Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 261
Uruguay,  23 de noviembre del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

Buscar en el WWW Buscar en Informe Uruguay

1

ha

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
Alberto Scavarelli

Encuentros y Desencuentros

por Dr. Alberto Scavarelli (*)
 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

            El presidente de Uruguay ha confirmado oficialmente, que irá a Buenos Aires cuando asuma la presidenta electa de Argentina. En ambas márgenes del Plata   -un río que pareciera que nunca fue tan ancho como ahora-  llegó a plantease que quizás el presidente de Uruguay no asistiría por el desastre diplomático vivido en Chile.

            Sin duda aquel fue un lamentable encuentro lleno de desencuentros, sólo disimulado por el disparate posterior del presidente venezolano que una vez más dio la nota, esta vez contra el rey, el presidente del gobierno y las empresas de España, que en este tiempo -y dicho sea de paso-  tienen invertidos en Venezuela, mil novecientos millones de euros.

            No es posible pensar, que un presidente de Uruguay resolviera no asistir a la ceremonia de asunción de la presidenta electa de los argentinos cuando Uruguay y Argentina no tienen interrumpidas sus relaciones diplomáticas. El humor de sus mandatarios no puede anteponerse al superior interés de dos naciones destinadas a convivir, porque los países no se mudan como lo puede hacer quien por alguna razón se desencanta del barrio o de sus vecinos. El problema que padecemos es fruto del mal manejo y de la mala información y está estrictamente instalado entre gobiernos, incluido el de Gualeguaychú, que derivó en el enardecimiento de su gente.

            Vázquez irá a la asunción de Cristina Fernández, en una hora difícil de igualar. Un esposo presidente le pasará el mando presidencial a su esposa y compañera política y pocos días después habrá de ser la presidenta, quien vendrá a Uruguay para asumir la conducción pro-témpore del maltratado MERCOSUR.

            Toda oportunidad de encuentro debiera ser buena ya que difícilmente algo pueda resultar mucho peor que el desencuentro de Santiago. El Rey de España después de su experiencia en la cumbre, vendrá nuevamente a este malhumorado sur del sur. Con el pesado fardo de su facilitación a cuestas, habrá de encontrase además con el petro-inefable presidente venezolano que está visiblemente furioso, porque el real "y tú, por qué no te callas" que recibió ante el mundo en plena sesión de la Cumbre de Santiago, ya le ha signado para siempre.

            Pero así es la vida pública. Un gobernante debe estar donde debe y cuando es necesario, aun a riesgo de exponerse a situaciones incómodas o peligrosas. Para eso están los cancilleres. No hay demasiado margen para elegir, porque ser pero no estar cuando se debe y puede, siempre tiene graves consecuencias.

            En algún momento habrá que dar vuelta la página, y este tema de la planta de celulosa ya en pleno y monitoreado funcionamiento, tendrá un punto final. Mientras tanto lo que importa es cuando y como, sabiendo que para lograrlo se requiere inteligencia, paciencia y profesionalidad. La confianza no se construye fácilmente, pero mucho más difícil es reconstruirla, después que ha sido severamente dañada como ahora.

            Los presidentes deben de poner lo mejor de si. El presidente uruguayo tiene todo el atento respaldo nacional para hacer respetar nuestros derechos y para buscar caminos para resolver la situación. Si a la presidenta argentina, los argentinos le pidieran lo mismo, seguramente todo mejorará y mucho.

            Alguien puede pensar que las cosas no podrían estar peor. Sin embargo lo estuvieron. Basta recordar, cuando el actual presidente argentino, intervino directa e ilegítimamente en las elecciones uruguayas cambiando el curso de las mayorías parlamentarias en Uruguay. Lo hizo en forma evidente, intencional, desembozada y por todos los medios a su alcance, tanto que hoy es uno de sus increíbles reproches permanentes, por la supuesta ingratitud que le atribuye al presidente uruguayo, como antes y con los mismos argumentos también lo hizo el gobernador de Gualeguaychú.

            Mientras tanto, el Río Uruguay es surcado por barcazas con toneladas de celulosa a bordo, absurdamente custodiadas por buques de guerra, para prevenir insanos atentados reiteradamente anunciados por algunos sobresaltados pobladores de Gualeguaychú. No puede imaginarse mayor absurdo. Estar en estas cosas sin sentido, en lugar de buscar denodada y profesionalmente mecanismos para pacificar los ánimos, llamar a la razón, imponer la ley e intensificar los controles ambientales compartidos que al mismo tiempo pondrían fin a esta vergüenza   internacional a la que estamos absurdamente sometidos.

            Esos controles compartidos nos harán un verdadero favor a todos al protegernos de cualquier contaminación posible. De igual forma se debiera proceder con el control de las vecinas, tecnológicamente atrasadas y realmente peligrosas centrales nucleares de Atucha en Argentina.

           

Todo es posible. No tenemos tiempo, margen, ni derecho para no recorrer con determinación el camino para hacerlo pronto y bien, si prima la razón y imprescindible buena voluntad.         

           
Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer. Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
Estadisticas Gratis