Miembro de
     
Año III - Nº 178
Uruguay, 21 de abril del 2006
Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

 

 

 
¿Quién gobierna en Argentina?
Marcos Cantera Carlomagno
 

La distancia da perspectiva, se dice. Y debe ser así, pues a 13.000 kilómetros de distancia, desde la lejana Suecia, algunas cosas se ven más claras. Pensaba en esto cuando pensaba en el culebronesco conflicto con Argentina. Creo que, más allá de la complicada red de motivaciones formales sobre si se respetaron los acuerdos firmados o no, más allá de la intricada telaraña de intereses políticos nacionales y regionales, más allá de lo que dijo fulano y le respondió mengano, hay algo decisivo, algo condicionante, algo que ha posibilitado este conflicto, algo que lo ha alimentado, que lo mantiene saludable y que impide su superación. Me refiero al problema de la gobernabilidad argentina.

¿Quién gobierna en Argentina? Cuando estaba Perón, gobernaba Perón. Cuando estaban los militares, gobernaban los militares. Pero cuando está Kirchner, ¿quién gobierna? A pesar de lo que creen muchos, Kirchner no gobierna. A pesar de lo que piensan otros, tampoco gobierna Cristina. A pesar de lo que suponen ellos mismos, no son los Fernández quienes gobiernan. En Argentina, y de eso estoy convencido, gobierna todo aquel que quiere gobernar y tiene la fuerza y la convicción necesaria para hacerlo.

Buena parte de esa actividad gubernamental la tienen los piqueteros. Los piqueteros cortan y abren las rutas si así lo consideran útil, y ni Kirchner ni los Fernández toman medidas en contra de ello. Los piqueteros hacen y deshacen a gusto y piacere. Igual toman por asalto una comisaría bonaerense (y terminan siendo subsecretarios de Estado como D' Elía) que matan a un oficial e hieren a otros quince, amén de dejar 130 agujeros de bala en la fachada de la comisaría santacruceña. Igual cortan las rutas nacionales que ocupan y desvalijan comercios e industrias a lo ancho y largo del territorio nacional.

Kirchner ha convertido la Casa Rosada en una barricada desde la cual insta a todo tipo de acciones ilegales. Luego, cuando lo inconstitucional se ha hecho realidad, el Presidente lamenta lo sucedido pero asegura que no reprimirá. Por eso, convencidos por esta agitación presidencial, y de esa impunidad, un grupo de funcionarios intentó ocupar la Casa Rosada y montar una carpa en su interior. Descubrieron que allí estaba el límite de lo posible.

Desde hace meses, un grupo de piqueteros corta los puentes internacionales sobre el río Uruguay. Fueron alentados y apoyados por el gobernador de la provincia y por el presidente de la República. Ambos lamentan hoy que los puentes estén cortados, pero ninguno de ellos mueve un dedo para que esa situación llegue a su fin. Hace unos días, un comerciante de la zona se encargó de desalojar a los piqueteros de uno de los puentes y de liberar la ruta. La política exterior argentina se lleva adelante por medio de comunicados oficiales y acciones ilegales. Lo que no pudo el presidente de la Nación ni el gobernador de la provincia de Entre Ríos ni el Canciller, lo logró el propietario de una estación de servicio.

Por eso mismo, escribía hace unos renglones, en Argentina gobierna todo aquel que quiera gobernar y tenga la fuerza y la convicción necesaria para hacerlo. En esas condiciones, si las autoridades uruguayas creen que lograrán algo negociando con las autoridades argentinas, están equivocadas. Argentina no será el lejano Oeste, ni tendrá ya tantas vacas. Pero aún le quedan unos cuantos cow boys, con ganas de imponer su propia ley a fuerza de balazos y piñazos...

http://www.uruguayinforme.com/news/21042006/cantera.xml
 
 
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No- 9739, dec 694/974 art. 1 inc A