Miembro de
     
Año III - Nº 178
Uruguay, 21 de abril del 2006
Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

 

 

 

Recordando hoy a Castelao 18/04/1943
Por Jorge Muiño

Queridos Galegos y Galegas
Queridos uruguayos y uruguayos que están en el exterior

Conocer nuestra historia (Galicia y Uruguay) nos ayuda a poder crecer y poder proyectarnos a nuestro futuro colectivo, los pueblos de Uruguay y Galicia siempre han permanecido íntimamente ligados.

Un día como hoy, 18 de abril, pero de 1943, 63 años atrás, hablaba una de las más cálidas personas, esa persona era Alfonso Castelao, y hablaba para unas cincuenta mil personas que se habían congregado en el Estadio Centenario de Montevideo, para conmemorar el 12º aniversario de la proclamación de la República Española.-

Me parece que es oportuno repasar algunos fragmentos de esa alocución y compartir con todos vosotros un pensamiento que sigue hoy vigente, y seguirá vigente por siempre.

"Demócratas":

"Pesa sobre nuestro dolor de expatriados una cruz que alarga sus brazos a los cuatro vientos para sentir y abarcar todo el dolor del mundo, y nuestra esperanza se vuelca en la esperanza de los pueblos que luchan por la libertad".-
(...)
"La inmensa mayoría de los españoles tal vez no tenga idea de lo que es la España oficial; pero, en cambio, tiene imágenes entrañables de la patria, capaces de engendrar sentimientos poderosos, y para ellos España se reduce a la tierra en donde han nacido; es decir a su nación. Y digo "nación" empleando el mismo lenguaje de los escritores clásicos castellanos, que han hablado siempre de "naciones" cuando se referían a los diferentes pueblos de nuestra península, es decir, a las Españas".

"Pero sobre los recios y variados caracteres españoles, que surgen por imperativo de la historia y de la geografía, hay en España muchos hombres que viven en perpetuo milagro de levitación, sin tocar pueblo ni tierra, y que al abrazar la política pretenden reducir la vida española a fórmulas metafísicas. Estos españoles, sí, tienen idea terminante de lo que es España como Estado unitario o como unidad nacional obligatoria; pero para ellos la imagen de España se reduce a un mapa dividido en cincuenta provincias, teñidas de diferentes colores."
(...)

"... España no es una entelequia jurídica, sino realidad tangible; que no es un vacío abstracto, sino función de concretos. Castilla, más Cataluña, más Euzkadi, más Galicia".

"Y si estos españoles se titular republicanos, entonces es preciso recordarles que el republicanismo español ha nacido federal; que tiene la obligación de luchar contra el cesarismo unitario y centralista, importado en España por déspotas extranjeros, de los cuales sólo Franco merece ser representante; y que las instituciones republicanas habrán de ser verdaderamente españolas cuando sobre la cabeza de nuestros legisladores descienda el espíritu de don Francisco Pi y Margall.-

(...)

"... afirmo que sólo un entrar del hombre en el paisaje y de la tierra en el hombre se forjan los atributos morales de una nacionalidad. Y por eso vengo a este acto republicano y españolísimo, como diputado de Galicia e intérprete del sentir y pensar de la inmensa mayoría de gallegos, para proclamar que somos españoles por que somos gallegos, pues si no fuésemos gallegos no seríamos nada. Galicia tiene una personalidad intransferible, que se revela en su morfología social y económica, en su derecho consuetudinario y , por ende, democrático, en su lengua, en su cultura y, también, en su voluntad de existir, manifestada a través de muchos siglos y últimamente en el plebiscito autonomista del día 28 de junio de 1936 y en un segundo plebiscito: el plebiscito trágico de muchos, muchos miles de mártires. Y los gallegos no seríamos leales con nosotros mismos si para proclamarnos españoles y republicanos olvidáramos el hecho diferencial de nuestra Tierra".

"Despreciar la variedad nacional española equivale a despreciar el auténtico ser de España, porque allí la variedad es tan natural, tan rica, tan admirable, que de pueblo a pueblo hasta el pan varía de forma, de sustancia y de sabor, y como el pan varía la carne y el espíritu de los hombres. No es cierto, no, que España sea única e indivisible, y de ahí provienen los peligros de desintegración cuando el Poder se concentra en una Provincia, en una ciudad o en un hombre. El separatismo en España es consecuencia de la política absorbente, uniformista, totalitaria. ¿Qué acaso no es lícito que yo me sienta separatista de Franco? Ah, si yo pudiera en estos momentos separar a Galicia de España totalitaria lo haría sin vacilar, aunque más no fuese que para decirles a los españoles expatriados: Aquí tenéis una España en donde se puede vivir en libertad. Pero de una República legalmente constituida por la voluntad del pueblo y asentada sobre las realidades españolas jamás podríamos sentirnos separatistas. Y para defender esa República no hay ni puede haber diferencias entre los españoles auténticamente republicanos".-

"El centralismo es lo que convierte al Estado español en la "piel de zapa" de que nos habló don Manuel Azaña o en la "caña hueca" de que nos hablara don Joaquín Costa, porque sólo en una España surgida de los fondos primitivos y unida bajo el signo de la libertad se puede establecer una convivencia inquebrantable, una paz permanente. Sólo con un sentido entrañable de la variedad se engrandece la idea republicana de España, porque lo "español" verdadero no es patrimonio exclusivo de un organismo susceptible de descomposición, por no decir ya mutilado. ¿Queréis un ejemplo? Ahí va uno entre mil que podría citar. En plena guerra separatista de 1640, provocada por la política absorbente del Conde Duque de Olivares, el Portugal restaurado protestó de que Felipe IV se titulase rey de España, porque ya no era rey de Portugal, y "Portugal una porción importantísima de España". Ved aquí en este hecho, revelada y ala pequeñez del hispanismo que proponen los centralistas, incluso al proyectarlo sobre los pueblos americanos de nuestro origen, cuando lo reducen no sólo a la ficción de una raza o de una religión sino, incluso, de una lengua. ¿Es que el Brasil no es un pueblo hispano por el hecho de no hablar en la lengua de Castilla? ¡Cuidado! Porque para ser hijo de las entrañas de Hispania le basta con hablar portugués, como le bastaría con hablar catalán, vasco o gallego. Y ya que he tocado a eso que se llama la "hispanidad" será bueno advertir que en las costuras de la camisa de Isabel, que Franco pretende enarbolar sobre América, no viene, no , el alma de España: vienen, en cambio, escondidos y agazapados, nuevos piojos godos de una terrible virulencia."

"Se me acabaron los diez minutos. Y qué gusto da hablar en esta tierra, bajo la protección de Batlle y Ordóñez, que no ha muerto ni morirá jamás.-

(Verbas ditas pol-o diputado galego Alfonso R. Castelao no Stadium Centneraio de Montevideo o 18 de Abril de 1943. Bós Aires, Iramndade Galega, 1943), Libro Castelao y Uruguay Etapas de una Relación Entrañable.- Carlos Zubillaga

Espero amigos que lo disfruten.

 
 
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No- 9739, dec 694/974 art. 1 inc A