Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 261
Uruguay,  23 de noviembre del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

Buscar en el WWW Buscar en Informe Uruguay

1

ha

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
bruja

La situación de la D.G.I. en el interior y por sobre todo en Maldonado

por María Mónica Montini
 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

            Decían en los albores de la Reforma Tributaria, entre fines de julio y principios de agosto del año que se está terminando: “La Dirección General Impositiva está pronta, puede implementar la Reforma Tributaria, atender a todos los contribuyentes y evacuar todas las consultas”.

            A pesar de todos los empleados que fueron tomados y poco entrenados para esa tarea, se demostró que las afirmaciones no eran ciertas. El gremio de los empleados de D.G.I. valientemente denunció la situación Esto les valió el enojo del actual Director de Rentas, Cr. Hernández.

            Al poco tiempo, el mismo Director de Rentas,  obligado por las circunstancias debió reconocer lo que era obvio. La oficina recaudadora no estaba preparada, no podía atender todas las situaciones. Alcanzaba ir a hacer una consulta para descubrir que los empleados no tenían la más pálida idea de cual era la contestación correcta. SI no estaban dentro de las famosas “500 preguntas” que les habían dado para que se  aprendieran de memoria. Y la mayoría de las preguntas no lo estaban. Nadie se tomó la molestia de analizar las diferentes millones de casuísticas diferentes que podían darse.

            Hoy por hoy, gracias al esfuerzo de los funcionarios, y al estresante año que los profesionales, contadores, abogados, escribanos, y de todos  quienes se dedican a asesorar empresas en la materia, han desarrollado, casi, casi la situación está medianamente encaminada. No controlada, por cierto. Falta mucho camino por recorrer para eso.

            Pero la Dirección se olvida de una Oficina muy especial que ellos tienen, donde las situaciones son por demás especiales: MALDONADO.

            Allí donde proporcionalmente el trabajo aumentó lo mismo, o tal vez más debido al especial manejo (correcto y legal) del comercio, no fueron aumentados los empleados. Así asistimos a que a punto de empezar la zafra veraniega, con las ya amenazas de la barrida que los inspectores se aprestan a realizar en el lugar. Los empleados de la oficina no pueden más. Más trabajo, los funcionarios que pudieron se jubilaron, y no han entrado nuevos, o sea más trabajo y menos manos para realizarlo. Los becarios ingresados únicamente para las consultas de la Reforma, ya deben retirarse. ¿Cómo va a lograrse en esa oficina atender las demandas que se incrementarán en los meses que se avecinan, como leche hervida? Pues para poder estar en tiempo y forma con todos los trámites realizados cuando lleguen los inspectores, hay que concurrir a la oficina local a realizar los trámites.

            Esto es un problema que vivimos en todas las oficinas del interior de la República, a pesar que las mismas están en línea informática con la central. Así el B.P.S. puede realizar cualquier trámite en cualquier lugar del país, pues los funcionarios tienen accedo a las computadoras.

            Sin embargo en la Dirección General Impositiva, reina la más cruel burocracia. Los trámite pueden realizarse, únicamente en la oficina donde figura el domicilio constituido, esto no estaría mal si las oficinas del interior del país estuvieran habilitadas para realizar los trámites, pero no es así. Cada trámite que uno va a realizar debe ser enviado por expediente a Montevideo, la vuelta de ese expediente puede demorar lo mínimo un año. Por lo que si un contribuyente se equivocó en un pago y debe pedir la corrección del mismo, o pago multas y recargos fuera de fecha o por medio de un convenio, o por esas cosas del destino, simplemente pidió un convenio. Los funcionarios deben enviar toda la documentación chequeada, controlada con dos fotocopias mediante expediente a la Dirección del Interior, allí lo derivan a las oficinas correspondientes de Montevideo. Así deambulan los expedientes de oficina en oficina. Un trámite común que en Montevideo tarda una semana como mucho, en el interior lo hemos visto demorar un año, o más. Incluso luego de tal demora el expediente vuelve por la falta de una fotocopia,  o un sello  y allí habrá que esperar otro año a que vuelva con la contestación.

            No tienen los empleados de la oficina, aun viendo los documentos correctamente, potestad para realizar las mínimas correcciones, las cuales en cualquier mostrador de las oficinas de Montevideo, las realiza el empleado que atiende. Esos miles de expedientes que demorar un año en realizarse, luego van a dar a la oficina de Montevideo donde un funcionario, el mismo que lo realiza cuando alguien va a hacerlo en Montevideo, realiza el trámite. Pero debe ser por expediente, y devolverlo por expediente, así es que pasan los meses sin contestación.

            Esta situación se da en todo el interior.  

            Pero hoy el tema mas acuciante de nuestro análisis, es lo que ocurre ya hoy,  en las oficinas de Maldonado, donde los funcionarios con la mejor buena voluntad, y poniendo todo de sí, se esfuerzan al máximo para poder cumplir. PERO NO DAN ABASTO. Imaginémoslo, lo que ocurrirá el mes que viene que comienza la zafra del verano donde miles de empresas deben inscribirse para comenzar a funcionar. Poner al día su documentación, tramitar certificados, y descubren por ejemplo una inhabilitación por haber realizado una corrección en un pago correctamente, pero esa corrección no fue ingresada al sistema pues las oficinas del interior, y Maldonado igual, no tienen accedo a hacerlo, por ello debe realizarse todo el espeluznante proceso del expediente, para el cual además existe una única funcionaria habilitada a realizarlo, pero quien además debe atender miles de otras tareas.

            No entiendo el motivo por el cual, el gremio no presenta la misma queja presentada cuando en Montevideo estaban desbordados por la Reforma, no entiendo el motivo por el cual los contadores no presentan quejas en la Dirección. No entiendo el motivo por el cual no se entiende que si bien es cierto la necesidad de inspeccionar para corroborar que los contribuyentes cumplan, también es imprescindible darles a estos un buen servicio para que puedan hacerlo.

            Por mejor buena voluntad que ponen los funcionarios, cada uno de ellos tiene únicamente dos manos, y una cabeza, por ello si ya no se implementan medidas para darles apoyo, no podrán darle a los contribuyentes el debido servicio para que estos puedan realizar los trámites en tiempo y en forma para funcionar dentro de la legalidad.

            Es correcto la exigencia a los contribuyentes, pero para ello hay que darles los medios. Y si una oficina “icono” para la recaudación del país funciona a media máquina, porque nadie se toma la molestia de ver que los empelados con que cuentan no pueden con todo, no va  a ser posible.

            Por otro lado, los teléfonos funcionan mal, hemos visto que las llamadas no suenan, hemos visto que se intenta pasar de un interno  a otro y les resulta imposible. Hemos visto que se les corta la luz en forma permanente.

            Nos gustaría saber cuándo asumirán que en esas condiciones, los funcionarios no pueden trabajar, y por ende los contribuyentes no va a poder  cumplir.

Pero después veremos al Director de Rentas explicar los logros, de a cuantas empresas se clausuraron por no estar en regla.

            Para que estén en regla hay que permitírselo, y para ello lo mínimo es que haya funcionarios que puedan atender.

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer. Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
Estadisticas Gratis