Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 291 - Uruguay,  20 de junio del 2008   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

2012

2012

humor político

ha

 
Fernando Pintos

Reflexiones de un lunes negro sobre las Eliminatorias para Sudáfrica 2010
por Fernando Pintos

 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Escribo esto el lunes 16 de junio. Esta mañana, los uruguayos despertaron con pésimas noticias. Bueno, ya las habían conocido desde las últimas horas de la tarde del domingo 15. Este lunes, Uruguay amaneció ocupando la colocación siete en la tabla de posiciones de las Eliminatorias para Sudáfrica 2010.  Séptimo lugar en la tabla, con apenas cinco puntos de 15 disputados. ¿Acaso les disgustaría repasar brevemente esa tabla de posiciones? Veamos:

1º) Paraguay
13 puntos
2º) Argentina
10 puntos
3º) Colombia
9 puntos
4º) Brasil
8 puntos
5º) Venezuela
7 puntos
6º) Chile
7 puntos
7º) Uruguay
5 puntos
8º) Ecuador
4 puntos
9º) Perú
3 puntos
10º) Bolivia
1 punto

         ¿Qué significa todo esto? Pues un montón de dramáticas realidades. Significa, para empezar, que el único equipo sudamericano que está en una posición verdaderamente peor que Uruguay es Bolivia. Si esta semana Perú repite en el Centenario el campanazo de las Eliminatorias anteriores —cosa nada difícil de esperar— y si Ecuador, en calidad de local, derrota a Bolivia, Uruguay conseguirá un logro verdaderamente histórico: ocupar la novena posición en la tabla de posiciones de una Eliminatoria. ¡Todo un logro! ¿No les parece?

         Pero esa tabla de posiciones significa que, de haberse dado la lógica y haber ganado Uruguay como local frente a Chile y Venezuela, ocuparía ahora la tercera posición, con nueve puntos al igual que Colombia pero mejor diferencia de goles (por lo menos más 5 contra más 2). ¿Y quieren amargarse todavía un poquito más de lo que ya deben estar? Pues entonces vean esto: aún ocupando la séptima casilla, Uruguay tiene mejor saldo de goles que Colombia (tercer lugar y más 2), Venezuela (quinto lugar y cero), y Chile (sexto lugar y menos 1)… Bueno, en realidad, estos inocentes datos estadísticos podrían, más que frustración y rabia, proporcionar un cierto consuelo… ¡Cuando menos tenemos mejor diferencia de goles que tres de los seis equipos que nos superan en la tabla de posiciones! ¡Aleluya! ¡Albricias! Ahora, ¿quieren un nuevo pequeño detalle que les conforte? Pues véase esto otro: en cuanto goles en contra —son seis los que nos anotaron—, tenemos a cinco equipos que han sido más goleados: Venezuela (7), Chile (7), Ecuador (13), Perú (9), Bolivia (15). Y un mini consuelo adicional: Brasil, que ocupa la posición cuatro, recibió apenas un par de goles menos que nosotros (4). ¡Lástima grande —más bien, enorme— que la tabla de posiciones nos tenga casi tocando fondo a estas alturas!

         Pero no todo el consuelo se agota con lo antes dicho. Volvamos a mirar con atención esa tabla fatídica que está a un paso de ver como aterrizamos en el mismo fondo del precipicio. Obsérvese, por ejemplo, que Uruguay, con los nueve goles convertidos en estos primeros cinco partidos. Empata la segunda posición de goleo con Argentina (el primer lugar es de Paraguay, con 11 anotaciones). En cuanto al resto, estas son las cifras: Colombia (4), Brasil (8), Venezuela (7), Chile (6), Ecuador (7), Perú (3), Bolivia (3). Esto equivale a decir que Uruguay convirtió más goles (9) que sus dos próximos rivales juntos: Perú (3) y Colombia (4). Detalle que, visto el desastre que es el combinado uruguayo, al influjo de Tabárez y con el genial aporte del inevitable Carini, no reviste mayor importancia. Es bastante probable que mañana (recuerden que escribo esto el lunes) Uruguay pierda contra Perú en el Centenario. Como podrá apreciarse a la luz de todo lo indicado, en determinadas ocasiones los datos estadísticos pueden resultar engañosos en grado sumo. Como en este caso, por supuesto.

