Año III - Nº 122 - Uruguay, 18 de marzo del 2005

 

 

 

 
Se estrenó el filme "Constantine" en Uruguay
Keanu Reeves:
entre el infierno y el paraíso

Por Juan Morena Gelabert
John Constantine (interpretado por Keanu Reeves) es un hombre atormentado por un don, que él considera una maldición. Ese poder se refiere a que puede ver los ángeles y demonios que recorren el mundo. Para colmo de males sabe que le queda pocos meses de vida y que irá, cuando muera, al infierno.

El último filme estrenado de Reeves se centra en la vida de Constantine, un hombre que vive como exorcista y que vende artículos raros y religiosos.

El don con el que cuenta surgió desde muy temprana edad; sus padres desesperados porque su hijo "tenía esas visiones" decidieron internarlo en un centro psiquiátrico, pensando que estaba loco. Queriendo dejar de sufrir, Constantine se suicida, muere por dos minutos, y revive. Ahora, además del "poder maldito" sabe su destino: cuando muera irá al infierno. La vida es demasiado sagrada para quitársela uno.

Para colmo de males, en su camino se interpone una policía católica, Angela Dodson (Rachel Weisz) que busca respuestas sobre el suicidio de su hermana gemela internada en su centro psiquiátrico.

Pero también entra en el ruedo el propio hijo de Lucifer, que desea por todos los medios gobernar la tierra. Para ello cuenta con la Lanza del Destino, con la que "mataron" a Jesucristo en la cruz.

Infierno y paraíso

La historia gira en torno a lugares comunes: el maltratado e incomprendido héroe que solamente quiere tranquilidad; la no menos atormentada heroína y el inquieto e inexperto ayudante (Shia LaBeouf). No olvidemos a los mencionados ángeles y demonios, y el hijo de Dios, Jesucristo.

Aquí haremos un alto al artículo. Este periodista no entiende por qué, cuando hablamos de hechos sobrenaturales que involucra el cielo y el inframundo está en el medio la religión cristiana. Sí, es verdad, para muchos Jesucristo es el hijo del Supremo y por la Santísima Trinidad uno con Dios.

Pero ¿qué pasa con las otras religiones que no creen en ello? ¿Acaso no pensaron los autores del filme en ese pequeño detalle? Hay que tenerlo en cuenta cuando quieran hacer ese tipo de filme.

Y, siguiendo con la crítica, volvamos a la película. Dejando a un lado la parte metafísica, la narración visual es muy buena. Se destaca, por ejemplo, la visión del infierno (el reino de Lucifer es exactamente igual al terrestre pero con la diferencia que en el inframundo, el fuego lo cubre todo y las almas condenadas vagan buscando carne fresca que maltratar).

La moraleja (si hay una) de la película es la siguiente: no piensen a dónde van a ir, si tiene fe en Dios y hacen las cosas bien, y se arrepienten de los pecados tendrán un lugar en el paraíso.

Mi moraleja es mucho más simple: si no crees en Jesucristo como hijo de Dios es mejor que tomes la idea central de la película con pinzas.

Ficha técnica
Constantine

Título original: Constantine
Año: 2005
País: Estados Unidos
Producción: Lorenzo DiBonaventura, Akiva Goldsman, Benjamin Melniker, Lauren Shuler Donner, Erwin Stoff, Michael E. Uslan, entre otros.
Director: Francis Lawrence
Guión: Kevin Brodbin y Frank A. Cappello, sobre una historia del primero.
Elenco: Keanu Reeves, Rachel Weisz, Shia LaBeouf, Gavin Rossdale, Pruitt Taylor Vince, Max Baker, Djimon Hounsou, Tilda Swinton y Peter Stormare.