Cargando la página...

Aguarde unos instantes...

Año III - Nº 131 - Uruguay, 20 de mayo del 2005

 

 

 

 
LAS PLANTAS DE CELULOSA
por Alvaro Kröger


Como ya hemos dicho en un artículo aparecido en este Semanario hace muy pocas semanas, el tema de las plantas de celulosa es un tema estrictamente político. Las organizaciones ecologistas, que se prenden a cualquier cosa, sin antes haber estudiado el tema son las primeras en hacer ruido. En este caso en especial se juntaron al Gobernador Busti, que está muy interesado en que las plantas de celulosa no se hagan en este lado del Río, sino en el otro.

La Provincia de Entre Ríos tiene legislación de unos 15 años de antigüedad en la cual promueve la explotación maderera y su transformación en celulosa.

De hecho tiene plantas de procesamiento de celulosa sobre el Río Paraná, las cuales están en funcionamiento.

Pasta celulósica

En declaraciones hechas aquí en Montevideo, el Gobernador Busti, al ser preguntado sobre esas plantas dijo "nos contaminamos nosotros mismos".

Esta declaración del Gobernador Busti es muy triste ya que implica que los técnicos encargados del control de la contaminación, y los técnicos de las propias fábricas no han cumplido su trabajo, o por desidia o por incompetencia.

En lo que el Gobernador Busti puede estar tranquilo es que nuestros técnicos de la DINAMA, son personal calificadísimo, además lo puedo asegurar personalmente porque hemos tenido contacto muy directo en ocasión del diseño y puesta en funcionamiento de nuestra planta de aguas residuales, que por trabajar con hidrocarburos, no es una planta fácil.

Si la contraparte de la DINAMA nuestra es venal, no está calificada técnicamente y no tiene poder político para imponer sus criterios, no es problema de los uruguayos.

Aquí la DINAMA, aparte de no ser venal y estar técnicamente muy preparada, tiene el poder político de cerrar una industria si sus criterios no son contemplados; y ese poder político llega a que ni un juez pueda decretar la apertura de esa planta mientras los cambios que exige la DINAMA no estén hechos.

Por otro lado los controles que se auto imponen las empresas son rigurosísimos, vienen con los certificados de las normas ISO 9001 al menos, y estas normas son monitoreadas aquí por el LATU y por el Instituto de Normas Técnicas, que a su vez son auditadas por el Instituto Mundial de Normas Técnicas.

Así que si existiese un error, o desidia, o falta de capacidad técnica, la apretada va a venir de muy lejos y no es nada fácil salir de una lista negra del Instituto Mundial de Normas Técnicas.

Es evidente que lo dicho por el Gobernador Busti, nos está dando la pauta de que no están trabajando con normas técnicas ISO, y este hecho les va a traer muchos problemas, ya que en el término de menos de 5 años, las empresas exportadoras o que tengan algún proceso que pueda contaminar el medio ambiente, primero serán advertidas e intimadas a la instalación de las normas ISO, cosa que es cara, pero más que cara es complicada de instalar porque el personal se debe acostumbrar a trabajar de otra forma. Si en el término de un tiempo prudencial (en general 1 año para la instalación de una norma ISO es un tiempo prudencial, aunque un tanto ajustado), directamente se cierra la planta; y Kitchner podrá decir lo que quiera, pero son las Naciones Unidas lo que lo hacen.

Jorge Busti - Gobernador de la Provincia de Entre Ríos/Argentina

Así que la instalación de dos plantas de celulosa de nuestra parte del Río debe ser para nosotros un orgullo, aparte de los puestos de trabajos directos e indirectos que se van a crear. En el futuro próximo la zona del litoral será un polo de desarrollo muy importante.

Otro argumento en favor de Uruguay, para la instalación de las plantas de celulosa, es que nuestro orden institucional poco tiene que ver con el argentino; y los que toman decisiones de inversiones de este tipo ponen en la balanza todo, absolutamente todo.

Cosa buena sería que el Gobernador Busti, en lugar de hacer tanto ruido, comenzase a poner orden en su Provincia, y si en su momento hubiese tenido la suficiente inteligencia como para asesorarse bien le hubiesen dicho que antes de tratar de competir con Uruguay entrenase técnicos y pusiese las plantas de celulosa que ya tiene bajo normas internacionales.