Miembro de apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
logo
Año V Nro. 282 - Uruguay,  18 de abril del 2008   
 

historia paralela

2012

humor político

ha

 

apdu

 
Raúl Seoane

La Caja de Pandora,
o cómo financiamos el populismo

por Raúl Seoane
 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Hace aproximadamente unos quince días me enviaron un artículo de Isaac Alfie publicado en el diario El País, en el que se hace un detalle más o menos pormenorizado del balance del Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU).

         Algunos párrafos del artículo me llamaron la atención. En uno de ellos dice Alfie:

Observando la composición del crédito total otorgado tenemos que el BROU canaliza el 72,4% del mismo hacia el “sector financiero” –otros bancos tanto locales como del exterior y el propio BCU-, en tanto el 27,6% restante son préstamos al sector no financiero, la usual función de un banco. En la banca privada estos porcentajes son 50% para cada sector.

         Pasándolo en limpio, el Banco República capta dinero de los ahorristas y le presta a los bancos privados y al propio Banco Central del Uruguay, es decir, son préstamos garantizados y sin ningún tipo de riesgo. Un banco oficial, que debería abocarse al desarrollo de la pequeña y mediana industria y a financiar la producción agropecuaria, utiliza su dinero de la manera más fácil y sin complicaciones.

         De esta forma, no existen planes oficiales de fomento industrial o agrícola porque el principal banco del Estado obtiene ganancias fáciles prestándole a otros bancos, en lugar de hacerlo a los emprendimientos privados.

Si calculamos las tasas implícitas activas y pasivas tenemos que, en promedio ponderado (pesos y dólares), el BROU presta al 7,2% y capta al 0,87%, en tanto la banca privada lo hace al 6,65% y 1,21% respectivamente.

         Tras cuernos palos, dice el dicho popular, y nada mejor para ejemplificar el párrafo anterior del artículo de Isaac Alfie.

         Para pasarlo en limpio, el Banco República no sólo no presta dinero a la actividad privada sino que cobra intereses mucho más altos que los bancos privados. Un banco que el Estado lo tendría que utilizar para fomentar los emprendimientos que le sean útiles al país, es utilizado simplemente como una vulgar caja financiera, y es peor aún si leemos lo siguiente que escribió Alfie:

Lo particular del caso es que el BROU le traspasó al gobierno el 50% de sus utilidades netas después de impuestos, al contado toda junta en enero, $ 1.324 millones (US$ 63 millones) y además, a estar por las declaraciones del Director de la DGI seguramente abonó el saldo de IRIC por adelantado en el mismo mes, teniendo plazo hasta fin de abril (2), lo que según mis cálculos representó alrededor de otros $ 800 millones. O sea, el gobierno recibió en el entorno de US$ 100 millones del BROU en un mes y no parece lógico que reciba nada más, fuera del anticipo mensual de renta, en lo que resta del año. En todo caso, si el BROU anticipa utilidades del 2008, las restará el año próximo. Respecto al anticipo de impuesto a la renta, si como pienso las utilidades caen este año, habrá en abril de 2009 devolución de impuesto pagado en exceso, en lugar del considerable ajuste a pagar cobrado en enero de 2008.

         De la misma forma que la Intendencia progresista en manos de Tabaré Vázquez fue deficitaria, el Estado Nacional en las mismas manos va por igual camino. El gobierno está financiando sus dislates de “gobernar y repartir para los pobres”, exprimiendo a las empresas y bancos nacionales, lo que les impide ejercer las reales funciones para lo que fueron creadas. Pero lo más lindo de todo, o peor según como se lo mire, es que el propio gobierno, por más "repartija" que haga entre los pobres, ha declarado que no ha podido mejorar la situación de los más indigentes.

         A su vez, el quitarle las ganancias a los entes, está impidiendo que adopten nuevas tecnologías más baratas y eficientes, y los obliga a tener precios de venta caros y servicios pésimos.

         El caso de Antel y el ADSL es el más clásico. Como ejemplo de que el uruguayo paga todo más caro y recibe un peor servicio, permítaseme decir que en la Argentina donde vivo, con todos los problemas que tiene este gobierno populista de izquierda de los Kirchner, tengo una conexión a Internet de 2400 kbps de bajada y 256 kbps de subida, por la que pago 43.42 dólares norteamericanos mensuales. Una conexión similar proporcionada por Antel, ofrece 2304 kbps de bajada y 192 kbps de subida a 96.16 dólares norteamericanos, más del doble. Por lógica, las empresas estatales tienen que incrementar el precio de venta de sus productos para poder financiar los desmanes del Estado Nacional. Lo mismo sucede con el Banco de Seguros del Estado, cuyos servicios son muchísimo más caros que en cualquier aseguradora privada.

         Esto mismo le está sucediendo al Banco República, y es porque el Gobierno frentista lo exprime y en lugar de estar al servicio de los intereses económicos nacionales está al servicio del Gobierno Nacional en desmedro de los todos ciudadanos uruguayos.

         ¡Festejen... uruguayos... festejen!, que el gobierno que supimos merecer no nos permite acceder a los créditos.

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis