Año III - Nº 153 - Uruguay, 21 de octubre del 2005

 
Menú de Navegación

Aprovechamiento
inteligente
de la biomasa

* Alvaro Kröger


La ciudad de Tirano está en el punto más estrecho de la Valtellina, en territorio montañoso sobre la confluencia del torrente Poschiavino y el río Adda en la provincia de Sondrio, cerca de la frontera con Suiza.

Esta ciudad esta a 25 Km. de la capital provincial (Sondrio), y está habitada por 19044 habitantes, a una cota de 441 mts sobre el nivel del mar.

Sus productos principales son los conocidísimos quesos de la zona, salame, miel y los vinos Baruffini y Roncaiola, que según Leonardo da Vinci, son muy "potentes". El turismo es un producto muy cuidado y que le proporciona a la ciudad ingentes ingresos.

La zona estuvo habitada desde la prehistoria y prueba de ellos son los magníficos dibujos rupestres que son muy comunes en las cercanías a Tirano.

En época romana se construyó allí un campamento y como es habitual, éste terminó siendo una pequeña población de montaña. Sin embargo el esplendor de Tirano llegó con los duques de Milano, en especial con Ludovico "El Moro". El duque milanés, con su habitual visión táctico-estratégica, vio en esa pequeña ciudad un enclave ideal para tener les espaldas aseguradas en caso de ataques por la retaguardia, la fortificó y embelleció dotándola del poderoso castillo de Santa María, popularmente conocido como "Il Castellaccio".

Esta idílica y pequeña ciudad de montaña italiana nos ha dado el ejemplo más acabado del aprovechamiento inteligente de la biomasa como fuente de energía alternativa, renovable, limpia y económica.

En efecto, las autoridades municipales de Tirano, frente al dilema de la contaminación atmosférica que sufren las ciudades cercanas y sus ingresos por turismo, optó por el camino del aprovechamiento integral e inteligente de la abundante biomasa de sus alrededores.

El ambicioso proyecto de la eliminación de los combustibles fósiles para la producción de energía eléctrica y agua caliente para calefacción y uso humano, comenzó hace 5 años atrás con la instalación de una central térmica totalmente alimentada con chips de madera.

El suministro de la biomasa es de los desmontes de las zonas cercanas a la ciudad, las podas de los árboles y de los montes plantados en su momento en terrenos en barbecho.

Estos terrenos, 5 años atrás, representaban más del 50% de las tierras cultivables y en este momento son la principal fuente de abastecimiento de la central térmica.

Se lograron aprovechar todos esos terrenos ya que sus propietarios vieron que su producción tenía un firme comprador y la municipalidad de Tirano se comprometió en su momento a la compra de toda la biomasa producida. Por ello es que no solamente se utiliza el maderamen de los árboles sino también su ramaje. Actualmente el equilibrio entre biomasa utilizada por la central térmica y la producción de la zona está en el límite, por lo que es necesario, algunas veces en invierno tener que traer chips de otras zonas.

Las autoridades municipales han emprendido una agresiva campaña para aumentar las áreas forestadas cercanas a la ciudad, no en detrimento de las áreas dedicadas a otros cultivos, sino en la recuperación de áreas que se consideraban infértiles o demasiado empinadas para cultivos en terraza.

La central térmica consume biomasa exclusivamente y sus generadores de vapor accionas turbinas de 3 etapas, siendo la descarga de la tercera etapa la que suministra agua caliente.

Lo interesante de esta experiencia que los lombardos han hecho es que, si bien la emisión de CO2 no es 0, sino un 10% de la emisión de una central térmica alimentada con combustibles fósiles han logrado que la contaminación atmosférica sea muy baja, totalmente controlable.

Además, gracias a esta utilización de la biomasa, la municipalidad de Tirano obtiene "bonos de carbono", que es el premio que instituyó el Protocolo de Kyoto para quienes disminuyan la emisión de gases contaminantes y que se usan como moneda corriente en las compras de materiales que realiza el municipio. De esta forma el desembolso de efectivo es menor y por lo tanto los materiales más baratos; hecho por el cual tanto la energía eléctrica como el agua caliente son más baratas que lo normal.

Otro efecto secundario es que se ha activado el mercado interno de la ciudad al tener mayores puestos de trabajo lo que a su vez implica mayor movimiento monetario, mejores sueldos y emigración negativa; por el contrario tienen inmigración de ciudades vecinas, al existir fuentes de trabajo estables y bien remuneradas.

Gracias a esta iniciativa de la municipalidad la ciudad creció un 30% en los últimos 5 años, lo que llevó a un aumento de la construcción de viviendas y todo lo que implica el asentamiento de unas 5000 personas en tan poco tiempo.

Es bueno ver, estudiar y evaluar las iniciativas de este tipo. En los próximos dos o tres años vamos a tener grandes cantidades de biomasa disponible en el litoral de nuestro país. Bueno sería que las autoridades municipales de los departamentos directamente afectados estudiaran este tipo de iniciativas con la mente abierta y no con prejuicios.

¿O es que vamos a seguir quemando a cielo abierto los deshechos de los desmontes? Si así lo hiciésemos no vamos a obtener los "bonos de carbono"; ahora si nos ponemos en campaña para el aprovechamiento inteligente de la biomasa y comenzamos a utilizar la experiencia lombarda, sí podemos obtener los dichosos "bonos", que incluso se pueden utilizar como pago para la deuda externa ya que son considerados moneda de curso legal. Si una ciudad de montaña, con todos los problemas que ello implica para el trabajo de desmonte y transporte de la biomasa lo ha podido hacer, no veo porque para nosotros sería imposible: no tenemos empinadas y peligrosas carreteras, no tenemos inviernos con nieve ni hielo..... entonces?

Es responsabilidad nuestra si perdemos oportunidades de aprovechar la experiencia de una ciudad de gente inteligente y que ha tenido la valentía intelectual de probar que existen energías de otro tipo, no contaminantes, renovables, baratas que no están fuera del alcance de alguien.

Si los lombardos lo han podido hacer, nosotros también; aunque los lombardos sean de ascendencia vikinga.