Miembro de
     
Año III - Nº 169
Uruguay, 17 de febrero del 2006
Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

 

 

 

Climatología
Mucho del Permafrost Artico Cercano a la Superficie Puede Derretirse Hacia el 2100

El calentamiento global podría diezmar los primeros 3 metros o más del suelo permanentemente helado del Hemisferio Norte, alterando ecosistemas, así como perjudicando edificios y carreteras en numerosos puntos de Canadá, Alaska y Rusia.

Nuevas simulaciones del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) muestran que más de la mitad del área cubierta por esta capa más superficial de permafrost podría deshelarse hacia el 2050, y alcanzar un 90 por ciento para el 2100. Los científicos prevén que el deshielo aumente la escorrentía hacia el Océano Ártico y descargue inmensas cantidades de carbono en la atmósfera.

El estudio, usando el modelo CCSM (Community Climate System Model), es de los primeros en examinar el estado del permafrost en un modelo global que incluye interacciones entre la atmósfera, el océano, la tierra y el hielo marino, así como un modelo de suelo que describe la congelación y el deshielo.

"Otras personas han usado modelos para estudiar el permafrost antes, pero no dentro de un modelo del sistema climático totalmente interactivo", explica David Lawrence del NCAR, autor principal del estudio. El coautor es Andrew Slater, del Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo de la Universidad de Colorado.

Cerca de un cuarto de la superficie terrestre del Hemisferio Norte contiene permafrost, definido como suelo que permanece por debajo de 0 grados Celsius durante al menos dos años. El permafrost se caracteriza típicamente por una capa de superficie activa, que se extiende desde unos centímetros hasta varios metros de profundidad, que se deshiela durante el verano y se congela durante el invierno. La capa de permafrost más profunda permanece helada aún en el verano. La capa activa responde a cambios en el clima, expandiéndose hacia abajo cuando las temperaturas del aire en superficie suben. El permafrost más profundo no se ha derretido desde la última edad del hielo, 10.000 años atrás, y no será afectado en general por el calentamiento global en el presente siglo.

No obstante, el calentamiento reciente ha degradado grandes secciones de permafrost superficial en Alaska central, con bolsas de suelo que se derrumban cuando el hielo dentro de ellas se funde. Los resultados incluyen carreteras deformadas, casas desestabilizadas y "bosques ebrios" (zonas con árboles que se inclinan a ángulos increíbles). En Siberia, se han producido ya daños significativos en instalaciones industriales. Pérdidas más amplias de permafrost podrían amenazar incluso a las pautas de migración de animales tales como el reno y el caribú.

 
 
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No- 9739, dec 694/974 art. 1 inc A