Miembro de apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
logo
Año V Nro. 285 - Uruguay,  09 de mayo del 2008   
 

historia paralela

2012

humor político

ha

 

2012

 
Fernando Pintos

A propósito de que «Dios los cría…»
(¡Y el demonio los junta!)

por Fernando Pintos

 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Una vez más recordaré aquellos buenos tiempos en que Uruguay contaba con un periódico impreso semanal con las agallas y la calidad de «Nueva República». Cada dos por tres me satisface exhumar alguno de los muchos artículos que en aquel medio escribí durante un año. Y si tal hago, es porque en casi todos esos escritos se rescata siempre algo de utilidad para el presente. Son analogías, pequeñas o grandes lecciones y casi siempre sirven como efectivo ejercicio para refrescar la memoria, que en la mayoría de los casos suele ser tan frágil. En los últimos meses de aquel año memorable de 1984, los tenebrosos personajes de la izquierda apátrida (calificarla de «uruguaya» sería ofender al Uruguay y su gente) descargaban todas sus baterías con el propósito de apoderarse de la Intendencia Municipal de Montevideo para, desde allí, saltar al abordaje del poder etático, o sea: del Erario de la Nación. Como es por todos harto sabido, a todos estos tenebrosos personajes de opereta bufa, genéticamente incapacitados para ganarse la vida en forma decente —es decir, por medio del trabajo honrado y reiterado—, la única vía para vivir como les gusta, haraganeando, deambulando, vampirizando y nunca jamás laborando (seriamente, digo) es una: colgarse del Erario del país que sea, con veinte uñas y toda la dentadura… Un tipo de acrobacia para el cual siempre han demostrado habilidades no sólo innatas, sino también insuperables.

         Pero… ¿De qué medios se ha valido el comunismo para llegar al asalto del Erario? ¿Imaginan ustedes quiénes han sido algunos de sus tenebrosos compañeros de ruta? Hubo muchos y los sigue habiendo. Y entre esos siniestros corifeos, siempre hubo algunos cuya supuesta conformación ideológica los transformaba en increíbles o impensables para tales canallescos menesteres. Pongamos por ejemplo a la tan popular —en Uruguay y fuera también— Secta Moon. ¿Acaso alguien podía pensar, en 1984, que la tan marcadamente anticomunista la Secta Moon se pusiera a colaborar con el comunismo, en Uruguay o en cualquier otra parte? Bueno, sencillamente les incito a leer un artículo publicado el viernes 16 de noviembre de 1984 en «Nueva República», bajo el título de: «El comunismo y la secta viven un armónico idilio». Y analicen lo que leerán con mentalidad crítica. ¿Acaso no fue Karl Marx quién vaticinó que los capitalistas serían capaces de vender la misma soga con la cual serían ahorcados (por los comunistas, of course)?. Veamos:

«…Cuando días atrás un viejo amigo —militante anticomunista desde la adolescencia—, me refería confidencialmente su seguridad sobre la existencia de un sórdido acuerdo entre la secta Moon y el comunismo frenteamplista, para dar el segundo su silencio a cambio de los servicios de impresión del primero, no pude menos que solicitar una confirmación exacta y fehaciente (documentada) al respecto. Se me contestó que tal información había sido detectada por una persona que trabaja en el marco del complejo gráfico de la secta (una imprenta, un diario, una revista, etcétera), la cual estaba lógicamente horrorizada por el alcance del asunto. Obviamente, sin otros índices a la vista, decidí poner atención en algunos aspectos que pudiesen dar validez a la información recibida. De hecho, me fue posible comprobar que:

  1. De un tiempo bastante largo a esta parte, todos los órganos de prensa del frenteamplismo guardan un silencio sepulcral respecto a las actividades en Uruguay de los sonrientes acólitos del Reverendo Moon. Precisamente, éste sería el momento adecuado para enfilar algunos cañones demagógicos y dialécticos sobre la mencionada secta. El público puede comprobar con facilidad que, en vísperas de elecciones, los marxistas no ahorra ni demagogia, ni saliva, ni tinta… ¿Por qué razón los pretendidos anticomunistas de la secta Moon no son ahora ni siquiera mencionados?
  1. Varios son los órganos periodísticos marxistas que se publican en la Impresora Polo (perteneciente al grupo Moon). Uno de los principales es la revista «Guambia», caballito de batalla de la propaganda encubierta del marxismo, ya que actúa con eficacia a través de una vía insólita: el humor. También se puede citar, al espléndido (nada más que gráfica y visualmente hablando, claro) semanario «El Frente», órgano de la «Democracia Avanzada», lo cual significa decir: del comunismo. Entre otros pasquines marxistas, se publican también en Impresora Polo las excrecencias ideológicas del «Partido de los Trabajadores», lista 1917 (unos duros del marxismo, quienes andan por ahí diciendo que en el Frente Amplio es un antro de traidores entregados a la burguesía), a través de su periódico «Tribuna de los Trabajadores»… ¿De dónde saca ese minúsculo partido ultra comunista el dinero suficiente para financiar los costos para ellos astronómicos de la impresora Polo?
  1.  Estuve investigando con gran cuidado en las calles, paredes y muros de la ciudad de Montevideo, y (¡parece mentira las cosas que veo!) he aquí que la mayoría de los carteles del Frente Amplio, y principalmente todos aquellos pertenecientes al partiducho «Democracia Avanzada» llevan el pie de imprenta de Impresora Polo. «Casualidades», que les dicen…
  1. Siempre he tenido la mala (mejor dicho, maligna) costumbre de atrapar cuanto panfleto o papelucho frenteamplista me quieran entregar, en cualquier lugar que ello acontezca. Últimamente, el Frente Amplio me ha facilitado la tarea al repartir (en cantidades industriales) unos folletos primorosos (tan sólo visualmente), impresos a todo color y con una diagramación impecable. Los han repartido casa por casa, y claro: a la mía también han llegado. Tengo ahora en mis manos uno de esos folletos, titulado «A usted mismo» (donde se habla de las medidas de emergencia); y otro que se titula «Un mañana, ¡Ya!» (donde se exhorta a concurrir al Parque de los Aliados el domingo 21 de octubre de 1984, a las 18 horas); y todavía otro más que se titula «Descubra las diferencias» (donde pretenden demostrar lo que será de la ciudad cuando el Frente la gobierne)… Agrega este último, a sus múltiples atractivos gráficos, una foto del arquitecto Arana en su contraportada… Y todos esos tan primorosos como lujosos folletos (¡carambolas, Batman!) ostentan el pie de imprenta de «Polo Ltda.». Como apreciará el lector, las extrañas coincidencias prosiguen.
  1. Por si lo anterior fuera poco, tengo también en mi poder un lujoso ejemplar de «Al Frente» (órgano de prensa de la «Democracia Avanzada»), correspondiente al 26 de octubre de 1984. Lo adquirí por su precio de portada, de diez nuevos pesos. Son dieciséis páginas a toda diagramación y todo color (y uno se pregunta, ¿cómo pueden andar por ahí regalando esta joyita gráfica que les debe haber costado un ojo de la cara y la mitad del otro?), con el siguiente contenido: 1º) un artículo sobre la llegada inminente de Rodney Arismendi; 2º) otro artículo sobre las «mentiras» de las cadenas de DINARP y los infundios vertidos por Hierro López (terrorismo verbal, como suele decirse): 3º) una nota sobre la deuda externa y el Tío Sam; 4º) una conferencia de prensa de la «Democracia Avanzada» («Democracia»…Si algo no se les puede negar a los comunistas es su capacidad para el humor negro), donde Massera y otros cocoliches del comunismo se despachan a gusto contra Luis Hierro López («ese pigmeo», dicen), y además mencionan a Rodney Arismendi («democrático probado», disparatean, en plena crisis de colitis cerebral), y todo ello calzado bajo el título de «Luis Hierro: ¿Un político o un agente de la CIA?»; 5º) dos páginas dedicadas al «Reencuentro con el Ñato» (se refieren a Arismendi); 6º) una nota donde se afirma que los partidos tradicionales ignoran a los jóvenes; 7º) un artículo dedicado al otrora «capo» de la U.J.C., Esteban Valenti Pitino (quien «felizmente» ha vuelto a Uruguay, a lomos de PRESSUR, la agencia noticiosa de la familia Ferreira y el comunismo internacional); 8º) un reportaje sobre la amnistía; 9º) otro reportaje enfocado en una dirigente comunista (Laura Fantín); 10º) una entrevista a un artista que volvió: Numa Moraes…

En definitiva, todo un material impreso carísimo, producido a raudales para los comunista y sus compañeros de ruta. Entonces, ¿si esto no es marxismo, ¿el marxismo dónde está? Y la pregunta que sigue de inmediato será: ¿acaso los anticomunistas de opereta de la secta Moon no se han dado cuenta de tal situación? ¡Qué distraídos estos sonrientes muchachos! ¿No les parece?

En  resumen, amigo lector, cuando veas a un comunista, o cuando veas a un acólito de Moon, realiza un proceso de asociación mental y recuerda aquel viejo refrán que dice: erial que es esencialmente, descaradamente, desembozadamente comunista… Entonces, si «Dios los cría y ellos se juntan». Y toda vez que rerulta ser así, créeme, que por algo será…».

 
Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis