho el gobierno en estos tres años en una clara muestra de amiguismo y clientelismo sin comparación.

            Le cambio de tema ¿Ha tenido alguna información sobre la investigación interna que el Ministerio de Defensa estaría realizando en torno al tema del cargamento de municiones iraníes que se pretendía enviar desde Venezuela en un barco de la armada uruguaya?
            El Ministerio de Defensa, como el resto de este gobierno, anuncia investigaciones pero nunca se conocen los resultados. Por lo tanto es lo mismo que si no las hiciera. Fue un episodio gravísimo de triangulación de armamento Iran – Venezuela – Uruguay en un barco de la armada, con autorización del Presidente y tres ministros, que luego se dejó sin efecto y se dijo que había sido una confusión. No hubo confusión. Si no hubiéramos denunciado esto públicamente, se hubiera realizado. No tengo dudas.
            Se anunció una investigación administrativa para encontrar a los culpables. Yo me pregunto qué culpables puede haber si está la firma del presidente y de tres ministros. Se inició el camino de buscar un chivo expiatorio para hacerlo responsable de este hecho tan grave. En otros tiempos, los ministros se hacían responsables por lo que avalaban con su firma y si se habían equivocado renunciaban. Ahora se buscan chivos expiatorios.

            ¿El reciente festejo realizado por el Frente Amplio para celebrar los tres años de su triunfo electoral le merece alguna reflexión política?
            Fue el reflejo de lo que le está pasando al partido de gobierno: un festejo anémico.
            El Frente Amplio perdió su principal característica, la que nutrió su perfil durante 30 años de oposición, que fue la capacidad movilizadora. Ha pasado de hacer actos masivos a organizar ferias artesanales en el centro de Montevideo. Es fruto de que defraudó a quienes le prestaron su voto y también a su militancia más activa.
También esto debe enseñar: Nadie debe hacer en la oposición lo que no está dispuesto a hacer cuando es gobierno. Mientras fue oposición, el Frente Amplio dijo muchas cosas, nutrió su discurso de muchas cosas de las cuales renegó al ser gobierno. A la gente se le puede mentir una sola vez. El crédito de esperanza que legítimamente había ganado, se derrumbó a menos de tres años de ejercicio del gobierno. Se reflejó claramente en lo que pasó el otro día en el festejo de 18 de Julio.
El gobierno se ha convertido en un gran anunciador de títulos, pero hasta ahora lo único que hizo es poner impuestos. Tiene una voracidad recaudadora que tendría por objeto repartir en el año electoral. Pero la economía ha comenzado a tener dificultades, la inflación empieza a hacer estragos en el bolsillo de los uruguayos y entonces la táctica de recaudar para repartir en año electoral, se le va derrumbando como el propio gobierno.
            Basta salir por los barrios para encontrarse con vecinos arrepentidos de haberlos votados. Y la frase “yo no los voté” está tan repetida que uno se pregunta cómo ganaron.

            ¿Cree que las próximas elecciones las gana el Partido Nacional?
            No creo en ganar por los errores del adversario. Como decía Wilson, hay que ganar por mejores y no por menos malos.
            Cuando se está en la oposición hay que hacer dos cosas. La primera, cumplir con el mandato de la gente. Cuando la ciudadanía elige un gobierno, simultáneamente elige una oposición. A nosotros la gente nos dijo sean oposición. Cumplimos con esa responsabilidad que es inherente a la vigencia de la democracia. La democracia marcha bien cuando hay buenos gobiernos y buenas oposiciones.
Entonces, cumplimos el mandato de ser oposición. Pero también es necesario cumplir con el papel de ser la alternativa. Y en ese sentido, creo que el año próximo se va a ver en los elencos que va a presentar el Partido Nacional y en su propuesta de gobierno, como será la alternativa.
            Recientemente el Dr. Larrañaga presentó las futuras políticas sociales que tendrán a la escuela como centro neurálgico de esas políticas, focalizando en el niño, su familia y en el barrio, las políticas de alimentación, de deportes, etc. Debemos abocarnos ahora a articular ese proyecto que hemos diseñado, a veces en oposición a alguna iniciativa del gobierno.
            Cuando el gobierno impulsó la reforma de la salud, el Partido Nacional dijo que había que reformar pero no de ese modo. La reforma de la salud debe basarse en un trípode: descentralización, coordinación y complementación. La mejora de la salud no pasa por recaudar impuestos. Hay que utilizar y gestionar mejor los recursos que se tienen.
            A lo largo de estos tres años fuimos bosquejando el futuro gobierno. Es más en los archivos del parlamento consta que el Partido Nacional es el que ha presentado más proyectos de ley en ambas cámaras. ¿Por qué? Porque cada vez que discrepamos con una propuesta de gobierno presentamos la alternativa. Y también proponemos cuando el gobierno no lo hace, como la creación de una segunda universidad en el interior de la que hablábamos recién. El gobierno habla de reforma educativa. Pero el único proyecto articulado presentado es el del Partido Nacional, para descentralizar la Universidad y crear otra universidad pública en el interior.
            Lo mismo ocurre en otros campos. El tema seguridad es una de las más grandes preocupaciones que tiene el país. Sin embargo este gobierno no ha hecho absolutamente nada al respecto. El Partido Nacional presentó seis proyectos de ley en la materia que duermen en los cajones del Poder Legislativo.
            Ha habido propuestas del Partido Nacional en los temas más importantes: salud, educación, políticas sociales, seguridad, descentralización. El año que viene habrá que articular todo eso en una gran propuesta política.

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer. Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
Estadisticas Gratis