Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 333 - Uruguay, 10 de abril del 2009   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
 

 
Helena Arce

Los adolescentes en camino a vivir en ghettos
Semana de Turismo en medio de la nada
por Helena Arce

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Como me gusta decirle a este lugar  cuyo nombre prefiero guardar, cercano a mi hogar, lo suficiente como para no cansarse en el viaje, y al mismo tiempo recóndito,  como para únicamente  ser ubicado, por aquellos  quienes son bienvenidos

         Un lugar que me recuerda al San Luis donde crecí, tan distinto al de hoy,  menos poblado. Con la posibilidad de mirar el horizonte y  ver únicamente verde, un  paisaje rodeado de  eucaliptos que aromatizan el ambiente, y al mismo tiempo nos resguardan de los posibles incendios, a lo lejos algunas casas para no sentir la soledad. . Podemos estar aquí en el medio de la nada, respirando aire puro, salir a caminar por las calles de balastro, con nuestras perras, sin miedo a que aparezcan conductores apurados. Todo es paz y tranquilidad, bajamos  a la playa donde algunas familias disfrutan pescando o caminando con sus niños. Respiramos paz y tranquilidad, dándole solaz  a nuestras neuronas, para que se  revitalicen  y se  prepararen  para afrontar el trabajo del resto del año. Claro los adelantos tecnológicos hacen que hoy podamos disfrutar de todo ello, pero sin perder el contacto con los nuestros, los celulares y las conexiones a Internet móvil nos dan la seguridad que de ser necesario, en un segundo nos conectamos. Así puedo por ejemplo escribir esta reseña para el semanario, sin por ello dejar de disfrutar, escribo, me conecto, lo mando y vuelvo a la tranquilidad.

         El tiempo se está portando de maravillas, hasta he podido dar algo de color a mi cara que tan poco sol pudo recibir este verano, pues son éstos de turismo, los primeros días que al fin paramos la máquina y nos dedicamos a descansar y estar en familia. Ponernos  al día con la lectura, terminar esos libros de los que únicamente ojeamos unas páginas antes de caer rendidos después del trajinar diario.

         Estuvimos con mi esposo solos unos días, bueno no tan solos nos acompañan nuestras mascotas. De a poco los jóvenes se nos van uniendo,  hoy llegó mi niño con una amiga, mañana vendrá el mayor con otra. Nos rodean  con su música, risas y  juegos, nos relevarán del cuidado de las bebes perrunas,  de los mandados, y nosotros los mayores bajamos    un cambio más,  dedicando el resto de la semana a más de lo mismo, pero con mayor intensidad, descansar, respirar aire puro, leer, sestear,  pasear, contemplar el paisaje, soñando que algún día podamos tener un lugar propio en este lugar maravilloso. .

         Estamos leyendo y si por supuesto lo más importante para mí, en este aspecto es atacar el nuevo libro de Marcos Cantera Carlomagno; “La Herencia”, donde vuelve a insistir sobre los problemas que trancan el desarrollo de América Latina, como comenzó a desarrollar en “Las venas tapadas de América Latina”, Cantera insiste en esta nueva entrega en el problema cultural heredado de nuestros conquistadores, sobre el desprecio al trabajo “real”, donde en vez de trabajar juntos y unidos, se autodestruyen  para sacar ventajas, donde se valora el prestigio no ganado con las propias manos. .

         Pero antes del libro de Marcos leí “La piel del alma” de Beatriz Porzecansky. Realmente lo compré pensando que sería una novela costumbrista donde se pintaba el Uruguay de los años 50,  sin embargo nada más alejado, en medio de una investigación criminal se entretejen la historia del asesinato de una modista en una pensión en plenos días del partido final de Maracaná, con la de una joven judía conversa en la península ibérica del año 1487. “Faride”, una muchacha de 15 años  termina en la pira por no poder demostrar ser lo suficientemente no judía y haber quedado embarazada de un cristiano.

         Tal vez haya sido únicamente una casualidad, sin embargo como suelo creer más en las causalidades, la previa lectura de ese libro, donde se cuenta como vive “Faride” y su padre,  esos tiempos, donde alejada de su amor, quien se encuentra luchando en las guerras que por esos años asolaban la hoy España, espera su hijo y al mismo tiempo se prepara para su destino.

         Marcos trata intensamente el tema del “problema judío” en los tiempos en que se conquistó el nuevo mundo, como fueron combatidos, y obligados a convertirse, al punto de tener que dejar de trabajar para aspirar a ser “hidalgos”, lo que demostraría fehacientemente el haberse convertido. Primero fueron llevados a vivir en guetos, donde vivían separados de los demás, con marcas que los distinguían, luego combatidos.  La Santa Inquisición juzgaba por la simple denuncia de sospecha de no abrazar la santa religión, y los condenados eran torturados y quemados.

         Y con estos temas dando vueltas en mi cabeza, recordé una charla familiar, respecto a los adolescentes de hoy en Uruguay. Estos adolescentes que no deben afrontar, por suerte, pues viven en Uruguay, estas atrocidades de ser legalmente asesinados,  para no ser perseguidos. Sin embargo, en la larga charla, con varios adolescentes presentes además, donde les recriminábamos sus conductas, sus contestaciones, y todas esas actitudes que tuvimos alguna vez, y que al verlas reflejadas hoy en ellos, entendemos como nunca   a nuestros padres y nos apiadamos de ellos. Luego  al venirme hacia mi casa, cavilaba sobre el mundo espantoso que le hemos construido. Hoy debemos decirles: “Si te van a robar, dales todo, salva tu vida”; “Más vale pasar por tonto, y seguir vivo”. “No vas a ir  a ese lugar, porque es probable que topes con otros, de tu misma edad, pero sin valores, donde no tienen nada que perder y peligres”.

         Y ellos necesitan experimentar, descubrir el mundo, comenzar a vivir, así como lo hicimos nosotros en nuestra juventud. Pero el mundo no es el mismo, ni siquiera aquí en este hermoso pedazo de cielo, que va desde el Río de los Pájaros Pintados hacia el Atlántico y desde el Río de la Plata a los límites contestados.

         Estamos repitiendo la historia, debemos meterlos en guetos donde no corran peligro, donde no se mezclen con los demás adolescentes, porque ya no son  iguales. Lamentablemente estamos formando dos razas sociales, si dos razas no dos clases. Pues nada tiene que ver, el lugar que su familia ocupa en la sociedad, ni el nivel económico que tengan. Tampoco nada tiene que ver ni su color de la piel, ni la nacionalidad de la que desciendan, ni la religión que profesen. Las dos razas están enmarcadas por la forma de afrontar la vida. Esos adolescentes criados en familias que quieren que estudien, que luchen por si mismos, que asuman su libertad con responsabilidad y respeten la de los demás, se sienten como parias en este Uruguay de hoy.

         Es un problema cultural, decía un sobrino, y sin duda lo es, una pérdida de algo más que valores abstractos, una pérdida de identidad.. Estamos convirtiéndonos en un país al que nadie aspira a ser.

         Estamos creando dos razas decía, por un lado los chicos de familia que pueden ser hijos del portero, del basurero, del médico o del gerente del banco, pero quienes son educados con amor, en la búsqueda de lograr mejores espacios para si mismos, y por otro los demás, quienes también pueden ser hijos del portero, del basurero, del médico o del gerente del banco, pero viven el momento, roban para comprar droga o porque se les antojó tener lo que tiene el otro, matan si se les ocurre, y no tienen ninguna idea de que exista la posibilidad de un mañana.

         Por eso me preocupo cuando escucho a nuestros candidatos a gobernantes hablando de la importancia de la educación en valores, en general, como si lo que hemos perdido no fuera claramente identificable. Creo que como nunca hoy, debemos hablar de la importancia de recuperar a nuestros niños, a nuestros adolescentes a una identidad. La identidad que a pesar de la cultura heredada de nuestros conquistadores, alguna vez supimos tener, y hace bien  poco de ello. Justamente creo que estamos cayendo en esa herencia que Cantera Carlomagno pinta tan bien en su libro, el de los avivados, los que viven a costillas de los demás, aquellos que son capaces de cualquier exceso por obtener lo que quieren ahora sin importar como lo consiguen, los que son capaces de destruir solo por la satisfacción del momento, sin siquiera sentir el menor reparo ante ello.

         Lo más terrible de todo, es que quienes tienen hijos en este extracto de la sociedad, por ese mismo motivo, la falta de responsabilidad emocional, tienen hijos por docenas, mientras que aun aspiran a una vida digna se cuidan a la hora de traer hijos al mundo, pues piensan en las posibilidades de cuidarlos, de ser responsables por ellos, de poder darles una buena educación, un futuro digno.

         Así en pocos años los sin identidad se habrán reproducido exponencialmente, mientras que aquellos capaces de buscar un futuro digno y por ello sacar este país adelante, serán los menos. ¿Habrá tiempo de hacer algo al respecto?

         Mientras sigo disfrutando de este cielo en la tierra, un lugar no lujoso por cierto, aun desconocido por las masas, antes que sea descubierto y se convierta en un lugar inaccesible por lo caro en el afán de resguardarlo, o en un infierno asolado por una horda de privilegiados  mal vivientes.

Comentarios en este artículo

» Arriba


© Helena Arce para Informe Uruguay
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis