Miembro de apdu
   
Año IV - Nº 258
Uruguay,   02 de noviembre del 2007
separador Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
 

Buscar en el WWW Buscar en Informe Uruguay

ha

historia paralela

2012

legra

humor político

apdu

 
Marcelo Ostriga Trigo
No estamos solos…
por Marcelo Ostria Trigo (Perfil)

 
separador
 
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 

            En la época en que vivimos parece insólito recordar que Bolivia –y por supuesto los bolivianos– no estamos solos en el mundo y que nuestros caprichos internacionales son majaderos e irresponsables. Más aún, lo de Perogrullo: las buenas relaciones externas de las naciones son esenciales para la armonía internacional, para la cooperación, para el intercambio de bienes y servicios, y para establecer vínculos culturales y sociales que enriquezcan mutuamente.

            Lo anterior, que es incuestionable, no es comprendido por el actual gobierno populista. La política interna del oficialismo, signada por la agresividad, el sectarismo y la orientación disociadora, ya son elementos que marcan la actual política exterior del gobierno. En efecto, el afán pendenciero interno de los personeros del populismo boliviano –no se sabe si original o tomado del chabacano estilo del actual presidente de Venezuela– se lleva al terreno internacional.

            Las actuales relaciones de Bolivia no son buenas con la mayoría de los países con los que siempre hemos mantenido vínculos de cooperación y amistad. La nación ya se debate entre la tensión y el desafío irresponsable, y esto aun con naciones que supuestamente iban a apoyar el proyecto –si se lo puede llamar así– populista boliviano. Poco a poco, en verdad, nos estamos quedando sin amigos. Y seguimos atacando y ofendiendo a los que realmente fueron nuestros aliados y que, pese a ello, siguen cooperándonos. El populismo de Bolivia sólo cuenta ahora con los actuales gobiernos de Cuba y Venezuela. Con los demás que dice recibir apoyo, como Irán, esas relaciones son improductivas e intrascendentes en términos de cooperación e intercambio, o tienen graves reparos morales por las dictaduras que prevalecen en ellos.

            Ya antes de que llegara al poder, el actual presidente boliviano tuvo como una de sus tareas principales la de atacar permanentemente a los Estados Unidos. La Embajada de ese país era, para él, la causante de todos los males del país. Claro, fue una reacción esperada ante la ayuda de Washington para erradicar la coca del Chapare que se destina a la lucha la producción de cocaína. Y el Chapare cocalero, tenía –y aún tiene– un  dirigente que ahora lleva las riendas de la Nación.

            Sin embargo, se suponía que una vez en el poder, el populismo podía mostrar un mínimo de realismo; realismo al saber que somos dependientes y que para mantener la cooperación mutua es imprescindible prudencia en la conducta y en el lenguaje que ahora se emplea con tono desafiante. Pero no. Parece que nos encaminamos nomás hacia el aislacionismo que nos dejará cada vez más solos.

            Ya es evidente que las dificultades internacionales para el país, provocadas por el gobierno populista, se multiplican. Persiste el desafío irresponsable. Pero lo peor: se lo hace con ostensible ignorancia de las obligaciones del país en el ámbito internacional. Y ahora crece la tensión, esta vez con el gobierno del Perú. Un pedido de extradición de un ciudadano peruano (trabajaba en la presidencia de la República siendo extranjero, lo que no es usual), según un titular de un órgano de prensa, ocasionó que se anuncie que “el Ejecutivo defenderá a Chávez (el peruano enjuiciado)”. Y lo insólito: el gobierno “anticipó que no atenderá (la demanda de extradición)”, y un funcionario de segundo orden de la Cancillería afirmaba que Bolivia “protegerá” al demandado Chávez.

            Habrá que dejar en claro que en estos casos la defensa no puede asumirla el gobierno requerido. Eso corresponde al demandado y ante la justicia. Lo de la “protección” resulta una estupidez. Está fuera de la ley y de los tratados internacionales que obligan a la República, pues es la justicia la que debe definir la situación de refugiado o de responsable de un delito del demandado Chávez. Lo demás cae, nuevamente, en la estridencia de una conducción poco idónea de los asuntos internacionales de la República.

            Así nos acercamos a la soledad, que ojalá no sea de cien años…

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
 
Estadisticas Gratis