         Cabe preguntar cuántos de los seis goles recibidos por Uruguay hasta el momento son exclusiva culpa de Carini y de la tozudez de Tabárez para mantenerlo como arquero titular contra viento y marea. Y en base a lo anterior, habría que sacar la cuenta de cuántos puntos le ha hecho perder a Uruguay, hasta el momento, la presencia tétrica y onerosa de esta dupla maldita. Ya sabemos que fue culpa exclusiva de Carini haber resignado cuatro puntos, en el Centenario, frente a Chile y Venezuela. Y cuando menos otros dos frente a Brasil… También nos damos perfecta cuenta de que, ya con esos seis puntos de menos, deberíamos comenzar a despedirnos del Mundial de Sudáfrica 2010. Porque, aunque se diera un milagro y mañana Uruguay le ganara a Perú en el Centenario, apenas llegaríamos a 8 puntos. La misma puntuación que tiene Brasil en este preciso momento (lunes 16 de junio). Pero todos los que están por encima de Uruguay mientras esto escribo, también van a jugar, y pueden acumular más puntos de los que tienen en este preciso momento. Debería ganar Uruguay y al mismo tiempo perder Brasil, así como empatar Venezuela con Chile, para que ¡como por arte de magia!, pasáramos a ocupar la cuarta posición, con ocho puntos y mejor saldo de goleo que los brasileños. Sin embargo, tan optimistas especulaciones se me antojan ahora sueños de opio… Tamañas fantasías se podrán hacer realidad en lugares al estilo Disneylandia, mas de ninguna manera en las Eliminatorias Sudamericanas para un Campeonato Mundial de Fútbol.

         Ingratos. Para decir verdad, me ofende y molesta, profundamente, que tanto los venezolanos, como los chilenos, los brasileños, los turcos y muchos otros combinados nacionales del mundo entero no hayan manifestado, hasta el momento, su más profunda gratitud al señor Fabián Carini, quien tantas alegrías les ha proporcionado. Me parece perfecto que los uruguayos detestemos a Carini con alma y vida, después de todas las desgracias, amarguras y sinsabores que con tanta generosidad nos ha hecho vivir toda vez que se ha puesto a tambalear bajo los tres caños del arco uruguayo… Pero lo que sí resulta de todo punto inaceptable es ese frío mutismo con el cual los entrenadores y jugadores de las otras selecciones del mundo pretenden ignorar los notables méritos de Fabián Carini. ¡Sigan así, negándole el aplauso que merece! Pero no pretendan a negar ahora que, toda vez que previo a un partido contra Uruguay se enteran que Carini estará en el arco, (todos, sin excepción) festejan con pitos y matracas mientras descorchan el champán… ¡Ah, vivillos!

         Injusto olvido. Otro personaje que merece justos reconocimientos y emocionados homenajes por parte de cualquier seleccionado, club de primera división o equipito de barrio que pudiesen enfrentar a la selección uruguaya es «el maestro» (con docentes como ése, uno se explica que el analfabetismo crezca en progresión geométrica) Óscar Tabárez. Y como tales injusticias me duelen en el alma, me apresuro a sugerirles (a las otras selecciones, a los clubes importantes y también a equipitos de barrio) el texto para un pergamino con el cual no sólo podrían, sino que deberían honrarlo y hasta exaltarlo. Y claro, no me vengan a decir que hice el burdo plagio de una frase de Winston Churchill, porque, después de todo, la que propondré suena bastante bien. Pues la frase diría así: «En la historia de las Eliminatorias, nunca tantos debieron tanto a tan pocos (mediocres)»… Claro, como ustedes adivinarán, Carini, Casal y Corbo (casi todas las maldiciones del fútbol uruguayo parecerían comenzar con la letra C) estarían incluidos en el mensaje.

         Y la culpa la tuvo… Ya sabían los uruguayos que algo extraño había conspirado para que nuestra maravillosa Selección hiciera un nuevo papelón frente a los venezolanos, en el Centenario, el sábado recién pasado. Leyendo las declaraciones de todos esos futbolistas que dieron ejemplo de coraje, determinación, buen juego y amor por la camiseta, nos hemos enterado de que el gran villano que hipotecó casi todas nuestra posibilidades de llegar a Sudáfrica 2010 ha sido… (Música de fondo, por favor): ¡el desdichado piso del Estado Centenario! Salió en todos los diarios y estuvo en boca de casi todos los jugadores. ¡El estado de la cancha fue el culpable del nuevo bochorno a manos de la vinotinto! Paralelamente, es de lamentar que el desastroso estado de esa misma cancha no haya conspirado de igual manera contra los venezolanos. ¡Nada de eso! (¡suelo perverso! ¡Suelo antipatriótico!)… Como no podía ser de otra manera, las víctimas de tan solapada conspiración perpetrada por ese césped apátrida han sido, por enésima vez, ¡los jugadores uruguayos! Mire usted lo que son las cosas…

         Similitudes. ¿Acaso alguien sabrá en qué se diferencian los dos arqueros inamovibles que ha tenido la selección de Uruguay en los últimos veinte años, es decir: Dante Siboldi y Fabián Carini? Es muy sencillo. Se diferencian en que, mientras Siboldi tenía el pecho de goma, Carini tiene las manos del mismo flojo, esponjoso y altamente rebotable material.

         Ecos de la prensa argentina. Según la edición digital de «El País» correspondiente a este lunes 16 de junio, podemos enterarnos de las reacciones de la prensa argentina. ¡Y qué bueno lo que tituló «Olé», para que estos imbéciles de la AUF y del cuerpo técnico de la Selección vean que no engañan a nadie: «A Uruguay le salió Carini»… ¡Más claro, echarle agua! (Por supuesto, Casal, Corbo, Tabárez, Carini & Cía. le van a echar agua, aunque extraída directo de una letrina). Pero leamos las festivas informaciones de «El País»:

       «…Con el título "Le salió Carini", el diario deportivo Olé de Argentina definió el duelo entre Uruguay y Venezuela. "Lucha contra sí mismo, lucha contra sus limitaciones, lucha contra su gente y lucha porque querer no es poder. Uruguay vive en estado de alerta y movilización: está más para la protesta y el piquete que para el fútbol que supo mostrar en otras décadas. Y por eso tiene que revisar su historia", apuntó el comentario de Olé sobre la celeste. "Chocó con las limitaciones propias de los nervios de algunos jugadores y la falta de aptitud de otros en posiciones no comunes", agregó Olé.
"Uruguay fue pura decepción ante Venezuela", tituló Clarín tras el empate de los celestes con la vinotinto. "El fantasma de las pasadas Eliminatorias, cuando los venezolanos vapulearon a la Celeste como visitante (3-0 con baile), todavía está presente en el recuerdo de los hinchas charrúas. Y los de César Farías supieron sacarle el jugo a la situación. No se pusieron nerviosos cuando estuvieron en desventaja y, ya con la igualdad, manejaron la pelota en el mediocampo. Pudieron ganarlo, pero también perderlo en un final emocionante", apuntó Clarín en su comentario.
"Frío en la ciudad, frío en las tribunas, frío en la cancha... El único calor de la tarde en el histórico estadio Centenario estuvo en la cabeza de los hinchas celestes por la decepción del empate 1-1 ante Venezuela", escribió La Nación en su comentario. "La peor versión de Uruguay", tituló el matutino…»..
Qué lindo todo eso, ¿verdad? Ahora bien, permítaseme sugerirle a «Olé» una sustancial mejora para su ingenioso titular: «A Uruguay le salió Carini, porque tiene un arquero Baratieri»…

         Carini, sí… ¡Pero bien dura!  Este tipo hace honor al nombre en cierto sentido. Porque, a decir verdad, tiene la carini (antes bien, la carucha) más dura que el granito. Si no quieren creerlo, pueden revisar la edición digital de «El País», de este mismo lunes, donde se publica una entrevista de Silvia Pérez a este tenebroso personaje. Veamos qué se dice en la parte principal del texto:

       «—¿Cómo se levantó ayer?

—Bien, como siempre. Tranquilo porque lo que pasó es algo que puede pasar. Empatar partidos, que te lleguen poco... Estoy tranquilo porque siempre trabajo para lo mejor, a veces sale y a veces no.
—¿Se siente responsable?
—No, para nada. Este es un juego colectivo, lamentablemente nos llegaron una vez y nos convirtieron. Asumo mi responsabilidad pero no me siento culpable por el empate.
—¿Se equivocó en el gol?
—No, no lo creo.
—¿Había otra cosa que hacer con esa pelota?
—Siempre hay otras cosas para hacer y para mejorar, en todo sentido. Tanto en el tema del arquero, como en la defensa, mediocampo o los delanteros. En el gol creo que hice lo que correspondía. Traté de hacer lo que en ese momento me parecía lo más correcto, lamentablemente no salió del todo bien. No siento que haya sido un error tan grave como el de Brasil…».

         Reflexión: apenas llegaron una vez, por exclusiva culpa de él hicieron el gol, y gracias a ello le arrebataron dos puntos a Uruguay en el Centenario… ¿Y no se siente culpable? ¡Qué caradura!

         En Guatemala. La edición dominical del matutino «Prensa Libre», de la Ciudad de Guatemala, publicó en un breve recuadro (página 74) la información sobre el fiasco de la selección uruguaya frente a Venezuela, con información de la agencia Associated Press. El texto, breve pero muy directo y atinado, expresa:

         «… El equipo uruguayo se fue “triste” y con “sabor a derrota” tras su empate 1-1 ayer como local frente a Venezuela por la quinta fecha de las eliminatorias mundialistas. El defensa celeste Diego Godín dijo: “nos vamos con una sensación de derrota, después que el equipo hizo todo lo que pudo para ganar”. Uruguay  había estado en ventaja desde los 11 minutos con un gol de Diego Lugano, pro Ronald Vargas empató para Venezuela a los 65 tras aprovechar un tiro mal despejado por el arquero Fabián Carini…».

         Uno que canta la justa. Quiero referirme a una nota de Jorge Savia en «El País» (16/6/2008), titulada «¿Cuál fue el mayor problema de Uruguay con Venezuela», donde contestaron un mismo cuestionario de cinco preguntas los siguientes personajes del fútbol uruguayo: Jorge Seré, Juan Martín Mujica, Sánchez Padilla, Luis Garisto, Carlos Aguilera, Fernando Barboza, Vito Atijas, Morgan Martínez, Waldemar Victorino y Fernando Sobral. Algunos de ellos, justificando el desastre del sábado anterior. Pero me quedo con la declaración perfecta, la justa, que ha correspondido a Sánchez Padilla:

         «…La cancha fue igual para los dos; "Nacho" González dijo que la pelota les pegaba en las rodillas y yo pregunto: ¿a los venezolanos, no les pegaba? El técnico le erró en la ubicación de un jugador fundamental como Forlán. A la hinchada, ¡hay que calentarla con goles!; porque la selección, como tal, ¡no tiene, nunca tuvo, hinchas propios! Hay que calentarlos con entrega, con ganas, dejando todo. Y, en cuanto al rival, fue el mismo discreto de siempre: ¡Atacó una vez y media y nos hizo un gol! ¡Por Dios! ¡Por favor! ¡Basta ya! ¡Los jugadores que vayan a llorar al cuartito!…».

         Para terminar, ¡buena noticia!  Esta es para mis correligionarios, los bolsilludos de Uruguay, de América y del mundo. ¡Alegrémonos todos, muchachos! ¡Y comencemos desde ya a festejar! Es intención de Casal que Fabián Carini culmine su «exitosa» y «brillante» carrera —lo cual sucederá en breve,— bajo los tres caños del Club Atlético Peñarol. Gracias, Casal. Por una vez te vas a portar. Mejor regalo no nos podías dar a los bolsilludos de corazón. ¡Gracias mil!

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis