Año III - Nº 111 - Uruguay, 31 de diciembre del 2004

 

 

 

 

PATRIMONIO CULTURAL SUSTENTABLE
María Elsa Silva González

Nuestro país necesita actualizarse para establecer un adecuado manejo de su Patrimonio Cultural, tanto a nivel de su protección como de su uso sustentable.

El Patrimonio Histórico, es el principal testigo de la contribución histórica de los uruguayos a la civilización universal, y a su creatividad actual.

El objetivo es apuntar a la gestión del Patrimonio, Cultural y Natural como un factor de desarrollo económico, social y cultural, buscando e identificando las mejores disposiciones de ejecución que lleven a la valorización de ése Patrimonio.

La protección y el enriquecimiento de los bienes que lo integran, se deben constituir en obligaciones fundamentales, que vinculen a todos los poderes públicos.

Algunos conceptos

Todo Patrimonio es un acervo muy variado de factores, naturales y culturales que en un momento histórico determinado, heredan personas, grupos sociales, naciones o la humanidad toda. Involucra elementos materiales y no materiales, naturales y creados por el hombre, concretos e intangibles. Comprende desde la flora y la fauna hasta el extenso mundo de la Naturaleza inorgánica, involucra también, las obras instauradas por el ser humano, las creaciones intelectuales, emocionales y espirituales que definen una sociedad y que revelan, las diferentes formas, de valores, modelos de vida, creencias, tradiciones, maneras de ser, pensar y sentir.

La defensa del Patrimonio Cultural, no debe hacerse exclusivamente con normas que prohíba determinadas acciones o limiten ciertos usos, sino a partir de disposiciones que estimulen a su conservación y en consecuencia permitan que cada uruguayo tenga el derecho a disfrutar y percibir su importancia. Se debe buscar la forma de que la población disfrute y se sienta responsable de su conservación.

Nuestro Patrimonio es una riqueza de todos y en la medida que comprendamos que es lo que nos proporciona nuestra identidad Cultural porque los bienes que lo integran se han convertido en Patrimonio debido a la acción social. Ellos se derivan del aprecio o reconocimiento que los ciudadanos le han ido otorgando. En consecuencia, toda las medidas de protección y amparo que la ley pueda establecer, solo tienen sentido si al final, sean cada vez más las personas que podamos contemplar y disfrutar de los bienes que son herencia colectiva de nuestro pueblo. Por lo tanto deben estar adecuadamente puestos al servicio de la colectividad.

EL Patrimonio Cultural esta excluido en la agenda política de nuestros legisladores Nacionales y Departamentales. Es urgente que estos contactos se efectúen, ya que nuevas industrias se están instalando en Nuestro País y las leyes para la protección Ambiental y Patrimonial que existen, no se cumplen.

No se trata de entorpecer la creación de nuevas Industrias, vemos sí, necesario que se establezcan e incorporen las protecciones Culturales y Ambientales en la ley que los habilita a la explotación, de dicha Industria.

Debemos tener una política adecuada para gestionar con eficacia el Patrimonio Cultural. Una política que complemente la acción vigilante con el estímulo educativo, técnico y financiero, en el convencimiento de que el Patrimonio Cultural se defiende mejor cuanto más conozcan y deseen las personas que conviven con él.