Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 368 - Uruguay, 11 de diciembre del 2009   
 
 
 
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

60 Años de la ruptura definitiva entre
Tito y Stalin: El Diario perdido de Tito

por Carmen Verlichak

 
separador
   
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

          En octubre de 1949 después de un año y medio de querellas entre Tito y Stalin, que llevaron las consiguientes purgas, el triunfo de la monarquía en Grecia puso en rotunda evidencia la falta de colaboración de Tito con la expansión estalinista.

          En esos años había una situación extremadamente tensa en el mundo entero así como en Yugoslavia. La denominada guerra fría había partido el mundo en dos, casi sin matices: Rusia por un lado y el llamado Occidente por otro.

          Por entonces, Tito se vio acosado por la Unión Soviética y por Stalin, quien, después de haberlo apoyado en la toma del poder, continuamente le reprochaba haberse vendido a los imperialismos de Occidente, y aunque éste lo miraba receloso, por miedo a Rusia Tito lo consideró un posible lugar de refugio.

          Por otro lado, Tito se encontraba con la urgencia de modernizar y equipar el ejército; sumado a eso el hambre de la posguerra aún apretaba, a lo cual se agregó una prolongada sequía en la región.

          Todos estos temas aparecen en el diario que llevó Josip Broz entre noviembre de 1950 y febrero del 1951, donde muestra sus temores y su plan para huir de Yugoslavia por miedo a los rusos.

          Este cuaderno – recientemente descubierto - fue publicado en fragmentos por el diario croata Vecernji list así como lo hizo el serbio Pero Simic en su libro Tito, misterio de un siglo que acaba de salir.

          En el diario consigna además sus conversaciones con los Estados Unidos sobre una ayuda para fortalecer la capacidad defensiva de Yugoslavia.

          Precisamente así comienza: “hoy a las 9.30 llamé a los generales para tratar el tema de la ayuda que hemos pedido al gobierno estadounidense a causa de la sequía”. A continuación escribe cuáles serían los pretextos para que pudiera recibir la ayuda sin que tuviera que pasar por incómodas sesiones del congreso estadounidense.

          Ese día, el embajador norteamericano en Yugoslavia, George Allen, le contestó que la condición era que el presidente Harry Truman anunciara que la ayuda se daría para paliar las consecuencias de la sequía que a su vez, habían debilitado la capacidad de rearme.

          Tito comentó: “Se entiende que los camaradas aceptaron esto con el fin de recibir esa ayuda, porque sin ella no estaríamos en condiciones de mantener un ejército de este tamaño en momentos en que el país está amenazado por los países del Este”.
No obstante estos pedidos de ayuda al capitalismo, estaba convencido de que su comunismo quedaría eterno. Por eso escribió que “buscar ayuda en los Estados Unidos y otros países occidentales los animó y piensan que ahora pueden presionar para que desnaturalicemos nuestra revolución”.

Medidas urgentes

          Lo que no se supo hasta ahora y lo consigna el diario es que pensaba abandonar Yugoslavia si se producía una invasión soviética o de algunos de los países satélites. De eso habla el 4 de diciembre: “tuve una sesión con los líderes del Politburó en la que expuse mi deseo de tomar medidas urgentes para no ser sorprendidos por un ataque desde el Este. Por un lado, decidimos dispersarnos para el caso de bombardeos imprevistos y que todos buscaran alojamiento en diversos lugares de las afueras de Belgrado. Decidimos asimismo que la parte operativa del generalato también se instale fuera de la ciudad”.

          El 21 de diciembre, por primera vez, anota su plan de huida en caso de un ataque: “Estuvimos largas horas los camaradas Edvard Kardelj, Aleksandar Rankovic y Milovan Djilas y yo hablando sobre todo lo que debemos hacer en el caso de que nos ataquen, o en el caso de que no soportemos una larga guerra en nuestra tierra. Les pregunté qué pensaban acerca de retirarnos del país con un ejército fuerte y más tarde volver, de manera de salvar el socialismo en nuestra tierra. Los tres estuvieron absolutamente de acuerdo tal como el día anterior lo estuvieron los otros camaradas generales, Gošnjak i Popovic”.

          Algunos días después, el 26, ya escribió el discurso en caso de ataque: “debido a la superioridad de las fuerzas enemigas, retirar el grueso del ejército y de la juventud a las bases que determinamos, para que se preparen para la tercera fase, mientras en el país se hace una guerra de guerrillas con fuerzas de no más de cien a ciento cincuenta mil combatientes. La tercera fase será atacar a los ocupadores con unidades bien armadas y descansadas”.

Armas de Inglaterra

          Tito también buscó el apoyo de Gran Bretaña. El 22 de enero de 1951 consignó que mandó a Djilas a Londres, “para sondear la posibilidad de recibir armamento para nuestro ejército; espero que tenga mejor suerte que la que tuvo cuando lo mandé a Moscú”.

          El día siguiente determinó que “para mejorar mi pobre manejo del inglés, comencé a estudiarlo cuatro veces por día con un profesor”.

          Pasan los días y se muestra contento con sus avances en el idioma. Otras afirmaciones muestran la esperanza de la ayuda norteamericana.

          Y aquí termina el cuaderno que se encontró en estos días.

Fuente: Fundación Atlas 1853

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis