Miembro de apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
logo
Año V Nro. 274 - Uruguay, 22 de febrero del 2008   
 

historia paralela

2012

humor político

ha

 

apdu

 
Raúl Seoane

El gobierno argentino y la envidia empática o antipática

por Raúl Seoane
 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

          A estas alturas del partido ya no me cabe ninguna duda de que nuestro país está designado por Brasil y Argentina a ser un simple proveedor de servicios y materias primas. Dos ejemplos reafirman mis convicciones: el conflicto por las plantas de pulpa de celulosa que el gobierno argentino continúa fogoneando, y ahora, los cuestionamientos argentinos a la construcción de un puerto en el departamento de Soriano por parte de la minera Río Tinto.

          Desde su nacimiento como Nación, ninguno de los gobiernos argentinos, fueran democráticos o de facto, se han preocupado por el cuidado del medio ambiente. El riachuelo, el río más contaminante del mundo de acuerdo con organismos internacionales; la contaminación del Delta del Paraná por la contaminación de sus efluentes; las plantas de pulpa de celulosa que blanquean con tecnología obsoleta y cloro elemental; la contaminación de las napas freáticas ocasionada por las industrias e inclusive por la Comisión Nacional de Energía Atómica, según denunciaron el pasado año varios medios periodísticos, son claros ejemplos.

          Pero resulta que ahora, fogoneados por el propio gobierno argentino para sacar réditos electorales y mantener un foco de distracción sobre la ineptitud de la pareja reinante en muchos aspectos de la vida política, inflación, corrupción, intereses propios y una larga lista de etcéteras, la preservación medioambiental es causa nacional, y para ello apelan a todos los medios habidos y por haber, -legales, ilegales, mentirosos y tergiversados- para que en nuestro país no se realicen inversiones que puedan desarrollar nuevas industrias.

          El río Uruguay pasó a ser una prioridad medioambiental y su conservación y cuidado se encuentra en el pedestal más alto de la dictadura populista de la argentina K. El Riachuelo paso a un cuarto, quinto o sexto lugar, a pesar de que contamina las aguas compartidas del Río de la Plata. La contaminación del río Gualeguaychú, en Entre Ríos, la provincia pionera en el pseudo ambientalismo terrorista y que contamina continuamente el Río Uruguay, no es mencionado por ningún periodista argentino. Sin embargo, dos emprendimientos uruguayos sobre el Río Uruguay, para la corta visión K, son contaminantes.

          Pero si lo analizamos más profundamente, esa corta visión K no es tal y está dirigida contra nuestro país principalmente por varias razones que es preciso recordar, y con un claro objetivo: no permitir nuevas inversiones en el Uruguay, y amedrentar a los posibles nuevos inversiores con las clásicas patoteadas kirchneristas.

          Es vox populi que las inversiones de las plantas de celulosa se pensaban realizar en Argentina, más propiamente dicho, en la provincia de Entre Ríos, y que por un pedido de retorno extremadamente exagerado, los finlandeses decidieron hacerlo en Uruguay. Esto provocó un desaire y un sentimiento de orgullo herido en las autoridades argentinas que aprovecharon para darle vuelo a una ignota ONG, la ACAG, que con fondos frescos, infiltración de cuadros K en sus filas y el apoyo de cuanto malandra peronista se encontrase desocupado, creció hasta lo que es en la actualidad.

          La falta de inversiones extranjeras en Argentina, generadas por un lado por el no pago de la deuda externa, por la persecución que realizó y realiza el gobierno sobre muchas industrias para disimular una inflación latente y por último por la inacción gubernamental en torno al conflicto de la planta Botnia, es un grano doloroso para el matrimonio reinante, y un alerta muy negativo para los posibles inversores extranjeros, que hoy miran a la Argentina como un territorio peligrosísimo. (Un artículo de Gustavo Küpfer publicado en esta edición, detalla el problema de inversión en Argentina.)

separador

Standard & Poor’s: ''La Argentina está lejos de ser atractiva para invertir''

Mucho se habla y discute sobre cómo generar estímulos para atraer inversiones inversiones a la Argentina. Nadie puede discutir que con altos costos financieros, una parte importante de los proyectos se vuelven inviables, salvo que aparezcan los subsidios o los monopolios. Más allá del debate conviene tomar muy en serio declaraciones de entendidos. Cómo el siguiente diálogo imperdible con una máxima ejecutiva de la filial local de la calificadora de riesgo Standard & Poor’s, Marta Castelli, quien fue nefasta a la hora de dar un panorama sobre el caso argentino.
Artículo completo

          A su vez, según el gobierno del matrimonio reinante, nuestro presidente Tabaré Vázquez, antes de la elección presidencial en nuestro país fue a mendigar el apoyo de los Kirchner y les prometió que no autorizaría la instalación de las plantas de celulosa. Si esta promesa fuera cierta, lo que no fue desmentido en ningún momento por el gobierno uruguayo, lo que me lleva a pensar de que pueda ser verdad, un nuevo grano –el primero fue el traslado de Botnia a Uruguay- se enquistó en el superego populista y totalitario del presidente argentino. ¿Cómo es posible que un aspirante a presidente de un país que debería ser una provincia argentina, según su podrido pensamiento, tiene la osadía de desafiar al mejor presidente de todos los argentinos y más grande que Perón?, pecado, pecado, pecado…

           A todo esto, hay que sumarle el exitismo de muchos argentinos, -por suerte no son la mayoría- y los intereses económicos del Grupo Klarín, que posee acciones en muchas empresas papeleras y controla la mayoría de los medios de comunicación.

           Este cóctel de egos, orgullo herido, intereses políticos y económicos, son los culpables de que hoy el conflicto continúe agigantándose, más si se tienen en cuenta los repetidos desaires infringidos a sus majestades reinantes de parte de las actuales autoridades de nuestro país.

           Por lógica, si sopesamos todos estos hechos, fortuitos o no, culpa del gobierno uruguayo o de la desesperación e ineptitud de los Kirchner, vamos a darnos cuenta de que el emprendimiento de la empresa minera Río Tinto va a ser cuestionado por los déspotas gobernantes argentinos con todas las armas a su alcance.

           La retorcida política de los Kirchner no puede permitir, de ninguna manera, que Uruguay se esté catapultando como un país serio, confiable para la inversión extranjera y que ésta prefiera a nuestro país antes que Argentina, más allá de los graves errores que cometió nuestro gobierno.           

           También hay que tener en cuenta el “totalitarismo porteño”, cuyo centralismo no permite el crecimiento del resto del país, alimentado –el porteñismo- por la necesidad de los políticos peronistas corruptos de ganar el poder. Y hago hincapié en el porteñismo, porque el puerto porteño de Buenos Aires es cada día más obsoleto. El ingreso al puerto de Buenos Aires es muy dificultoso para los grandes barcos de última generación, y muchos de ellos no pueden acceder al canal de acceso en razón de su calado. Este problema, a raíz de la falta de mantenimiento de los canales de acceso, debido al arrastre natural y continuo de lodo del río Paraná, tapona el ingreso al principal puerto argentino. Al estar Argentina edificada alrededor del centralismo porteño, ni los puertos de Mar del Plata o Bahía Blanca son útiles para el ingreso y egreso de mercaderías, no por su infraestructura, sino por la distancia de los centros de producción.

           Por lo tanto, es lógico que un gobierno dictatorial, populista, inepto y corrupto, busque todas las maneras posibles de seguir siendo el centro del comercio y la inversión internacional y ataque a nuestro país y busque todos los peros para que, por lógica, Uruguay no se convierta en el principal puerto de la región y de las inversiones extranjeras.

           Mientras esto sucede, Brasil que tiene una balanza enormemente favorable en su intercambio comercial con Argentina, que quiere erigirse en líder de la región, mira para otro lado y hace sus propios negocios, priorizando sus intereses personales al bienestar y crecimiento regional.

           Después de todo esto, tengo dos preguntas para hacerle a nuestro gobierno progresista que, como el avestruz va a esconder la cabeza y no contestarlas:
1.- ¿No es hora de rever nuestra participación en el Mercobluff, dados los ataques continuos de nuestros socios?
2.- ¿No será conveniente denunciar (romper) el tratado del Río Uruguay y retirar a nuestros funcionarios de la CARU?

           Y me excedo y hago una tercera pregunta, la cual me deberán contestar todos los uruguayos: ¿Nuestro gobierno, tiene sangre de pato?


Post Scriptum

Remedando a Eduardo García Gaspar, quisiera demostrar que la lucha antipapelera es, además de todo lo expresado, una lucha de ideologías extremas, ya que la infiltración de la izquierda kirchnerista en el movimiento ambientalista de Gualeguaychú, está demostrado en la siguiente fotografía que le hemos robado a Infobae.Kom, y en la que se ve claramente que los manifestantes frente a las instalaciones de Buquebús, realizado en la presente semana, pertenecen al grupo revolucionario de ultra-izquierda Quebracho.

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis