Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 336 - Uruguay, 01 de mayo del 2009   
 
separador
En esta edición
Marcos Cantera C.
separador
0
Helena Arce
separador
Martin Feldstein
separador
0
Pedro A. Lemos
separador
Rodrigo Blás
separador
Cr. Ricardo Puglia
separador
Ana Jerozolimski
separador
Nelson Maica C.
separador
Guillermo Asi Méndez
separador
Raúl Seoane

 
 
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Javier García

Negar el PET es criminal
por Javier García

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Tres meses atrás advertimos que por cuestiones ideológicas se estaba impidiendo que miles de pacientes pudieran acceder a la última tecnología para el diagnóstico del cáncer, limitando seriamente sus posibilidades de tratamiento. Lo hicimos en ocasión de que el MSP negara la instalación de un PET, Tomógrafo de Emisión de Positrones, en un sanatorio y una clínica.

         La negativa oficial determina que sólo quienes pueden disponer de dos o tres mil dólares para viajar a Argentina o Brasil a hacerse el estudio, tienen una sustancial mejor calidad de tratamiento, y por lo tanto de vida, que aquellos que -la inmensa mayoría- no disponen de ese dinero y no pueden acceder a la tecnología. El gobierno establece, con su negativa, pacientes clase A y pacientes clase B.

         El argumento fue ratificado por el propio presidente de la República en el acto del 7 de marzo, y es que la alta tecnología médica debe entrar por el Estado, aunque signifique que llegue tarde, como en este caso, donde la enfermedad es cruel y no entiende de razonamientos ideológicos.

         Señalamos públicamente en aquel entonces que no era incompatible la existencia de un centro público (Cudim) y de otros privados o mutuales, ya que, según los criterios internacionales que informó el propio Dr. Engler, se necesita un equipo cada 500.000 habitantes y por lo tanto un solo instituto no alcanza para cubrir a la población uruguaya. La inexplicable negativa es, por esto mismo, sospechosa.

         El empecinamiento ideológico del gobierno no tiene explicación clara, ni histórica. La mayoría de los avances tecnológicos en medicina ingresaron por el sector mutual o privado y de allí fueron puestos a disposición de toda la población, incluida Salud Pública que contrataba los servicios cuando no disponía de ellos.

         Esta testarudez política sigue condenando a miles de uruguayos a no contar con las mejores armas en su lucha contra el cáncer.

         A la negativa cerrada del gobierno se le suma ahora un escándalo comercial que ya llegó a los tribunales especializados en temas de corrupción. Una de las empresas que se presentó al llamado para proveer de los equipamientos, denunció públicamente mediante un remitido a los diarios, de falta de transparencia en la licitación y presiones para elegir una marca determinada y mantuvo por los medios un debate fuerte con el propio Engler, con acusaciones cruzadas.

         La Justicia dirá si la compra que implica varios millones de dólares de las arcas públicas, se hizo regularmente o no, pero lo concreto es que los uruguayos que padecen una enfermedad muy seria, como el cáncer, siguen sin acceder al PET.

         Mientras se aclara todo este procedimiento de compras los pacientes miran sus alternativas con incertidumbre. Podría suceder que se demorara aún más la instalación del PET estatal, que estaba previsto recién para finales de año, luego de una primera postergación de su inicio fijado para junio.

         Es insostenible la negativa oficial a la autorización del ingreso rápido al país de esta tecnología a la espera del centro oficial y más lo es cuando lo que está en juego es la vida de la gente. Debe autorizarse sin demoras las solicitudes privadas para traer el PET. El cáncer no espera y mata.

         Negarse a esto excede, por lo dicho, todo fundamento ideológico. No puede ser que la oncología se haya transformado, en este período, en una disciplina sospechada donde se habla más de intereses económicos que de pacientes.

Comentarios en este artículo

» Arriba

separador
   
© Javier García para Informe Uruguay

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis