Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 354 - Uruguay, 04 de setiembre del 2009   
 
 
 
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Rodrigo Blás

De jubilados, privilegios y demagogias
por Rodrigo Blás

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         A mí no me gusta el Sr. Mujica.

         No me gusta su pasado  y en eso estamos o por lo menos deberíamos estar todos de acuerdo (y si hay alguno en desacuerdo debería callarse la boca, ya que defender a los que se levantaron contra las instituciones democráticas, robaron, mataron, mandaron robar y mandaron matar no es algo para defender en voz alta), pero tampoco me gusta su presente y le temo a un futuro nacional con él, como principal.

         Entre las razones principales para que no me guste no están ni su aseo, ni su ropa ni su lenguaje, en definitiva está en su derecho de vestir, limpiar o limpiarse y decir como se le antoje; sin embargo  si está lo que dice y sobre que dice.

         En el afán de buscar el voto, el popular Pepe no escatima nada, arrolla con lo que sea si sospecha que por ese lado más allá de lo correcto o incorrecto  hay algún voto flotando  y va a su pesca.

         Así lo hemos visto embestir contra cualquier institución  o elemento de nuestra sociedad sobre la supuesta  base que la gente piensa así; es decir renuncia permanentemente a su función de dirigente que por la tanto debe dirigir y explicar aquellas cosas  que son correctas y justas aunque no lo parezcan,  para tomar su función de subirse al carro de lo que venga y ser dirigido y paladín del pensamiento “popular” sin importarle si está bien o está mal. Así mañana podremos ver a un Mujica pidiendo penas de muerte, castración a violadores  golpes de estado o lo que sea que esté en el ánimo de la gente según el titular del diario del lunes, lo que sería anecdótico para cualquiera de nosotros pero no para aquel que puede terminar dirigiendo por 5 años los destinos de nuestra tierra. (Dios nos salve)

         En ese tono, es que estos últimos días el Senador Mujica contestó a la propuesta de Lacalle de derogar el impuesto a las pasividades, con su termómetro popular, en un país donde muchos ganan poco, es negocio atacar a los que ganan bien. No importan los méritos o las funciones importan la envidia y el enfrentamiento, igualar para abajo:
Así las cosas el célebre Pepe concluyó: “Lacalle quiere eliminar el impuesto a las jubilaciones por que su jubilación tiene impuesto………..”, es decir, una propuesta general y justa la disminuyó a un tema personal de el candidato del Partido Nacional.

         Más allá de la tentación de devolver con la misma piedra y decir que Mujica defiende los impuestos al trabajo por que odia el trabajo, ya que nunca trabajó, o rechaza aumentar  las penas de algunos delitos por que le gusta delinquir o los delincuentes; nos parece que vale la pena el esfuerzo de volver a levantar el tema, por que el Uruguay merece otro tono y otro nivel de debate.

         Una vez cada 5 años los uruguayos elegimos a uno entre los 3 millones que somos para Presidente de la República, la que se llama la Primer Magistratura, es decir el primer ciudadano; ese ciudadano; ayer Sanguinetti o Lacalle hoy Vázquez, cobra un buen sueldo, tiene custodias, viaja gratis al exterior, tiene cocinero y  mucamas pagas, custodia paga ( Vázquez varios de ellos ) y después se jubila  como ex presidente con una jubilación alta y manteniendo algunos privilegios como secretarios, custodia, etc. que hacen a la condición de ex.presidente que es y que será hasta su muerte y por lo tanto representante por siempre de nuestra patria afuera y adentro de ella.

         Quien ataca esa situación no ataca a Sanguinetti, a Vázquez o a Lacalle, ataca a la institución presidencial, que no tiene partido ni nombre, que es para el que la ocupe, sea del Partido que sea, según lo decida la gente en su oportunidad. Nos parece un ataque improcedente, inoportuno y demagógico, más viniendo de aquel que pretende ocupar la presidencia, aquel que quiere acceder a un cargo debe respetar el mismo como primer medida; Mujica no lo hace.

         Pretender que la cifra de una jubilación va a poner en contra del jubilado a los miles de uruguayos  que no consiguen esa cifra ni trabajando ni jubilados, es pretender sembrar en el uruguayo la envidia y el rencor; la misma envidia y rencor que podríamos sembrar si manifestáramos que  el matrimonio Mujica – Topolansky después de descuentos, regalos partidarios y etc., igual siguen siendo uno de los hogares uruguayos de mayores ingresos  al tener ambos, sueldos de Senadores de la República; pero por ahí no va la cosa, al menos para nosotros. Para nosotros esta y otras situaciones pasan por el límite de lo correcto y lo incorrecto; que Lacalle cobre su jubilación es correcto, que Mujica la cuestione, es incorrecto y demagógico y si para muestra basta un botón, alcanza con manifestar que el Senador Mujica y su MPP postulan, amparan  y promocionan en Maldonado como candidato a Intendente al Contador Ricardo Alcorta. Hombre que a sus cuarenta años se jubiló  con jubilación de privilegio en función de sus servicios en diversos cargos de confianza durante la dictadura militar, es decir lo que Mujica sanciona para un expresidente democrático  de nuestra nación, ampara y promociona para un correligionario de pasado militarista; en fin, en el peor de los casos ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio; o lo que es peor, un simple intento de demagogia barata; uno más y van……………

© Rodrigo Blas para Informe Uruguay

Comentarios en este artículo

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis