" Haz de Internet una gran plataforma de comunicación, no la conviertas en una cloaca de maldad" preHacker.Hacker Digital.
Año I - Nro. 36 - Uruguay, 25 de julio del 2003

Desde las Islas
Las Causas de las Crisis
Informe Desde China
Reaching U
Noticias del Brasil
Seguimos Paseándolas
Maracaná
Recuerdos del Ayer
Crónicas de la Revolución Oriental de 1903
Asociación de Inmigrantes Uruguayos
El Día de la Muer Afro-Latina
El Interior También Existe
Rincón de Sentimientos
Olvidémonos de las Pálidas
Correo de Lectores
El Marinero
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Asociación de Inmigrantes Uruguayos
Coordinadora de Trabajadores Inmigrantes Uruguayos
C/ San Cosme y San Damián 24-1ª planta Madrid [email protected]

Madrid a 21 de Julio de 2003

Compañeros:

El 19 de Junio la Asociación de Uruguayos en Lugo, nos hacía dos importantes preguntas: ¿Qué hacer?, ¿Cómo actuar?. Para poder responder a estas dos preguntas no hay que perder de vista las perspectivas que hemos ido labrando en este último período. La respuesta será dada en este artículo en unas breves pinceladas, a falta de profundizar, cosa que haremos en las jornadas de los días 15, 16 y 17 de Agosto, que nuestra Asociación Uruguayos po lo Mundo, tendrá en Vigo, en el marco de las cuales se reunirá la Coordinadora donde discutiremos en profundidad estas preguntas.

Un año escaso de vida llevamos las Asociaciones más viejas, que componemos la CTIU, pero una año riquísimo en esfuerzos, en crear y consolidar las mismas, y a su vez en comprender, como desde el Manifiesto de Junio de 2002 reclamábamos, los problemas básicos de la colonia uruguaya y en especial la de sus trabajadores en situación irregular.

Hemos estudiado y comprendido la Ley de Extranjería, su Reglamento, las circulares administrativas, el Anteproyecto de Reforma de la Ley, el Recurso de Inconstitucionalidad a la misma, la Reforma del Código Civil de Febrero de este año en cuanto a las modificaciones del acceso a la nacionalidad española, las reformas en las ayudas asistenciales a los retornados españoles y todo aquello que en el terreno de lo normativo es indispensable para nuestra actuación.

Pero también avanzamos en la estrategia para intentar resolver estos problemas. Y en este campo, habíamos dicho con claridad desde el primer momento, que era fundamental la actuación con el conjunto del movimiento sindical español. Y desde el primer día nuestras definiciones nos permitieron avanzar con claridad hacia este fin.

Somos trabajadores inmigrantes uruguayos, solidarios con nuestros compañeros en Uruguay y con nuestros compañeros españoles. Somos Asociaciones con una clara vocación de acercamiento al movimiento sindical uruguayo y al español, por eso nos definimos como Asociaciones pertenecientes al movimiento popular uruguayo y al español, sin por ello dejar de ser en nuestra composición amplias y participativas.

Y desde ahí comenzamos nuestra andadura. Y hoy un año después hemos construido con el esfuerzo de muchos compañeros, una Coordinadora con cinco Asociaciones representativas en sus respectivas Autonomías, con la integración a un muy corto plazo de varias más, con vínculos con uruguayos en el conjunto del Estado español, con confianza entre las Asociaciones y los respectivos portavoces que componen la dirección de la misma. Con negociaciones con Asociaciones existentes con anterioridad, que han aceptado como instrumento de lucha y unidad nuestra Plataforma Reivindicativa, y con un espíritu fraternal en el trato con otras Asociaciones.

Decimos claramente que debemos avanzar en la unidad de todas aquellas Asociaciones que se preocupen de los temas que hemos definido como básicos de la colonia uruguaya, sin por ello menospreciar a aquellas que entienden que sus fines prioritarios son las actividades, lúdicas, culturales y deportivas, pero eso que también contemplan nuestros respectivos estatutos, no es lo acuciante para la gran mayoría de los trabajadores inmigrantes uruguayos en el conjunto del Estado Español. Haciendo además mención expresa, a que varias Asociaciones de la CTIU las llevan adelante y que ninguna renunció a ellas.

La otra vertiente que aglutina y genera conciencia es el propio tratado del año 1870, ampliamente analizado en los informes de nuestro abogado, básicos para la comprensión del mismo por una infinidad de organizaciones y personas, tanto uruguayas como españolas.

Pero ahí también avanzamos con espíritu crítico en su relación con el Tratado firmado por el Presidente Lacalle en el año 1992 y su vinculación al anterior y la de ambos a la LOEX.

Definimos que no solo era necesario reivindicar la vigencia del mismo, que se desprende de las Sentencias de los Tribunales Superiores de Santa Cruz de Tenerife y de Madrid, como la del propio Tribunal Supremo, sino que pedimos la equiparación, que surge objetivamente de lo anterior, con chilenos y peruanos.

Pero ahora aunemos todas las vertientes, nuestra vinculación en profundidad con el movimiento sindical español, recogidos en los acuerdos preferenciales firmados con las centrales sindicales españolas, con nuestro conocimiento personal y político con los distintos grupos parlamentarios de la izquierda española, que nos permite influir en distintas iniciativas parlamentarias recogidas por esas fuerzas políticas. Por el estudio en profundidad de los aspectos jurídicos y políticos de los Tratados vigentes. Por nuestra vinculación al movimiento sindical uruguayo y a sus partidos de izquierda y al Frente Amplio en particular. Por eso y por la organización que estas Asociaciones en la CTIU nos estamos dando, y contando además con las que de inmediato la integrarán, decimos que estamos por primera vez, con fuerza suficiente para comenzar en este próximo invierno a gestionar la salida vía un arraigo específico que contemple la particularidad de la inmigración uruguaya.

Eso nos obligará a trabajar a nosotros y a nuestros amigos de los sindicatos CCOO, UGT y la CIGA, en la salida, que pasará por una negociación con la Administración española, sin olvidar las Administraciones de las Nacionalidades, entendiendo también que en ella deberán jugar un papel la Administración uruguaya y su cuerpo diplomático.

Debemos seguir organizando a los trabajadores inmigrantes uruguayos, en Asociaciones de este nuevo marco, y debemos ser conscientes que la negociación implicará, capacidad de caminar por distintos ámbitos sin perder de vista para qué lo estamos haciendo y en que plan se enmarca..

Ahora bien, no creemos que nada será gratuito, todo dependerá de nuestras Asociaciones de la CTIU, y de aquellas otras que quieran participar de forma principista en la defensa de los intereses de nuestros conciudadanos. La negociación sin lucha, no nos servirá para nada, pero la lucha sin un camino claro y con objetivos viables y capaces de ser comprendidos y apoyados por una gran mayoría de uruguayos y que vinculen a las organizaciones españolas y uruguayas no conduce a ningún puerto.

Somos más ricos que hace un año, estamos en el marco de todo el territorio español, manejamos una gran corriente de información que nos llega desde Sindicatos, Partidos Políticos, Ayuntamientos, Parlamento Nacional y Autonómicos, Asistentes Sociales, Ong´s, Asociaciones de Abogados, Asociaciones de Inmigrantes de otras nacionalidades e incluso desde las Delegaciones y Subdelegaciones de Gobierno, en su trato con los sindicatos y nuestras Asociaciones y la de los socios de la propia CTIU, que aún no se han constituido en Asociación.

Hemos perdido la visión provinciana de los problemas y de sus soluciones y los abordamos a través de la dirección de la CTIU, en toda la complejidad de España.

Compañeros, los convocamos a recorrer junto y con nosotros esta nueva etapa, difícil como todas, sin aventurar soluciones, pero cargada de esperanza.

Reciban saludos fraternos

Juan González

Madrid a 19 de Julio de 2003