Año III - Nº 122 - Uruguay, 18 de marzo del 2005

 

 

 

 
! !
CRUZANDO LA
BANDA ORIENTAL
(segunda parte)
La revancha

por Carlos Arce !

 

Por mas de 10 años tuvimos un chalet en El Pinar a 2 cuadras de la casa de mis padres.

Lo compramos cuando aún vivíamos en Venezuela como inversión y a la vez para nuestras vacaciones, pagando religiosamente impuestos, luz y agua (para los vecinos , claro que se abastecían de nuestra canilla gratis) .

Creo que si disfrutamos del chalet 3 meses en esos 10 años estoy exagerando así que decidimos venderlo.

Como a los 3 meses de ponerlo en venta, me llama mi padre diciendo que hay un candidato que estaba dispuesto a pagar el precio que queríamos 10mil dolares.

Le aclaramos que el precio era con la casa limpia sin nada y que si le interesaba negociaríamos los muebles, a lo que el candidato dijo que si.

Hicimos un inventario con los precios en la cuarta parte de lo que costaban.

Viajamos un lunes con todo resuelto, en la época teníamos una camioneta Ford Belina a nafta.

Una vez prontos a firmar con el escribano a las 3 de la tarde el comprador "se echa para atrás" y que no pagaría los muebles, haciendo una forma de presión, entre tira y afloje y para no perder el viaje le digo, se la vendo por ese dinero pero no dejo un tornillo adentro a lo que finalmente acepta

Nos volvimos de la oficina del escribano y me puse a "desvalijar la casa", más por rabia de el no cumplir su palabra que por dejarle los muebles.

Bueno cuando me ataca la furia me descontrolo, no deje un enchufe, una canilla, y ni un tornillo en la casa.

Puse todo en el patio y le entregue la llave a la nueva propietaria.´

Después ya anocheciendo fuimos repartiendo muebles entre amigos y vecinos, comimos algo y a la carretera, llenos hasta la "manija" de recuerditos.

Por suerte fuimos solo mi esposa y yo, agarramos por la ruta 8 en dirección a Melo. Ella cebando mate, yo manejando y escuchando radio en una noche muy fría, en la barriga todo el importe en dólares de la casa

Y meta "pata", llegando a Treinta y Tres me dice Cris, negro no será mejor poner un poco mas de nafta???

Miro el medidor marcando poco más de medio tanque y le digo quédate tranquila que en Melo lo lleno.

Y así seguimos viaje cuando en el medio del camino empezó a "toser" y corcovear, eran ya como las 12 de la noche, pavor es lo mas indicado para expresar esa sensación, de quedarse parado en la carretera.

Miro el medidor de nafta marcando 1/4, pienso solo puede ser basura en la bomba de nafta o el carburador, lo desmonto limpio, pruebo y nada....

Paso a desarmar la bomba de nafta que en aquella época no eran lacradas.

No sé si en el nerviosismo o que, la dejé peor inutilizándola, hasta que a la 1 y media de la madrugada me doy por vencido.

Solo si alguien nos remolca le digo a Cris, entro al coche y prendo la radio, anunciaban 0 grado centígrado, además de mi esposa 4 vacas nos miraban extrañadas de a esa hora ver seres humanos por allí.

En el vidrio con la humedad se forman hielitos.

Así esperamos en vano que pasara alguien, hasta las 4 de la madrugada que me avisa Cris, escucha parece un camión.

En el silencio de la madrugada y encima de una cuchilla los ruidos se sienten a más de 5 kms. de distancia.

Ya acercándose le digo a Cris pásame el "38", y con el arma en la mano derecha atrás del cuerpo, con la izquierda le hacia señas al camión de auxilio.

Digo si se hacen los locos por lo menos 5 balas les meto, y ellos pobres me imagino mas asustados que yo iban 3 personas que tímidamente paran y abren solo 5 centímetros el vidrio preguntando "que pasó"...

Expliqué mi desgracia y me dicen 'dale atate atrás del camión", viendo que ambos bandos eran gente buena, até una cuerda fuerte que llevaba y me colgué a escasos 2 metros atrás de un tremendo camión de forraje y allá vamos nosotros.

Para completar la noche lúgubre, neblina, prendí las luces de emergencia, solo veía el resplandor amarillo en la lona del camión que me tapaba toda la frente...

Y allá nos fuimos, cerro arriba a 10 kms por hora y cerro abajo a 120.

Háganse una idea de los nervios que da manejar y adivinar para donde va a ir el camión : si a la derecha o a la izquierda....

Así seguimos por mas de 1 hora y media, hasta que veo el cartel indicador anunciando la llegada de la ciudad de Melo.

Suspiro de alivio y agradecimiento a los muchachos que me sacaron de la nada, me dejaron en una estación Ancap en la entrada de la ciudad.

El empleado muy servicial, consiguió un poco de nafta, otra batería, hicimos de todo y nada.... Digo vamos a esperar a las 8 de la mañana y me voy a la concesionaria Ford a comprar otra bomba de nafta.

Mientras esperaba me atacó la peor diarrea nerviosa de toda mi vida, sudaba frío de tan nervioso.

Amanece en el horizonte y a las 7 y 45 me dirijo buscando la famosa Ford, 8 y 1 minuto entro y consigo mi famosa bomba, claro que estaba sin dinero así que deje mi cedula.

Coloco la bomba y nada, vuelvo debe ser otro modelo, intento y nada, así probé TODAS las bombas que habían en la tienda y nada de funcionar....

Pregunto en la calle OTRA concesionaria Ford, y todos me contestaban,
" ahhh es para la camioneta azul brasilera que esta tirada en la entrada"...

Ya era la noticia de la ciudad.........

Aunque no lo crean probé 6 ( si SEIS) bombas de nafta para Belina, todas las que había en la ciudad y NO FUNCIONABAN....

Se me cayó el alma al piso, digo la tengo que dejar aquí , meto a Cris en un hotel, me tomo un ómnibus hasta la frontera de Aceguá a 60 kms , de allí otro ómnibus hasta Bagé mas 60 kms y vuelvo.

A esas alturas de los acontecimientos ya pensaba en perder mi empleo, y el de ella, a la hora que teníamos que marcar el reloj de entrada estábamos sucios, cansados y agotados a mas de 500 kms de distancia......

Al medio día cambiamos algunos dólares y nos comimos un par de hamburguesas con un refresco.

Y me dice mi esposa, ese señor que te cargó la batería creo que es mecánico como miraba el motor...

Demás esta decir que había un par de docenas de curiosos cada uno dando un palpite de lo que podría tener la camioneta.

Axial que me dirijo al taller de electricidad donde dicho señor estaba atacando un plato lleno de tallarines con un buen vinacho, a mi pedido me dice que ya va a darle una mirada sin compromiso....

A los 15 minutos aparece, mira la bomba mira el motor, mira de nuevo la bomba mira el motor y mete un destornillador y saca como un suplemento que estaba pegado al motor y con la repintura por encima no se notaba.

Solución del problema, la bomba que tenía no era la original por eso le habían metido ese suplemento, a lo que la nueva quedaba bailando en el aire sin poder trabajar, pone la nueva pone los tornillos, prendo el motor y ALELUYA,,,,, sale un chorro de nafta hacia arriba tal cual cuando descubren petróleo, gritos de alegría de medio Melo.....

Recolocamos todo y allá voy a pagarle al mecánico que me había salvado del peor momento de mi vida, le pregunto super contento, mordiéndome las orejas de tanto sonreír cuanto le debo.... y me responde dejándome peor.. "mi amigo yo fui camionero por mas de 20 años y sé muy bien lo que es quedarse tirado en el camino de noche, váyase en paz".

Me apretó el corazón su nobleza.... le prometí una botella de whisky que aún no he podido pagar porque nunca mas he pasado por Melo!!!!

De allí a la Ford a cambiar dinero, pagar y recuperar mi cédula, saliendo de Melo, todo el mundo saludando, pasamos de nuevo por la estación de nafta con más saludos, bocinas y chaucitos, meta carretera.

Nos faltaban 60 quilómetros para la frontera, cuando empieza de nuevo a toser, y decimos NO puede ser de nuevo....... y tosiendo y tosiendo, con la toma de aire al máximo y a 60 kms por hora llegamos a Aceguá.

Abro la tapa del motor y esta todo bañado de aceite!!!!!!!!!!.

Ya a esa altura del baile, mas muerto que vivo, mido la varilla, le meto un litro hago frontera y seguimos con la toma de aire al máximo, digo ahora es bajada, así seguimos hasta Bagé , 60 kms mas adelante, llegando a las 4 de la tarde, entro al primer taller mecánico y le explico que esta faltando un retentor a la bomba para que no pierda mas aceite, el mecánico me dice que no hay problema que en 10 minutos me coloca una.

Seguimos después de solucionado el problema hasta el centro de la ciudad a comer algo, ya que nuestros estómagos entre el dolor de barriga el nerviosismo estaban chillando de hambre.

Regreso ya casi al atardecer al taller y le explico la falla a ver si me la puede arreglar. Me contesta: "amigo no me lleve a mal pero tengo que entregar 6 coches que tengo prometido de antemano".

Me resigno a mi destino, le digo a mi esposa : "Negra vámonos hasta Porto Alegre", así nos vinimos con la toma de aire al máximo, llenando 4 o 5 veces el tanque, llegando como a las 12 y media de la noche a nuestra casa.

Nuestro suegro ya muy preocupado estaba cuidando de la misma, yo solo me acuerdo que entre y caí desplomado durmiendo más de 15 horas seguidas.

Después con calma lleve la camioneta al mecánico de confianza que constató que habían colocado el filtro de la nafta al revés, lo que ocasionaba que fuese largando suciedad hacia el carburador.

Como conclusión de la hazaña que gracias a Dios fue en Uruguay y no en las carreteras de estos lares sino no estaría contando esta historia, fue que juramos NUNCA MAS VIAJAMOS DE NOCHE, como lo hacíamos con frecuencia.

Nos parecía que había menos transito, preparábamos el mate unos bizcochos y nos íbamos escuchando las radios de onda corta que tenia la Belina......

(Revisión ortográfica del portuñol al español de Rubén Friedman.)