Año III - Nº 111 - Uruguay, 31 de diciembre del 2004

 

 

 

 

EL ESTADO CONTRA EL ESTADO
Marcelo Mondino

En los umbrales de éste 2004 y con un cambio esperanzador que ojalá se avecine, es bueno siempre reflexionar sobre el presente.

Resulta que ahora el endeudamiento esta bajando pero no esta bajando que traducido quiere decir que dada la recuperación del sector agropecuario el BROU tiene un balance entre créditos otorgados y endeudamiento contraído en épocas de crisis que le podríamos llamar en empate.

Ahora bien resulta que el sector que se recupera es exclusivamente UNO y los demás seguimos con las viejas y queridas moras, recargos, intereses sobre moras, pase a la justicia cedulones embargos y remates. Que también traducido significa el banco país contra las empresas que quieren recuperarse con la rentabilidad suficiente sólo para sobrevivir.

La reflexión clara que se puede realizar es sin duda que no se hizo lo que se tenía que hacer en su debido momento y ahora las cosas se han complicado de tal forma que ya no existe diferencia alguna entre un buen deudor y un mal deudor porque los límites los marca la justicia y obviamente en ese ámbito ya es imposible evaluar cuando el tiempo ha pasado y solo de recuerdos de lucha podemos hablar. (Ahora los empresarios y ciudadanos tenemos categoría&se acuerda como en la Dictadura)

De quién es la responsabilidad entonces, siempre lo dije de todo el Sistema Político inclusive de quienes hoy van a tomar el poder porque han variado su respuesta y porque las presiones a las que se ven sometidos por parte de quienes nos dan el oxígeno de la supervivencia país son muy grandes y la letra con la música tiene que coincidir sino que nos salve quién pueda.

Por tanto quienes dejan el poder cómo quienes lo toman deberán entender que el cambio tiene que ser tan grande cómo la responsabilidad que les toca porque en sus manos estuvieron en el parlamento las soluciones para que el problema del endeudamiento verificara un hálito de solución y no solo no la dieron sino que fueron muy cambiantes a la hora de definir que debería hacerse cuando los planteamientos realizados por parte de una Asamblea que quedará para la historia en Durazno se llevó a cabo al poco tiempo de que el crack financiero se diera en un país dónde las responsabilidades son compartidas y dónde entendemos por Democracia el libre juego de las propuestas y por sobre todo cuando esas propuestas las hace ese gran juez que se llama "el pueblo" a la hora de presentarse frente a los señores legisladores dependientes directos de quienes gozamos cuando de emitir un voto y juzgar personas, actitudes, y por sobre todo responsabilidades en el Palacio de las leyes, se trata.

Lo del título es obvio que hace referencia directa a un banco que se ha tornado el ejecutor del 90 % de los anuncios que vemos a diario en los medios liquidando por siempre casas, autos, vehículos utilitarios, esperanzas, sueños y vaya a saber que cantidad de otras ilusiones que se esfuman a la hora de bajar un martillo. Esa no es la solución, ni lo será porque liquidar a todos al barrer sin tener en cuenta sus referencias es verdaderamente injusto y nadie ni siquiera la justicia se puede arrogar el derecho de ejecutar a quién no le conocen sus antecedentes.

Ojalá que los tiempos que corren sean de vientos limpiantes y podamos los Uruguayos TODOS sin colores, sin categorías, sin clases llegar a una meta única que nos permita salir de un Estado de Peligro e Incertidumbre a un Estado inserto en un mundo dónde los seres humanos que somos podamos tener el derecho a ser libres de elegir nuestro destino sin depender de presiones externas que nos condicionan y por sobre todo nos hacen retroceder a los niveles de Pobreza e Indigencia en la que toda América Latina está sumida.