Año III - Nº 111 - Uruguay, 31 de diciembre del 2004

 

 

 

 

Ceremonia de graduación....
Dr. Enrique Rimbaud

Son mas de las nueve de la mañana del domingo, tras bambalinas, vemos a los padres de familia irse acomodando en al amplio auditorio del Hotel Crown Plaza..

Por fuera del auditorio, los graduandos hacen fila carrera por carrera, sus caras están alegres, han culminado una etapa de su vida, y hoy es su fiesta, la entrega del tan ansiado titulo...

Cada uno se ha venido de fiesta, sus mejores ropas, peinados especiales, maquillaje, todo insinuado bajo la solemne toga y su birrete, diferenciados solo por las estolas distintivas de cada carrera...

Los recientes licenciados e ingenieros conversan animadamente, mientras las edecanes de la universidad van revisando listas y acomodando a los rezagados...

En un cuarto detrás del escenario, el rector, los vicerrectores, el secretario general, los decanos y directores de carrera, comenzamos a ponernos nuestras togas y a preparar la ceremonia...

Dentro del auditorio, los arreglos florales, las alfombras mullidas, las finas sillas tapizadas, la entrada por un arco de flores, van preñando de símbolos y majestuosidad el ambiente...

Comienzan a sonar las marchas y los sones, y anunciados uno por uno van entrando los noveles profesionales acompañados ya sea de su padre o madre, esposo o esposa según el caso, llegados al final de la alfombra, se separan, yendo los graduandos al ala izquierda y los padres de familia al ala derecha...

Entramos las autoridades de la Universidad, en una solemne marcha disponiéndonos sobre le escenario...

Entonamos el himno nacional, escuchamos las palabras del rector, y comienza el desfile de graduandos sobre el escenario retirando su titulo, las sonrisas, las fotografías, las manos frías y sudorosas al estrecharlas, vemos que el esfuerzo ha valido la pena, y que hoy, es su momento de gloria...

Dos graduaciones el sábado en la UCC León, y dos el domingo en la UCC Managua, mas de 500 jóvenes profesionales que se vuelcan al medio una vez mas, a aportar al país, y al desarrollo de la sociedad en su conjunto...

A nosotros aun no nos toca, faltan tres años para ver la primera graduación de veterinaria, mientras tanto, acompañamos el desarrollo y movimiento de nuestra universidad...