Cargando la página...

Aguarde unos instantes...

Año III - Nº 135 - Uruguay, 17 de junio del 2005

 

 

 

 

EL AGUA
Su conservación y su buen uso

por Alvaro Kröger


Según la Organización Mundial de la Salud entre la mitad y los dos tercios de los habitantes del planeta no tienen agua potable de fácil acceso. ¿que quiere decir agua potable de fácil acceso? Es abrir una canilla en el baño o la cocina o el jardín y que salga agua que se pueda tomar sin riesgo.

La mayoría de los seres humanos tiene que suministrarse el agua desde puntos relativamente cercanos a su vivienda a puntos extremadamente lejanos , como algunos casos en el Sahara y en las zonas sub-saharianas.

La suerte que tenemos los uruguayos de tener una red de suministro de agua potable, segura y que funciona básicamente bien se debe a que los ingleses, que sabían de colonialismo muchísimo, hicieron una compañía que se llamaba Montevideo Water Works, hicieron la planta de Aguas Corrientes, las tuberías de bombeo que aún se usan y los depósitos del Cerrito de la Victoria que son los que dan presión a las líneas de suministro.

Luego de la última guerra mundial, el Uruguay nacionalizó la Compañía y se transformó en Obras Sanitarias del Estado, ente que a pesar de todos los problemas que ha pasado el país ha continuado invirtiendo en tuberías, y en llegar a cada vez mayor número de hogares.
El tema de la conservación de los acuíferos, en todas sus expresiones, y el uso racional del agua potable, es sin lugar a dudas un asunto de educación de las futuras generaciones. En este aspecto, bueno sería que Primaria invitara periódicamente a personal de OSE, a que diera charlas a los niños de cómo hay que comportarse.

Promedialmente una persona gasta entre 45 y 50 litros de agua diariamente; incluímos aquí higiene personal, aguas residuales, lavado del hogar y lavado de ropa. Este promedio que damos es de una familia tipo que conoce las reglas del uso racional del agua. Para una ducha no es necesario más que 9.5 a 10 litros de agua (estamos hablando de gente que no practica la ópera bajo la ducha). Es una mala costumbre dejar la canilla abierta mientras no cepillamos los dientes, así que para mejorar el promedio es conveniente cerrar la canilla, y tomarse todo el tiempo necesario. También es una mala costumbre dejar la canilla abierta cuando se lava la vajilla, es más trabajoso cerrarla entre plato y plato, pero al poco tiempo se transforma en una costumbre.

El lavado de la ropa en una máquina, ya es algo no controlable por nosotros directamente, pero si al momento de comprar el lavarropas averiguamos el gasto total de agua ya tendremos una idea clara.

Otro de los gastos innecesarios de agua son las canillas goteando porque su cierre de goma está deteriorado. Cambiar un cierre de goma de una canilla es una acción muchísimo más sencilla que manejar o andar en bicicleta. Calcule que un pequeño goteo en una canilla en una hora podrá llenar un vaso de agua, y por ese vaso de agua una persona que tiene que caminar 10 km. diarios para poder traer 25 litros de un agua difícilmente potable, no digo que daría un brazo, pero que le daría una buena pateadura sí lo haría.

Es un deber cívico avisar inmediatamente a la compañía o ente que suministra el agua cuando vemos pérdidas en la calle; esas pérdidas aunque no nos demos cuenta las vamos a pagar entre todos.

El ciclo del agua es bien sencillo: el sol evapora el agua; se forman nubes; llueve, y el agua vuelve nuevamente a la tierra. Pero ocurre que esos ciclos tan sencillos, están cambiando debido a un cambio climático mundial, culpa nuestra. Así que, al menos, tenemos el deber moral de hacer todo lo posible, a nivel personal, para ayudar a la Naturaleza, y en el fondo a nosotros mismos.

El uso racional del agua, va de la mano de la educación que le demos a nuestros chicos del uso racional de todos los recursos naturales. Hay que inculcarles que los recursos naturales son finitos y que el buen uso de los mismos es transformarlos en renovables. Los grandes consumidores de agua son los que más fácilmente se controlan, porque son pocos y muy visibles; el problema es el uso que le demos nosotros al agua.

Como ya hemos dicho usar la menor cantidad de agua, sin poner en peligro la salud del grupo, tratar de no contaminar innecesariamente los vertimientos ya sea al sistema municipal, o a las fosas sépticas, y aplicar el sentido común.

Hay cientos ejemplos de contaminación de los mares, la mayoría son accidentes de buques o la evacuación de efluentes civiles a los ríos y ellos a su vez desaguan en los mares. SI vemos fotografías de satélites, podemos ver perfectamente quien está haciendo las cosas bien y quien no; el simple color de las desembocaduras lo canta. Esos tipos de contaminación no hay más remedio que tratarla a niveles de gobiernos; pero hay contaminaciones que podemos controlarlas nosotros.

Por ejemplo: cuando las pilas se agotan no tirarlas al circuito de desechos municipales, sino que hay lugares (la verdad que no muchos) dónde se pueden tirar y personal entrenado le da el reciclaje necesario. Otro ejemplo: las bolsas de nylon. Todos sabemos que el nylon, es un derivado del petróleo y que su biodegradabilidad es de miles de años; entonces si sabemos eso ¿porque dejamos cientos de bolsas y otros objetos de plástico en la playa?.

Una ballena jorobada, por ejemplo que se alimenta de krill, tiene en la boca unos apéndics óseos que se llaman "barbas"; a través de esas barbas la ballena toma el agua con el krill, expulsando luego el agua: se han encontrado ballenas con bolsas de nylon en sus barbas y éstas le impiden la entrada de la cantidad necesaria de agua con alimento.

Hace pocos meses unos científicos de la National Geographic, descubrieron, en toda la cuenca del Pacífico una gran cantidad de tortugas con severas oclusiones intestinales por bolsas de nylon. Las tortugas se alimentan de medusas y una bolsa de nylon flotando a media agua es una medusa para una tortuga. Los científicos lograron salvar a varias, pero no se sabe la cantidad de tortugas que hay con bolsas de plástico en su sistema digestivo.

Tarde o temprano serán los mares y océanos los que nos proveerán de agua; pero tienen que estar vivos, sus ecosistemas funcionando porque si no es así, si no hay una bacteria que se alimente de las cosas que tiramos nosotros, y a su vez esa bacteria es alimento de otro animal, y ese otro de otro; el mar muere y se transforma en una fosa séptica a escala mundial. Es por todo esto que cada uno de nosotros debe tomar conciencia de que el cuidado del medio ambiente no es una moda pasajera (como lo es ahora), tomando un hecho muy grave con fines políticos.

Hay muchos técnicos como yo, que han vivido toda su vida de adultos, en contacto directo con posibles fuentes de contaminación: muchas veces hemos tenido éxito y se la logrado un uso racional de la inteligencia; otras, y en general por motivos económicos y con gente de mente cortoplacista, no hemos podido.

El curro político de la defensa del medio ambiente pasará, pero no así los ataques al mismo y es por ello que sostengo que nuestros hijos, nietos y bisnietos, serán los que deban luchar contra esos ataques y es mejor que los entrenemos desde ahora, que los concienticemos de que el medio ambiente es el que nos mantiene vivos.

Hay otro hecho que nos pretende mantener tranquilos, con respecto al suministro de agua, y su eventual venta en el futuro: el Acuífero Guaraní. Este acuífero, existe, está entre los 800 y 1000 mts. de profundidad, y tiene una extensión enorme, Paraguay, Argentina, gran parte del sur de BRasil y Uruguay......pero no nos dejemos engañar: el agua del Acuífero Guaraní no es potable, si no se le hace una serie de tratamientos previos. Contiene una cantidad importante de azufre, que incluso le da un sabor muy leve a huevo podrido, tiene trazas de arsénico, cianuro, cesio, estroncio (lo que la hace levemente radioactiva), además de los minerales comunes en cualquier agua de pozo: calcio, magnesio, sodio, manganeso. Esto no quiere decir que no se pueda tomar ni que no se pueda vender como lo está haciendo Paraguay hoy; lo que hay que hacer es una serie de tratamientos, que cualquier hidrólogo sabe y se transforma en potable. Mi intensión en decir esto es no dejarnos engañar por políticos, que siempre meten la nariz dónde no los llaman y hablan como si supieran.