Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 281 - Uruguay, 11 de abril del 2008   
 

historia paralela

2012

humor político

ha

 

apdu

 

El reclamo del campo muestra la realidad argentina
por Jaime Poklepovic Ramírez

 
separador
 
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Ante la crisis política, el Gobierno Nacional tiene la obligación de escuchar y dialogar y el sector agropecuario debe dialogar sin condicionantes, un temario basado en una política a largo plazo para el sector agropecuario y agroindustrial, incluyendo las retenciones, la coparticipación, la liberación de la exportación de los productos del agro, políticas para asegurar el abastecimiento del mercado interno, asegurar la provisión de energía y combustibles, financiar y construir  toda la infraestructura nacional necesaria [caminos, puertos, ferrocarril, etc.] y el resguardar el medio ambiente.

         El Gobierno Nacional y, en lo que les cabe, los gobiernos provinciales, están destruyendo la esperanza de lograr el desarrollo nacional para todo el pueblo argentino ante una formidable acumulación de recursos, en parte sin tratamiento legislativo y que no son coparticipados a todas y cada una de la Provincias, producto de la concentración de las decisiones en el Poder Ejecutivo Nacional que ha subordinado los otros poderes nacionales y provinciales.

         El aleccionador reclamo del sector agropecuario ante el accionar del Gobierno Nacional, 2002-2008, muestra, definitivamente, que éste no tiene un proyecto de desarrollo nacional y menos un proyecto para incrementar la producción agropecuaria y donde hay ignorancia ante la posibilidad real en todo el mundo para la producción del agro y de la agroindustria de nuestro País, partiendo por cubrir prioritariamente las necesidades de nuestro pueblo.

         Recordando el único proyecto nacional que tuvimos con Arturo Frondizi, la Nación necesita urgentemente tener un proyecto nacional de desarrollo, hoy más que nunca ante la globalización que implica una universalización de la economía, de la producción y del comercio. Por eso, además de resolver la crisis del agro, el Gobierno Nacional debe participar activamente en la Organización Mundial de Comercio, en un momento crucial para las negociaciones para lograr un acuerdo  mundial que ataque directamente a la pobreza y el hambre global y que afectará a la economía argentina.
 
         Detrás del conflicto que mantienen la presidenta Cristina Fernández de Kichner y el campo, también, se manifiesta la tendencia hacia el monocultivo;  la creciente concentración de la tierra en pocas manos - nuestro país que hoy posee 30 millones de hectáreas cultivables, el 48% de esa superficie se dedica a la soja y donde la Argentina es el tercer productor mundial de esta oleaginosa y que la economía argentina se ha recuperado del colapso financiero de 2001, en gran medida gracias a ella -; limitaciones a la exportación de la producción agropecuaria, sin antecedentes en el mundo; y un plan urgente para incrementar la producción de carnes, lácteos y granos no sojeros.

         La realidad y base del conflicto del Gobierno nacional con la sociedad, lo que realmente está en discusión es carecer del proyecto nacional de desarrollo y, a su vez, una terrible e insoportable presión impositiva para mantener el curso de la actual política económica.  La democracia moderna se base en el constitucionalismo, donde es clave la limitación parlamentaria al poder impositivo del Poder Ejecutivo y que desde el 2002, el Poder legislativo cedió ante el poder del Presidente de la Nación la fijación de los impuestos - las retenciones, entre ellas -, por la aun vigente ley de emergencia económica que es contradictoria con los índices estadísticos que elabora el "INDEC" oficial.

         Es necesario remarcar que las retenciones no son distribuidoras del ingreso y que el incremento de la recaudación por los derechos de exportación de la producción agropecuaria no se debe a una mayor producción, sino, esencialmente, a los mayores precios internacionales de los granos y las mayores alícuotas de los derechos de exportación. Al respecto, el diario La Nación informa que el  Ministro de Economía, Martín Lousteau, en sus libros " Hacia un Federalismo Solidario" y "Sin ataduras", sostiene que el Estado en los últimos años ha recurrido a impuestos distorsivos de la actividad económica...Ellas son las retenciones a las exportaciones y a las transacciones financieras.....Estos impuestos castigan la exportación.

         Las retenciones al agro es la principal fuente de financiamiento externo del gobierno nacional. Lo que necesita la Nación Argentina es producir más para que dispongamos de alimentos para consumo interno y para la exportación, y que ello  permita una distribución de ingresos genuinos a todos los argentinos. 
Hoy vivimos una confiscación de bienes generados por el trabajo de los argentinos, para sostener el altísimo nivel alcanzado por el gasto publico, el pago de la deuda externa, los subsidios para evitar el incremento de los servicios públicos - energía eléctrica, gas, agua, ferrocarril, combustibles para el transporte, transporte de la Ciudad de Buenos Aires y obras publicas, y una incontrolable red de fondos fiduciarios sin ningún control y una paupérrima eficiencia económica y social, rezando para no sea la próximo burbuja que explote. A ello, es esencial remarcar que la inflación esta devorando los ingresos del trabajador, de los jubilados y pensionados, ni hablar de los que no tiene trabajo, de los que viven en la pobreza.

         Ante esta situación,  el Pueblo Argentino no quiere que le mientan más,  no soporta nuevas humillaciones, ya no admite más la violencia social y desprecia la violencia mafiosa. No soporta más que se altere o simule la verdad, no quiere que se falsifique la realidad. Tiene cansancio moral, está harto de la corrupción y la imprevisibilidad. 

         No se puede engañar más a todo el pueblo todo el tiempo y menos articular nuevos conflictos sociales entre los argentinos. Requiere mejorar realmente las condiciones de vida de los argentinos. Necesita certidumbre moral, política, social y educacional, no acepta más egoísmos ni ideologismos ni hegemonismos ni resentimientos que solo valen para determinados intereses personales sin entender ni atender el interés nacional.

         La democracia y el desarrollo nacional solo pueden lograrse en libertad y con un respeto total por nuestras instituciones y leyes, para consolidar la paz social, la solidaridad, la equidad, la democracia y la felicidad del pueblo argentino.

Santa Fe, 04.04.2008

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis