Año II - Nº 105 - Uruguay, 19 de noviembre del 2004

 

1 Campaa Mundial Seguridad en la Red

 

 

ROCK IN DURAZNO
Por Mauricio Sejas

 

l pasado fin de semana va a quedar en la memoria, no solo de las personas que pudieron concurrir a este espectáculo, sino también en la historia de nuestro rock. Es que la segunda edición del Pilsen Rock en Durazno se llevó todos los aplausos. Más de 75.000 mil personas se dieron cita al Parque de la Hispanidad (km 180 de la ruta 5) a este festival de música que convocó a las mejores bandas de rock nacional. Este gran evento, que fue y seguirá siendo gratuito, comenzó el año pasado y llegó para quedarse. Año tras año va ganando mayores expectativas no solamente por las personas que lo organizan sino también las del país entero. Una fiesta total en la que no faltó la buena música, el calor con la gente y la tranquilidad con que se desarrolló este festival netamente uruguayo, que ya está haciendo eco en la región.

Llegaron personas de todos los puntos del país, que se trasladaron haciendo dedo, en moto, en bicicleta, en ómnibus o en auto, hasta un tren desde Montevideo salió rumbo a la estación central de Durazno. La ruta 5 se convirtió una vez más en la ruta del rock, la cantidad de gente que se movilizó, la transformó en la vía de unión del país, capital e interior juntos nuevamente

Un poco de historia: Pilsen Rock 2003

La historia comenzó el año pasado, allá por los días 25 y 26 de octubre en que 45.000 mil almas hicieron del Pilsen Rock el evento más grande de la historia nacional. En esa oportunidad tocaron: Dsus 4, Hereford, Graffolitas, Trostky, Buitres, Vinilo, Once Tiros, Sordromo, No Te Va Gustar y La Renga. Todos en un mismo escenario en que el tiempo no ayudo demasiado el primer día, donde todos los espectadores se mojaron y se embarraron para ver a las bandas de rock, pero que más daba era una fiesta.

La gente de este pueblo reservó las provisiones con anterioridad, se preparó de otra manera en comparación al año pasado, para que no quedara como un pueblo desbastado en lo que tiene que ver con bebida y comida. Cabe destacar que en el 2003 se vieron desbordados por la gran cantidad de gente que llegó a la ciudad y que este año se vio casi duplicada. Se podía observar muchos puestos los cuales ofrecían entre otras cosas: agua caliente, vino frío, cigarros, hielo, milanesas, hamburguesas, tortas fritas, etc. Todo al alcance de la mano saliendo solamente del parque. El año pasado había que trasladarse hasta el centro de la ciudad para conseguir algo para comer o para beber, lo que se hacía algo bastante complicado si uno no contaba con locomoción, aunque siempre existe el clásico "hacer dedo", la distancia es de unos 6 km, que a pie, les puedo decir que, por experiencia propia, cansa mucho. Esto se debió a que los servicios de transporte, que van desde el centro de la capital departamental hasta la hispanidad no eran tan frecuentes. Este año se revirtió la situación y solamente funcionaron en menor cantidad en horas de la madrugada.

La segunda edición del rock: 13 y 14 de noviembre de 2004

Este año fueron 17 bandas las que se presentaron, 16 uruguayas y una alemana que fue telonera de la Vela Puerca. Estas se fueron alternando en dos escenarios diferentes para evitar las demoras entre banda y banda. En el principal actuaron: La Trampa, Hereford, No Te Va Gustar, Buitres, La Tabaré, 11 Tiros, Trotsky Vengaran, Die Artze (banda alemana) y La Vela Puerca. En el escenario secundario actuaron: Lapso, La Teja Pride, Bufón, Graffolitas, Saturno Dandys, La Saga, Psimio y Vinilo. La mayoría de las bandas presentaron nuevos cortes de próximos discos y los clásicos de siempre; otras era la primera vez que actuaban ante un gran número de personas, es por eso que el escenario menor estaba compuesto por ganadores del certamen Pepsi Bandplugged, bandas en proceso de expansión.

Con un muy buen sonido (aunque faltó mayor amplificación) y dos pantallas gigantes que hacían que la gente que estaba más atrás también pudiera disfrutar, los toques fueron la gran frutilla encima de la torta.
Este año la historia se volvió a repetir, el centro del país convocó a más gente, más bandas, más escenarios, más servicios, más sorpresas, y todo el mejor Rock Nacional por primera vez juntos, compartiendo un mismo espectáculo.

Muchas banderas, no solo de las bandas sino de orientaciones políticas (MPP, FA, 1001) hasta un pabellón nacional muy grande se desplegó para dar más que elocuente de que se trataba de un festival 100% uruguayo. Bengalas, remeras con los nombres y logotipos de las bandas, gorros, trapos, todo daba color al festival.

Los fuegos artificiales tampoco faltaron a la fiesta, ya que parecía un clásico de fútbol por la cantidad de petardos que se tiraron durante todo el festival (pero no hubo rivalidades entre hinchadas) así como también las carpas, los sobres de dormir, el tabaco, la droga y el alcohol. Dos noches de paz donde los amantes del rock convivieron en una tranquila ciudad que se brindó por completo y abrió las puertas a la juventud que tanto las necesita en nuestro país. Durazno ahora es la capital no solo del folclore y la cumbia sino también del rock.

En esta oportunidad pudimos estar más en contacto con los artistas que emocionados pronunciaban algunas de estas palabras:

" che que paso h de p (en plural) como se nota que estamos casi en diciembre, trajeron todos bombas para festejar". Guillermo Peluffo -Trotsky Vengaran.
Más de un cantante mencionó desde el escenario "festejen uruguayos, festejen"

También fuimos espectadores ya que queríamos disfrutar lo que la gente estaba sintiendo y la verdad que de los dos lados se pudo rescatar solo cosas buenas. No hubo prensa extranjera pero de los medios uruguayos todos informaron desde Durazno. Radios, TV, diarios y medios electrónicos recogieron material para la difusión del Pilsen Rock.

La salida Creo que fue en lo que demoramos más, la vuelta hacía los diferentes hogares hacían que una gran caravana se perdiera en el horizonte. Las personas lentamente se marchaban esperando que este gran festival se vuelva a repetir el año que viene. El desfile fue interminable, contó con decenas de efectivos de la Policía Caminera y de la Jefatura de Policía de Durazno, para que todo estuviera bajo control. Las 48 horas más ruidosas y alegres del rock habían llegado a su fin.

La gente Es para destacar la hospitalidad de la gente de Durazno que una vez más recibió a esta multitud de fanáticos del rock. La historia la hacen los acontecimientos grandes, únicos, inolvidables. No solamente fue un espectáculo de música, sino la aventura, la experiencia, los amigos. El Pilsen Rock es nuestro, de todos, esperemos que continúe por varios años, solamente hay que cuidarlo.

Gracias: a la familia Perez (por el hospedaje), a la Intendencia Municipal de Durazno, a la organización, a Fábricas Nacionales de Cerveza, a los sellos discográficos Bizarro y Koala, a la prensa, y a la gente que sin ellos este festival no se podría lograr, al apoyo de todas las personas que un año más marcaron la diferencia.

Koala Records editará el disco del Pilsen Rock,
el testimonio del mejor momento del rock uruguayo. A mediados de diciembre estará en la calle el disco compacto del festival que durante dos jornadas inolvidables congregó a decenas de miles de personas en Durazno. Un disco imprescindible tanto para los que fueron como para los que no pudieron estar.

Solamente me queda decir salud rock´roll, salud Uruguay, hasta el año que viene.

(Las fotos son gentileza de la página del Pilsen Rock, ya que tuvimos inconvenientes con la cámara de fotos)