Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
No preguntes lo que tu país te puede dar, sino lo que tú puedes darle a él. 
Año V Nro. 395 - Uruguay, 18 de junio del 2010     
 
 
separador
En esta edición
separador
Helena Arce
separador
1
Simon Johnson
separador
1
Nelson Maica C.
separador
1
Jorge Azar-Gómez
separador
 
Gonzalo Guimaraens
separador
1
Germán Queirolo Tarino
separador
Alberto Medina Méndez
separador
1
Dr. Francisco Gallinal
separador
1
Darío Acevedo Carmona
separador
1
Marcelo Ostria Trigo
separador
1
Prof. Antonio Romero P.
separador

 
 
 
historia paralela

Visión Marítima

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Marcelo Ostriga Trigo

Fascismo y socialismo
del siglo XXI

por Dr. Marcelo Ostria Trigo

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo

Compartir en Facebook
 
 
 
 

         El populismo del venezolano Hugo Chávez, ya en el poder, se  aferró al “socialismo del siglo XXI”, creado para él por el sociólogo alemán Heinz Dieterich Steffan. Pronto, este ideólogo extremista mostró las inconsecuencias del chavismo y de sus aliados: Bolivia, Ecuador y Nicaragua. El caso de Cuba es singular y, seguramente, no se alió con Chávez por coincidencias doctrinales –no las hay–, sino para contar con el petróleo venezolano a precios, si los paga, inferiores a los del mercado.

         El movimiento “bolivariano”, según Dieterich, ha cometido varios pecados, contrariando los principios de su peculiar socialismo, lo que “hace peligrar su estabilidad”. Entre ellos: “El despido, sin explicación, de Eduardo Samán (…) el único ministro socialista y revolucionario que ha habido en el proceso bolivariano y la salida de Henri Falcón del PSUV constituyen un viraje en el proceso bolivariano, cuyo modelo entra hoy en crisis”. “La política del Presidente (Chávez) no ha construido institución alguna que se pueda llamar del socialismo del siglo XXI…”. "La política económica ha sido keynesiana y tipo Perón en su momento…".

         En el rescoldo de la furia de ese socialismo imposible, ya abandonado, el populismo chavista sigue –probablemente instintivamente– el modelo fascista de Benito Mussolini que afirmaba en 1919: “Nosotros no tenemos doctrina pre-constituida; nuestra doctrina es el hecho, la acción”. Con la línea del “hecho y la acción”, es decir sin “doctrina pre-constituida”, los populistas se precipitan en lo que Enrico Udenio llama “progresismo fascista” (V. “Los Anteojos del Tata”, 30.04.2010).

         Sin embargo, Dieterich mostró que aún mantiene un grado importante de influencia sobre Chávez y sus aliados. Una muestra reciente: sus recomendaciones para que éstos asuman una línea uniforme sobre el conflicto de Medio Oriente. En un artículo intitulado “Gaza: ¿Cuándo actuarán los gobiernos latinoamericanos?” (Rebelión. 06-2009), Dieterich dijo que “la medida adecuada que (los gobiernos latinoamericanos) pueden y deben ejecutar es el retiro inmediato de sus embajadores de Israel, como primer paso hacia una posible ruptura posterior de las relaciones diplomáticas, si Israel no para la agresión”. Y el gobierno de Bolivia inició la cadena de las rupturas diplomáticas de los países de la ALBA con Israel, que ya culminó con el corte de relaciones con el Estado hebreo dispuesto por el gobierno del ex guerrillero sandinista Daniel Ortega de Nicaragua.
 
         Pero ¿qué tiene que ver el conflicto del Medio Oriente con el socialismo del siglo XXI? Aparentemente, poco. La concertación populista, siguiendo la línea aconsejada por Dieterich, pretende mostrar su solidaridad con unos combatientes palestinos “patriotas” –los de Hamas, para muchos países,  son terroristas– que luchan por establecer su Estado, contra un  país –Israel– que, con  apoyo del “imperio” de Estados Unidos, les niega todos sus derechos. En esto hay mucho de demagogia y superchería: la gran mayoría de esos combatientes, no son ni demócratas ni justicieros. Están alentados y financiados por la más reaccionaria de las dictaduras: la eclesiocracia de los Ayatolas de Irán, tan alejada de la democracia y tan dispuesta a la brutal represión a opositores y a las minorías.

         El populismo latinoamericano que ha entronizado a sus caudillos, no puede –ni quiere– seguir una línea definida, ni aun la del fracasado  socialismo marxista-leninista. Está limitado por la incapacidad de sus propios jerarcas y por sus indefiniciones principistas, como ese extraño ingrediente de indigenismo anacrónico. Predomina, entonces, una especie de trasnochado fascismo que debilita  paulatinamente la democracia.

Cósmico y esférico
por el Dr. Marcelo Ostria Trigo

Descargar Mp3

         El diputado español del Partido Popular español, Gustavo de Arístegui, en presencia del  ministro de asuntos exteriores de su país, Miguel Ángel Moratinos, acaba de objetar un nombramiento consular porque el designado no cumple con  los requisitos legales para el cargo. En realidad es una noticia que, para la generalidad del público, no tiene gran interés ni es espectacular. Pero lo que ha dicho el diputado, ciertamente es original y lapidario: el Ejecutivo español “genera desconfianza por su incompetencia cósmica”.

         Realmente el diputado no solo fue ingenioso, al parecer creó una expresión superlativa. Quise, entonces, estar seguro de lo que el diccionario de la lengua española dice de lo que cósmico: “1. adj. Perteneciente o relativo al cosmos” y, luego: “cosmos 1. mundo (II conjunto de todas la cosas creadas.” ¡Eureka! Se trata de una expresión aplicable en nuestro país, especialmente en estos tiempos, e inmediatamente la grabé en el disco duro de mi computadora –ordenador, según los españoles.

         En medio de mis afanes de comprender la original y por cierto muy expresiva frase, me acordé de otra que también tiene gracejo, aunque es más ruda: “Ese tipo es un imbécil esférico”. Igual que sobre la anterior expresión tuve que averiguar el por qué de “esférico”.  Por cierto que no iba a encontrar explicación en un diccionario ni en texto alguno. Me la dio el mismo que me hizo el comentario: “Ese fulano es un imbécil esférico, porque desde el ángulo en que se lo vea es imbécil, no cambia. La esfera es el único cuerpo geométrico que no se ve distinto al ser representado, ni siquiera la perspectiva lo deforma. A los imbéciles esféricos, nada los cambia”. Y punto.

 

 

Compartir este artículo en Facebook

© Marcelo Ostria Trigo para Informe Uruguay

Comentarios en este artículo

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis