Miembro de apdu
   
Año V - Nº 269
Uruguay,  18 de enero del 2008
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 
Google Buscar en la

1

ha

historia paralela

2012

humor político

apdu

 

HABEMUS HIMNUS

Graciela Vera
por Graciela Vera
Periodista independiente
 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

escesp.jpg

 

 

 

 

 

 

 


…. aunque viéndolo bien, quizás deberíamos decir non habemus himnus, porque realmente la letra elegida para acompañar la música del himno no ha gustado a la mayoría de los políticos, periodistas y pueblo en general

            Y no es ‘moco ‘e pavo’, lo que se ha conseguido hasta el momento: nada menos que poner de acuerdo a la mayoría de las mayorías.

            ¡Bienvenida la letra si logra lo que en la España de hoy parece quimérico!

            Dicen que a todo himno patrio lo escribe la misma historia pero en el caso de España, la historia la escribe el himno, o casi.

            El actual himno español –aún sin letra oficial- es una de las partituras más antiguas de Europa y a su música se hace mención ya por 1761 en el Libro de Ordenanzas de los toques militares de la Infantería Española de Manuel de Espinosa como Marcha Granadera o de Granaderos.

            Y la historia escrita por la misma marcha apunta que el rey Carlos III la declaró Marcha de Honor en 1770 y fue Isabel II durante su reinado quién le dio el estatus de himno oficial.

            Después de la Revolución de 1868 el general Juan Prim  convocó un concurso a nivel nacional para escribir un nuevo himno para España; concurso que fue declarado desierto por lo que se aconsejó continuar utilizando la Marcha de Granaderos o, como también se le conoce, Marcha Real.

            Durante la Segunda República se cambió por el Himno de Riego cuya letra parece más una escena de una comedia burlesca que la representación cantada de una nación por lo que una vez finalizada la Guerra Civil volvió a adoptarse la Marcha Real.

            Como tal fue aceptado como himno después de la Constitución de 1978 de manera oficial por el Estado español por el Real Decreto 1560/1977 del 10 de octubre.

            El himno en cuestión ha tenido sus letras, o sea que ha habido generaciones que han podido entonar sus estrofas pero en la actualidad está o estaba mudo.

            Al pueblo en general parecía no importarle oír sin cantar pero la televisión ¡oh, bendita y chismosa tecnología!, nos traía las imágenes de los deportistas españoles silenciados por la falta de una letra cada vez que se interpretaba el himno de su país.

            Y eso da cosquillas. Sí que las da y más cuando en una de las últimas formaciones previas a un partido de la selección española de fútbol, los jugadores para no ser menos que los demás y ante la falta de palabras comenzaron a tararear siguiendo los compases de la música.

            Una anécdota más que se hubiera sumado a aquel nefasto día –nefasto para los organizadores de los Juegos Olímpicos de Australia- en el que la representación española quedó de una pieza al escuchar en vez de su Marcha Real, el Himno de Riego que como parece ser común en tierra de Cervantes, tiene varias letras pero la satírica, la común, la que el pueblo conoce dice:

Si los curas y frailes supieran la paliza que les van a dar, subirían al coro cantando: “Libertad, libertad, libertad!”
Si los Reyes de España supieran lo poco que van a durar, a la calle saldrían gritando: “¡Libertad, libertad, libertad!”
“Nosotros pequeñitos, mañana creceremos, República queremos ¡Viva la libertad!

            Letra que por supuesto no representa lo que España pretende trasmitir al mundo y a cuyo lado la novísima, recién propuesta, es un dechado de cualidades.

            Las acepciones de la Real Academia Española nos dicen que un himno es:

1. Composición poética en loor de los dioses o de los héroes.
2. Composición poética en alabanza de Dios, de la Virgen o de los santos.
3. Poesía cuyo objeto es exaltar a un gran hombre, celebrar una victoria u otro suceso memorable o expresar júbilo o entusiasmo.
4. Composición musical dirigida a cualquiera de estos fines.
5. Composición musical emblemática de una colectividad, que la identifica y que une entre sí a quienes la interpretan.

            ¿Eran estos conceptos los que tuvieron en cuenta los integrantes del Comité Olímpico Español y de la Asociación General de Autores y Editores cuando llamaron a concurso para elegir una letra o solamente se pensó que en la próxima oportunidad en que la selección española –de cualquier deporte- deba permanecer firme escuchando la música de su himno, también pueda como hacen la mayoría de los deportistas de otros países con el suyo, cantarlo?

            Aunque bien pensado es posible que en estas ocasiones sean más los que mueven los labios para trasmitir –vía televisión, que si no existiera no habría tales oportunidades-  el amor a los colores, que los que verdaderamente lo entonan a conciencia.

            Lo cierto es que algo ha fallado y por tres veces.

            En  el mes de junio pasado el Gobierno autorizó al Comité Olímpico Español para hacer un llamado y reunir las propuestas de letras para el himno como una forma de apoyo a la postulación de España para organizar la olimpiada del 2016.

            Y fue el primer error. Un himno patrio no puede supeditarse a la oportunidad de un acontecimiento deportivo por más importante que éste sea.

            Pero se cometió y a los dos organismos ideólogos del proyecto (COE y SGAE) llegaron más de 7.000 ideas entre las que se hicieron dos selecciones. Después de la preliminar quedaron aún 1.400 poemas épicos entre los que fue elegido ganador el de Paulino Cubilo.

            El segundo error fue la fecha elegida para esta elección porque este lunes 14 acaba de cerrar la actual legislatura y para ser oficial la letra del himno deberá ser aprobada por el Parlamento. Claro que para ser presentada para su estudio se deberán reunir 500.000 firmas, lo que el COE piensa hacer según estima, sin problemas. Pero debemos tener presente que se celebran elecciones nacionales en marzo y cuando se abra la nueva legislatura habrá sin dudas asuntos de más interés que tratar con prioridad en el hemiciclo.

            Y el tercer error fue considerar que todos los españoles iban a sentirse identificados y orgullosos con  las estrofas propuestas.

            Fue quizás el yerro más grave y más si una filtración destruyó la sorpresa planificada. Se pensaba dar a conocer la letra cantada por el tenor Plácido Domingo acompañado por la Orquesta Sinfónica de Madrid.

            Como quién dice, si no nos gusta la sopa: dos platos.

            Porque la verdad es que después de recorrer los comentarios que se han escuchado y leído sobre la letra en cuestión no podemos menos que pensar que posiblemente no pase de otra poco venturosa iniciativa.

            Más cuando ‘el día después’ y ante la controversia despertada,  el propio presidente del COE, Alejandro Blanco, manifestaba: ‘Esto es una propuesta, nada más. Éste no tiene por qué ser el himno definitivo. Nunca quiso serlo. No hemos querido decir ésa es la letra del himno. Lo que se pretendía transmitir, porque se palpaba en la sociedad, era la necesidad de dotar de letra al himno de España para que nuestros deportistas la canten en el podio. Aceptar esa letra o proponer otra es una labor que corresponde al Parlamento’.

            Y saltando de error en error parece que el proyecto cada vez se siente más fuera de tiempo y forma o, sino pensemos diferente después de escuchar decir:

… a la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega algo así como que se equivocó el camino ya que el marco adecuado para cualquier modificación y para la aprobación definitiva del himno son las Cortes Generales y debería hacerse con un consenso amplio.
… al presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chávez, que la letra ‘no es nada especial, nada singular, nada imaginativa ni creativa’.
… a José Antonio Alonso, Ministro de Defensa, pedir que ‘si la letra del himno se tiene que hacer, que se haga bien’ para reafirmar su comentario sobre la propuesta: ‘tiene que representar los valores culturales de este país, a todos los españoles y españolas y tener calidad cultural, literaria; porque el himno también es una cuestión de prestigio nacional.’
…para Diego López Garrido, portavoz del PSOE en el Congreso el verso ‘cantemos todos juntos con distinta voz’ es una expresión del pluralismo de España.
… a la Ministra de Cultura, Carmen Calvo no le gustó nada y no tuvo empacho en expresarlo y agregar que le parece antigua, ‘con expresiones completamente vetustas que me suenan a himnos pasados. No se corresponde con el lenguaje que utilizamos en este momento los ciudadanos en este país, ni con los valores que manejamos ni con la importancia de determinados principios’.
… a el ex presidente Felipe González la letra le recuerda los partes de los años 60.
… a Eduardo Zaplana, portavoz del PP en el Congreso, le parece que ‘aunque a veces no se le de a las cosas la importancia y la trascendencia que tienen, hay que meditarlas, consensuarlas, y hacerlas de todos. Y por tanto, no soy muy amigo de pronunciamientos efusivos, inmediatos’
… al presidente de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares le suena ‘rancia’ y a plagio, ‘Si Pemán levantara la cabeza lo denunciaría por plagio’, dijo refiriéndose al autor después de hacer un llamamiento a respetar la composición del himno de España tal y como está, sin letra, de modo que cada ciudadano pueda tararearlo como lo considere oportuno.
… al presidente de CIU, Artur Más el hecho le dio oportunidad a sacar a relucir toda su ironía: ‘¡Qué Dios nos coja confesados!’ exclamó luego de escucharla y agregó que ‘Con esa letra, me parece que no me veréis cantarlo demasiadas veces’

            Pero no se crea que la opinión la han dado solamente los políticos, el músico Antón Reia ha dicho que ‘la mejor letra sería el silencio y lo más diplomático que el himno no tuviera ninguna’; el cantautor Ismael Serrano mostró su desaprobación con la letra y agregó  que no ve necesidad alguna para que el himno tenga una.

            Y a algunos de los mejores deportistas del 2007 como a Mayte Martínez le ha parecido algo ‘obsoleta’, poco acorde con el siglo XXI y Paquillo Fernández enfatizó que deben ponerse de acuerdo (todos los españoles) antes de hacerla definitiva.

            Por todo esto seguimos con la duda ¿habemus o no habemus himnus?

Desde Almería, en el sur del norte, 14 de enero de 2008

ULTIMO MOMENTO:

Y será que NO HABEMUS HIMNUS....
Este miércoles se realizaría la gran gala a la que habían sido invitadas personalidades del deporte, las artes y la política y en la que sería presentada la letra seleccionada.
Para dejar constancia de tan memorable momento había sido acreditada prensa de varios países pero.... pocas horas antes el presidente del COE dio una conferencia de prensa en la que desistió de todo.... de presentar la letra, de buscar letra para el himno y por supuesto, sin gala también quedamos sin himno por lo que no hay duda que NO HABEMUS HIMNUS.

G.V.

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer. Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
Estadisticas Gratis