Miembro de apdu
   
Año V - Nº 262
Uruguay,  30 de noviembre del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

Buscar en el WWW Buscar en Informe Uruguay

1

ha

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
Oscar Ventura

Quo usque tandem abutere,
Fabianus, patientia nostra?

por Dr. Oscar N. Ventura
 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 
 

           Lucio Sergio Catilina fue un político romano del siglo I a.C., el último siglo de la República Romana. Catilina, como se lo conoce comúnmente, se oponía al poder del Senado, al cual consideraba corrupto, e intentó una jugada magistral: hacerse elegir Cónsul y luego conspirar desde dentro del sistema para dar un golpe de estado.

           Las urnas le fueron adversas y en su lugar salió electo Marco Tulio Cicerón, un abogado de potente y convincente oratoria, que debutara en el año 80 a.C. defendiendo a Sexto Roscio Amerino, hijo, enfrentado a Crisógono, protegido del dictador Lucio Cornelio Sila, obteniendo desde ese entonces sucesivos éxitos que lo transformaron en una de las luminarias de Roma.

           Al comprobar que Cicerón había sido electo Cónsul, Catilina decidió asesinarlo, pero un tal Curión previno a aquel y el intento no tuvo éxito. Cicerón se embarcó entonces en conseguir pruebas tanto del intento de asesinato como de la conspiración que Catilina encabezaba para subvertir el orden del Estado y cuando lo hubo hecho convocó una sesión especial del cuerpo para presentar las pruebas.

           Cuál no sería la sorpresa de Cicerón al constatar que reunido el Senado, Catilina estaba presente. Frente a él, Cicerón pronunició la primer de sus cuatro Orationes in Catilinam o, como se las conoce en Español, Catilinarias. Esta famosa primera pieza oratoria lleva el título Quo usque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? y dice:

"O tempora! O mores!" Senatus haec intellegit, consul videt: hic tamen vivit. Vivit? immo vero etiam in senatum venit, fit publici consilii particeps, notat et designat oculis ad caedem unumquemque nostrum: nos autem, fortes viri, satisfacere rei publicae videmur, si istius furorem ac tela vitemus. Ad mortem te, Catilina, duci iussu consulis iam pridem oportebat, in te conferri pestem quam tu in nos omnes iam diu machinaris”
o, traducido al Español:

"¡Oh tiempos! ¡Oh costumbres! La patria está en peligro, el cónsul amenazado de muerte, y tú, el causante de todos estos males, vives. ¿Qué digo vives? Más aún: tienes la desvergüenza de presentarte aquí entre los padres de la patria e ir diciendo con la mirada a cada uno de nosotros que vamos a morir. Nosotros, personas valientes y honradas parece que ya hacemos bastante por la república si conseguimos evitar la cólera y el furor de éste. Tú, que si los cónsules fuéramos como debiéramos ser, no saldrías libre de aquí, sino que te entregaríamos a los guardias para que te llevaran preso a la cárcel, y amontonaríamos sobre ti toda la peste y perdición, que desde hace tiempo estás pensando en lanzar contra nosotros”.
          Catilina y Cicerón murieron hace ya más de 2000 años, pero hubo, hay y habrá dignos émulos del conspirador desvergonzado, que maquiavélicamente desentendidos de los medios y goebbelianamente machacones en la mentira, buscan fines inconfesos e inconfesables resguardados en las mejores tradiciones de las sociedades abiertas.

          El Sr. Fabián Magnotta es el Director Periodístico de Radio Máxima, un medio de prensa de Entre Ríos, declarado enemigo del emprendimiento de Botnia en Uruguay, medio que reparte epítetos y descalificativos gruesos hacia los gobernantes uruguayos y cualquiera que ose estar a favor de la racionalidad y las decisiones soberanas y responsables de Uruguay. Ya se sabe que el conflicto vende, Radio Máxima lo alienta y goza de esa manera de popularidad y (presumimos) ingresos.

          Presumimos también que el Sr. Magnotta es periodista, si bien este despacho de prensa nos informa que fue expulsado del Sindicato de Prensa de Entre Ríos por irregularidades en el manejo de fondos del sindicato. Reproduciendo lo que dijera RADIO LA VOZ de Paraná, Entre Ríos, en efecto:


PARANÁ, 09 OCT (LAVOZ901.COM.AR) [08:49 ]
- La Asamblea Extraordinaria del Sindicato de Prensa de Entre Ríos, con la fiscalización del Ministerio de Trabajo de la Nación,
expulsó como afiliados y removió de sus cargos a los integrantes de la comisión directiva Rubén Antonio Sarmiento, Roberto Caballero, Juan Bracco (Agencia APFDigital), Eduardo Unamunzaga, Fabián Magnotta (Radio Máxima - Máxima OnLine), Osvaldo Sosa y Liliana Arellano, al considerar que cometieron faltas graves y violaciones al Estatuto, en forma sistemática y reiterada, en el desempeño de sus funciones. La medida se promovió a causa de una causa judicial por irregularidades en el manejo de fondos de propiedad del gremio, depositados en una cuenta en el Nuevo Banco de Entre Ríos.

          Radio Máxima, bajo la dirección periodística del Sr. Magnotta, se especializa en entremezclar en las informaciones, especialmente en sus títulos, juicios de valor peyorativos para Uruguay y los uruguayos. Un ejemplo de los numerosos que pueden encontrarse -basta acceder al sitio web de la radio, cualquier día a cualquier hora para encontrarlos- es el que se muestra en la imagen debajo

           Se lee en la "noticia", "Es la primera vez que un funcionario del gobierno admite lo que todos sospechan y los gobiernos, los medios comprados y la empresa corrupta tapan".

          Como cualquier lector imparcial puede observar, el uso de términos como "todos sospechan", "reconoce", "medios comprados". "empresa corrupta" tienden a generar en el público la reacción requerida. Desprestigio para la empresa, desprestigio para Uruguay, desprestigio para la prensa uruguaya, desprestigio para el Gobierno uruguayo, temor a lo que pasará, magnificación de un incidente basados en las palabras de un funcionario que dió una opinión como la de cualquier mortal, generalización para imbuir el miedo en los escuchas.

          Es interesante ver cómo podemos calificar al Sr. Fabián Magnotta.

          El Sr. Magnotta es un mal periodista. Le falta oficio, pues si quisiera presentar imparcialmente la posición de los fraybentinos (es decir, si quisiera saber la verdad sobre si hay o no constantes ruidos y olores) podría hacer una compulsa de la opinión de diversos fraybentinos. No lo ha hecho, lo que demuestra que no le interesa la verdad o no es lo suficientemente hábil y capaz como para averiguarla. En lugar de realizar una investigación correcta de la noticia, como la realizada por ejemplo por Radio El Espectador, prefiere dar informaciones parciales, que desinformen activamente, con propósitos que el lector desapasionado juzgará. En particular, viola el siguiente enunciado del código deontológico del periodista


2. El periodista debe explicar la verdad.
La mayoría de códigos éticos asumen que la verdad, la objetividad y la imparcialidad no existen de forma absoluta. No obstante, sí que existen procedimientos que permiten aproximarnos a informaciones veraces, o cuando menos a alejarnos de informaciones deformadoras o falsas. Es recomendable trabajar recogiendo testimonios de diversas fuentes, contrastando informaciones, documentando la información, rectificando cuando se pone de manifiesto un error y otorgando derecho de réplica a los sujetos de la información. La especialización también ayuda, aunque no es garantía de por si.

          Magnotta es un mal periodista. Su falta de ética es evidente, al acusar a sus colegas de "medios comprados", sin especificar cuales son ni dar prueba alguna de el supuesto pago para comprar su silencio. Viola entonces este artículo del código deontológico.

3. El periodista debe respetar a las fuentes y a los sujetos de la información.
En la mayoría de legislaciones el derecho de información queda limitado por otros derechos fundamentales de los ciudadanos: derecho del honor, de la intimidad, de la propia imagen, de la presunción de inocencia, así como derechos especiales hacia la infancia y la juventud.
                      Magnotta es un mal periodista. Permite que sus juicios de valor o el de los periodistas a su cargo califiquen una noticia, sin separar correctamente información y opinión. En particular, viola también el siguiente enunciado en el código deontológico.

4. El periodista no debe mezclar información y opinión.
La legislación deja claro que la libertad de expresión y la libertad de información no deben confundirse. Los libros de estilo de todo medio también marcan una clara distinción entre información y opinión. En la práctica, esta división no está tan clara, lo que ha generado y genera un gran debate en facultades de periodismo y redacciones.

En suma, da para decir, como titulamos este artículo

Quo usque tandem abutere, Fabianus, patientia nostra?
¿Hasta cuándo, Fabián, vas a seguir abusando de nuestra paciencia?

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer. Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
Estadisticas Gratis