Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 290 - Uruguay,  13 de junio del 2008   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

2012

 

Educación: Alarmante proyecto de ley
por Dr. Jorge T. Bartesaghi

 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Recientemente el Poder Ejecutivo remitió al Parlamento su Proyecto de Ley sobre Educación, supuesta síntesis consensuada de sus esfuerzos para reformar la enseñanza en el país.

         En más de un centenar de artículos intenta plasmar aquella filosofía renovadora,-por todos considerada imprescindible para adecuarla a los tiempos que corren-, que en su momento diere origen al prometido debate educativo que la sustentaría.

         El proyecto, ambicioso de por sí en cuanto pretende la regulación exhaustiva de todos los procesos de educación, mas allá de la minuciosidad en el tratamiento de los temas institucionales y de organización, no aporta innovaciones trascendentes ni soluciones a las carencias por todos reconocidas.

         Encontramos solamente dos conceptos relevantes dignos de ser reconocidos como tales. El primero, la extensión de la obligatoriedad de la enseñanza inicial y la enseñanza media superior, merece la más cálida aprobación, sin limitaciones, aún cuando sabemos que su efectivo cumplimiento dependerá de los mecanismos que en el futuro se arbitren para controlarlo y exigirlo.

         En cuanto al segundo, la institucionalización de la auditoria como instrumento permanente de contralor de calidad, indiscutible e indiscutido en toda sociedad que valora el conocimiento, ha sido concebido como ente estéril, inocuo, mediante el antiguo y simple mecanismo de hacer depender los controladores de los controlados. De todas formas reconocemos como un adelanto que el verbo auditar tenga presencia en los procesos educacionales.

         Cuando nos prometimos este artículo, dos semanas atrás, pensábamos en desmenuzar el proyecto a efectos de poner en evidencia las pretensiones corporativistas, y la sofisticada (no tanto) lucha por el poder entre distintos grupos (sindicales, políticos, corporaciones, etc.).

         Hoy resulta innecesario por cuanto, estos días, connotados especialistas como el Lic. Daniel Corbo, Pablo Da Silveira y el Dr. Guillermo Fosatti, entre otros, han publicado valiosos artículos (o expuesto en foros importantes como el Encuentro Nacional sobre Educación patrocinado por el Honorable Directorio) analizando en profundidad tanto la acción educativa como la gestión proyectada.

         De todos ellos fluye, unánimemente, no sólo la crítica al proyectado concepto de co-gobierno, de larga e ingrata experiencia en otros campos educativos, sino también, y especialmente, al sistema de integración de los órganos de dirección (tanto
Codicen o Consejos desconcentrados) que por el simple juego numérico y exigencia de mayorías entrega el poder a un corporativismo que, además de tal, aseguraría imponer los viejos dogmas de la izquierda.

         Da Silveira cita en su columna periodística una decena de artículos que promueven la participación de toda la sociedad en la formulación, implementación y desarrollo de la educación. Todo ello en un desorden orgánico difícil de imaginar, sin competencias específicas, o confundidas o superpuestas, amparadas por el común denominador de la irresponsabilidad.

         Si tenemos en cuenta que, además de los órganos naturales de dirección, Codicen y Consejos desconcentrados, se crea una Comisión Nacional de Educación (22 miembros, donde no falta nadie), se asegura el carácter permanente del Congreso Nacional de Educación y de las Asambleas Técnico Docentes (una por cada nivel de enseñanza y una por cada centro educativo) que seguramente serán cientos o miles, más otro Consejo de Participación en cada centro, más la Comisión Consultiva en cada nivel educativo, y más la Comisión Nacional Coordinadora del Sistema Nacional de Educación Pública, que por supuesto articula con las Comisiones Departamentales, se comprenderá el absurdo del sistema.

         Lo que no sabemos es si después de todo este esfuerzo “participativo” se les recordará a los docentes que tienen que enseñar, y si tendrán tiempo para ello.

         Casi un siglo después sigue teniendo razón el gran Discepolín: “no hay jerarquías ni escalafón”… “lo mismo un burro que un gran profesor”, o en otros términos ”es lo mismo el que es cura, colchonero, rey de bastos, caradura o polizón”.

         Y así seguimos igual que “…en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches”, mientras el mundo promueve y protege la educación como el instrumento mas importante para el desarrollo de sus pueblos.

         Pero esto no es todo. Más grave aún es el empecinamiento de la fuerza de gobierno, que en esto se identifica con la izquierda marxista, dispuesta a entregar la educación a concepciones filosóficas que socavan y destruyen los valores vernáculos sobre los que reposa nuestra identidad nacional.

         Si duda es más que alarmante este proyecto de ley.

Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis