Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 316 - Uruguay, 12 de diciembre del 2008   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Raúl Seoane

Un país sin energía
Descentralizar la energía puede ser la solución
por Raúl Seoane

 
separador
 
Clicks
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Es indudable que Uruguay está pasando por uno de sus mejores momentos históricos. Argentina se cae en pedazos y el enfrentamiento con nuestro país conjuntamente con el ensañamiento de los Kirchner, generaron que la Banda Oriental se catapultara al escenario mundial como un país emprendedor, responsable, fiel cumplidor de sus leyes y contratos y cuyos habitantes poseen un alto nivel cultural. Esto hace que, dentro de América Latina, y del Cono Sur propiamente dicho, sea uno de los países elegidos por los inversores, aprovechando, a su vez, la privilegiada posición geopolítica del país.

         Desgraciadamente, la falta de reservas energéticas es el principal problema para que nuestro país no pueda despegar rápidamente y es la causa de que muchas inversiones sean repensadas en razón de esta carencia. Este es el talón de Aquiles con el que debemos enfrentarnos en los próximos años y que deberemos resolver de la forma más rápida posible, pero con responsabilidad y sin chicaneos políticos.

         A pesar de que estuvieron en contra en aras del tan vapuleado “Uruguay natural”, los frenteamplistas se encuentran encerrados por sus propias decisiones en el momento de pensar en instalar una central nuclear que genere la energía tan necesitada. Y aquí comienza, como no debería ser de otra manera, el gran debate que incidirá en nuestro futuro.

Energía limpia

         ¿Existe una energía verdaderamente limpia, eficiente y no peligrosa? En parte sí y en parte no. Sea cual sea la forma de generar energía tiene sus ventajas y sus contras, ya sea hidráulica, eólica, térmicas, nuclear, solar, etc., por lo que un serio estudio sobre que camino debe elegir el Uruguay en materia energética es muy importante, ya que éste marcará el rumbo futuro de las inversiones en nuestro país.

         Como ya es sabido, la generación de energía por medio de centrales térmicas es una de las más contaminantes ya que los hidrocarburos, durante su combustión, despiden el famoso CO2 contaminante de la atmósfera y causante, según algunos, del famoso calentamiento global. Nuestro país, tiene una generación importante en usinas térmicas.

         La energía nuclear es una de las más limpias, pero no por ello deja de ser peligrosa. Es cierto que con el enorme avance de la tecnología un desastre tipo Chernobyl es casi un imposible. Sin embargo un accidente, un error humano, -nunca hay que descartarlos a pesar de las seguridades actuales- puede ocasionar algún accidente de menor o mayor consecuencia, no solo para el personal de la planta sino también para los habitantes de la zona.

         El más grave problema que tiene la energía nuclear y que hasta la fecha no ha podido solucionarse, es el almacenamiento del desperdicio radiactivo.  “La energía nuclear contiene una amplia gama de substancias. Algunas tienen una vida corta: su radiactividad es intensa, pero se "quema" después de horas, días, semanas o meses (su peligro es diferente). Sin embargo, algunas substancias de desperdicio se mantienen "calientes" (radiactivas) por décadas y siglos, y su radiactividad es aún tan intensa que ellos necesitan ser mantenidos lejos del contacto humano por miles de años, probablemente muchos miles.” http://www.phy6.org/stargaze/Msun8nuc.htm

separador

Energía:
blancos no están a favor

El Directorio del Partido Nacional analizará hoy la propuesta del presidente Tabaré Vázquez para integrar a la oposición al análisis de las posibilidades reales de implantación de la energía nuclear en el país, con la participación en una comisión que elaborará un diagnóstico en un plazo de tres meses.
De todos modos, en la fuerza política prima el criterio de que el mandatario prolongará en el tiempo una decisión al respecto y, en consecuencia, las posturas mayoritarias aconsejarían no integrarse a ese ámbito de análisis.
El senador Sergio Abreu brindará hoy al cuerpo un informe sobre lo conversado con Vázquez la semana pasada, cuando el presidente reuniera a los partidos de oposición para invitarlos a integrarse a esa comisión técnica y política.
Uno de los aspectos que el Partido Nacional objetará de la postura del presidente, es que no se comprometió a derogar una disposición legal de 1997 por la cual se prohíbe en el país el uso de la energía nuclear. Esto había sido solicitado en esa reunión por el propio Abreu y por el representante del Partido Colorado Julio María Sanguinetti.
Extractado del diario El País

         Tampoco la energía eólica es todo lo limpia y eficiente que dice ser, porque un reciente estudio de James Oswald, publicado el pasado mes de agosto en la revista Energy Policy alerta a quien pretenda planificar de forma consistente un modelo energético de futuro: la energía eólica no sólo es abrumadoramente más cara y menos fiable que otras, tampoco supone un ahorro mesurable en el consumo de gas natural. Esto no sólo redunda en los precios totales del “paquete energético”, supone además alejarse de las metas de reducción de emisiones de CO2 que se supone deberían alcanzarse con mayor facilidad gracias a la energía eólica.

         Es cierto que la generación más limpia de energía es la hidráulica, pero también este sistema tropieza con graves problemas, sobre todo en un país pequeño como Uruguay, la necesidad de lugares amplios y con la pendiente suficiente para crear un gran embalse de agua que genere la suficiente fuerza hidráulica para mover las turbinas que, a su vez, genera la energía tan buscada. Y este es el gran problema con el que se enfrentan los defensores de este sistema generador, sobre todo teniendo en cuenta de que la creación de embalses utilizan tierras que pueden ser utilizadas para la ganadería y la agricultura, si tenemos en cuenta el tamaño de nuestro país. A su vez, y es lo que sucede en estos momentos, la falta de lluvias puede hacer descender los niveles de los embalses lo que impide la generación de energía, por lo que este tipo de plantas dependen en gran medida de factores exógenos que no pueden solucionarse.

         Por último, y como nuevo generador de energía que está en boca de todos, podemos mencionar la energía solar, pero uno de los mayores problemas que tiene este tipo de generación es el costo de los paneles solares que, en algunos casos, pueden llegar a unos veinte mil dólares para generar la energía necesaria para una vivienda tipo, por lo que su utilización, salvo en contados casos y subvencionados por el Estado, es por el momento algo muy oneroso.

Descentralizar puede ser la solución

         Al ser un defensor de la libertad y sobre todo de la iniciativa privada, mi opinión es que cada Municipio debe proveer la energía necesaria a su sector de influencia. Esta puede ser de cualquier tipo y de acuerdo a las especificaciones centrales de una ley de energía limpia que debe ser tratada seriamente en la Legislatura Nacional y pensando en el crecimiento futuro del país.

         Los municipios cerealeros por excelencia, como en el departamento de Soriano, pueden utilizar el biodiesel en usinas térmicas, ya que este tipo de combustible arroja muy poca contaminación o casi nula. En lugares con posibilidades de importantes vientos o planicies aptas, puede utilizarse la energía eólica. En Colonia y Río Negro, pueden aprovecharse los deshechos que producen las plantas papeleras y desechos agrícolas, para generar una energía más limpia. Otros municipios que no tengan posibilidades de material combustible para abastecer las usinas, pueden emplear la solar, la nuclear, la geotérmica, o el aprovechamiento de los basurales que generan un gas que puede utilizarse como combustible.

         Lo ventajoso de este sistema es que cada región, departamento o municipio del país, tiene en sus manos un recurso invalorable ya que puede ofrecer y regular su propia energía para cada emprendimiento industrial nuevo que quiera radicarse en la zona, o aumentar la generación de energía en vistas a un nuevo asentamiento fabril o simplemente para el crecimiento urbano. Como dice el dicho popular “acá es donde se ven los pingos” y cada dirigente político deberá tener la inventiva necesaria para general el bienestar zonal, ya que no depende de las decisiones del poder político central, sino de las propias.

         Todo este collage de generación de energía únicamente puede ser llevado a cabo por la necesidad de cada localidad o municipio, pero como condición sine qua non debe desarmarse el monopolio energético que poseen UTE y Ancap, convirtiendo a ambos entes en órganos controladores del parque energético del país. ¿Qué es un imposible?, no lo creo. En muchos países, sobre todo en Europa existen sistemas similares, incluso en Argentina donde los gobiernos provinciales tienen sus propias usinas, y si las cosas se hacen con seriedad y responsabilidad dejando de lado cualquier tipo de cucarda política que algún partido quiera colgarse, puede hacerse, y de esta manera descentralizar las decisiones en materia energética que hoy dependen de Montevideo, y cada localidad puede desarrollar su futuro en forma independiente, con el control de calidad, eficiencia, factibilidad y medioambiental de órganos nacionales.

         La solución tiene que ser rápida. No podemos depender del estudio de una comisión, como la creada por el gobierno para estudiar la posibilidad del uso de la energía nuclear, ya que como decía Perón cuando se necesita que algo quede en la nada, hay que crear una comisión para su estudio. No podemos dejar pasar este auspicioso momento en el que nuestro país puede convertirse en un gran receptor de inversiones industriales genuinas, tal como lo hicimos con el TLC con Estados Unidos.

Comentarios en este artículo

» Arriba


© Raúl Seoane para Informe Uruguay
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis