Miembro de apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
logo
Año V Nro. 274 - Uruguay, 22 de febrero del 2008   
 

historia paralela

2012

humor político

ha

 

apdu

 
Javier García

La confesión de Astori
por Javier García

 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

          Si para vencer en política se vuelve necesario ensuciar el nombre y el honor del adversario, entonces este oficio no vale más la pena.

          Como la política es cuestión de muchos, no se puede generalizar y decir que el enchastre sea una táctica extendida, ni creemos que llegue nunca a serlo. No obstante en el pasado esa fue la herramienta que desde el Frente Amplio se usó para tratar de imponerse, como se lo señalamos al ministro Astori en la interpelación del martes.

          En el llamado a sala que el diputado Gandini le hiciera al ministro de Economía, éste reconoció que el Frente Amplio en el pasado atacó el honor de las personas con esos fines y realizó, en lo que significa la primera vez que se hace desde esas filas, una autocrítica partidaria por haber recurrido a ello. Nunca es tarde para confesarlo, pero el daño, muchas veces irreparable, está hecho. ¿Quién se hace cargo de la angustia de un niño al que le toman el pelo en la escuela o de un joven insultado en la universidad por culpa de la infamia? ¿Quién repara ahora el dolor de una hija o un hijo al que le preguntan si es verdad lo que dicen sobre su padre o sobre su madre, cuando se conoce que se lo hace por razones políticas?

          El ministro descubrió la necesidad de respetar a las personas, cuando le tocó a él y a su sector. Mientras eran de otros partidos, este no era un "valor".

          Astori, en su defensa de Bengoa, dijo que estaba en juego el honor de personas y familias. Nada tiene que ver la familia de éste, agregamos nosotros, ni sus hijos con lo que hizo o dejó de hacer, pero el garrón se lo llevan.

          Los hijos no eligen la profesión de sus padres y por ello quienes lo somos debemos cuidar que nuestra actividad no los lesione. La vida política es muy dura, pero más dura que para nadie es para la familia del político. La vida pública determina que los actos de éstos sean mirados con ojos diferentes al común de los mortales. No es que haya éticas diferentes, sino que las responsabilidades son distintas.

          Como toda profesión, la política obliga a superarse y a superar a otros, pero no a cualquier precio. El reconocimiento de Astori el pasado martes en el sentido que el FA recurrió a enchastrar el honor y el nombre de personas y familias como herramienta política es muy grave y ya no podrá reparar muchas injusticias.

          El buen nombre de las personas y su honor valen lo mismo, independientemente de lo que voten. No está en el color de la hoja de votación ser mejor ni peor, cosa que la izquierda creyó y proclamó.

          Astori y el Frente Amplio debieron aprender, tomando medicinas que son amargas, que no hay una línea divisoria que hace de todos los frentistas buenos y honrados y el resto malos y corruptos. No sólo en la política sino en toda de la sociedad hay una frontera que la atraviesa que deja de un lado a la inmensa mayoría, donde hay de todos los colores y que actúan con honradez y del otro lado unos pocos, también de todos los colores, que lo hacen de otra forma.

          El próximo 15 de marzo recordaremos los veinte años de la muerte de Wilson Ferreira Aldunate. De él aprendimos mucho y entre otras cosas que la vida política es lucha de ideas pero no de personas. Si para hacer prevalecer unas hay que destruir a individuos, hay que tomar su nombre y su honor y lastimar sus familias, esas ideas no valen la pena. No sólo ellas no valen nada, sino quien las proclama tampoco.

          Esperemos que el Frente haya aprendido que la miseria en política hace miserable al que la usa.

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis