Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 256
Uruguay,   19 de octubre del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

Buscar en el WWW Buscar en Informe Uruguay

1

ha

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 

 Octubre catastrófico

Graciela Vera
por Graciela Vera
Periodista independiente
 
separador
 
mail
mail Email del Autor
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
   

            Las grandes catástrofes naturales se han tornado tan frecuentes que ya no dejan lugar para el asombro y hasta los sentimientos comienzan a encallecerse  cuando cifras escalofriantes hablan de destrucción y muerte.

            Una noticia reciente nos hace olvidar lo que no se podrá borrar nunca cuando se es protagonista: el hecho de que se está solo porque el mundo sigue girando, cada vez más rápido en una vorágine en la que se quieren disimular sentimientos contradictorios que avergüenzan, porque en realidad lo que se oculta es el agradecimiento porque esta vez no nos tocó a nosotros.

            Y esta vez le tocó a las comunidades mediterráneas españolas.

            Las noticias se agigantan localmente pero se pierden entre kilómetros de columnas tipiadas indiferentemente, relegadas antes de escribir la palabra fin.

            La virulencia de las tormentas que se han cebado sobre algunas regiones de Valencia, Alicante, Murcia, Mallorca, Granada, Sevilla….. la lista es larga y los temporales más destructivos van arrinconando el daño dejado  a su paso por inundaciones, granizadas y vientos huracanados.

Canarias.jpg 29 enero 2007 – Isla del Hierro, Canarias. 500 litros por metro cuadrado arrasaron poblados y carreteras.
 
guadaira.bmp
2 octubre 2007 – La riada dejó este panorama en Alcalá de Guadaira después que la zona recibió 120 litros de lluvia por metro cuadrado.
 
muerte1.jpg
muerte.jpg 17 octubre 2007 – Isla de Mallorca, una mujer muere arrastrada por el torrente al intentar descender de su coche

            Entre la primera y las últimas imágenes han pasado 261 días pero así como la del 29 de enero no fue el primer desastre de estas características ni mucho menos, las tormentas del 17 de octubre no fueron las últimas y hoy, 18, la Guardia Civil y los bomberos siguen multiplicando esfuerzos para rescatar personas atrapadas por el agua dentro de sus coches, ayudar a quienes quedan aislados y apoyar a quienes desesperan porque han perdido todo.

            Y entre ambas muchas fotos más, mucho dolor y mucha impotencia porque con la climatología no se juega y esto lo saben quienes conviven con la llamada ‘gota fría’(ver)

            Las palabras, salidas de su corazón de una vecina murciana pueden intentar explicar lo que se siente cuando se está de pie en medio de una habitación donde todo se encuentra cubierto de barro, un barro pegajoso que costará quitar y que ha convertido en nada los recuerdos.

            ‘Aquí o nos morimos de sed o quedamos bajo agua’, y al decirlo levantaba del suelo lo que fue un álbum de fotos.

            ‘No nos queda nada’, es lo más que puede decir un hombre que llora sin vergüenza ante la impotencia de ver el socavón donde estaba su casa.

            En las calles se van amontonando electrodomésticos, muebles, restos de mampostería. Grandes pilas donde los vecinos van depositando lo que una vez hizo a su comodidad y ahora no son más que cosas inservibles.

            Tan inservibles como cientos de automóviles que han quedado cubiertos de agua y como las casas que han debido ser derribadas porque el torrente dejó al descubierto y seriamente dañados sus cimientos.

            Las imágenes trasmiten horror, dejan un sentimiento de impotencia, de pequeñez ante la naturaleza.

            En las últimas semanas las regiones que flanquean el Mediterráneo viven mirando el cielo y rogando porque la suerte o mala suerte no recaiga sobre ellas.

            Cuando vimos las riadas de barro que sobrepasando los dos metros de altura inundaban los bajos en Almuñecar (provincia andaluza de Granada), pensamos que aquel desastre era otro suceso aislado de la naturaleza pero siguieron otros y llegamos a Alcalá de Guadaira en Sevilla donde un aficionado nos permitió ver a través de su video casero como los autos eran arrastrados como juguetes por la fuerza de las aguas y terminaban amontonados unos sobre otros.

            Y llegamos a la semana pasada cuando Murcia y Alicante vivieron su propio infierno y nos sobrecogimos con el salvamento de dos mujeres mayores que solo pudieron aferrarse a las ramas de un árbol desde el que fueron rescatadas por un helicóptero; oímos como un padre familia relataba que su mujer e hijo apenas habían tenido tiempo de saltar desde el techo de su casa a la de un vecino cuando ésta se derrumbó, y lamentamos la tragedia de la anciana de 80 años que murió sentada en su silla de ruedas cuando en cuatro minutos el agua alcanzó el metro ochenta en el interior de su vivienda.

            No fue la única víctima, la destrucción de la vida es más dolorosa que la de los efectos materiales, personas arrastradas por la corriente, afectadas por vientos huracanados que no han respetado casetas en las que se ha intentado guarecer y que dejan familias doblemente afectadas.

            Las pérdidas materiales sobrepasan cientos de millones de dólares, las otras dejan huellas en el espíritu. Llega el invierno y a los que han vuelto a sus casas les es más difícil afrontar que no queda nada más que humedades y a los otros, los que se quedaron sin casas la incertidumbre aún tiene mucho tiempo para rondarlos.

            Y mientras en el sur y en el este de España sigue lloviendo, las reservas de los pantanos (represas) españolas siguen bajas y la escasez de agua potable continúa siendo una amenaza.

Almería, en el sur del norte, octubre 18 de 2007

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
 
Estadisticas Gratis