Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 352 - Uruguay, 21 de agosto del 2009   
 
Informe Uruguay

 
 
Documento sin título
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
Marcelo Ostriga Trigo

Algo sobre el socialismo, comunismo y populismo en América Latina
por Marcelo Ostria Trigo (Perfil)

 
separador
   
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Líber Seregni Mosquera (19162004), militar y político uruguayo de izquierda, fue en 1971 uno de los fundadores del Frente Amplio –actualmente en el poder– integrado inicialmente por socialistas, comunistas, demócratas cristianos, grupos de ultraizquierda (guerrilleros del Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros) y sectores escindidos del Partido Colorado y del Partido Nacional. Luego, en 1989 se separarían dos sectores fundadores: el Partido por el Gobierno del Pueblo (PGP) y el Partido Demócrata Cristiano del Uruguay (PDC), que formaron, junto a la Unión Cívica, un nuevo partido, el Nuevo Espacio.

         En la actual campaña electoral uruguaya se disputan la presidencia del Uruguay el ex – guerrillero tupamaro José Mujica del Frente Amplio, el ex - presidente Alberto Lacalle del Partido Nacional y Juan Pedro Bordaberry del Partido Colorado..

         El analista Carlos Maggi, dedica una aguda nota (El País, Montevideo, 15.08.2009) sobre lo que significaría para su país, un eventual triunfo de la izquierda “frentista”. Y recuerda a Líber Seregni quien, pese a su gran prestigio, renunció en 1996 a la presidencia de la coalición de izquierda, por la hostilidad que sufría de los sectores más radicales del Frente.

         Maggi, trata con respeto la figura política del desaparecido conductor de la izquierda uruguaya. Esto le da a su enjuiciamiento una alta medida de honestidad. Expone la frustración que debe causar en los seguidores de Seregni la candidatura  de Mujica. Chávez... –dice el analista– ”le ordenó al Poder Legislativo de su país (Asamblea Nacional) que antes de diciembre debe aprobar:" ¡Leyes revolucionarias, inexorables...! Para terminar de demoler las viejas estructuras del Estado burgués y crear las nuevas estructuras del Estado del proletariado, bolivariano". La Ley Especial de Delitos Mediáticos es una de esas leyes; y amordaza a la prensa. Y Mujica es amigo de Chávez”.

         Pero Maggi no se detiene en Mujica y su Frente. Su enjuiciamiento es de mayor alcance. Trasmite su preocupación por frustrantes aventuras similares y por la fragilidad democrática de los extremistas en todo el continente. Y da una síntesis admirable de las acciones del extremismo, ahora con el nombre de “socialismo del siglo XXI:

“Según la moda actual en América Hispana –dice Maggi–, las etapas para alcanzar el dominio, son tres:
“1) Disponer de los medios aptos para ejercer el mando. Las fuerzas armadas o en su defecto, grupos piqueteros dueños de la calle; o la policía bien reforzada. Sin fuerza coactiva eficaz, no hay gobierno eficiente.
“2) La segunda etapa es la reelección. Esta reforma hace que la oposición se quede sin oficio ¿Para qué oponerse, si no habrá elecciones? El continuismo puede ser directo o por interpósita persona: hermano Raúl, cónyuge Cristina, etc.,
“3) El tercer movimiento completa la supresión de los controles. Se falsean las estadísticas y se controlan o suprimen los medios de comunicación. La opinión pública debe ser estrictamente vigilada.”

         El artículo concluye: “No es fácil ser partidario de Seregni y estar a partir confites con Chávez y con Kirchner y con la inseguridad de anular las leyes. Hay que tragarse un sapo, para querer a Seregni y votar por Mujica.”

         Muchos coinciden con Carlos Maggi, y aplican líneas similares de enjuiciamiento en otros países. Es que hay un denominador común: el socialismo del siglo XXI, inventado por Heinz Dieterich, se manifiesta en un populismo amorfo, caudillista y antidemocrático. El profesor argentino Mariano Grondona, al respecto, dice: “...el populismo podría reducirse a dos "mandamientos" principales. En lo político, la exaltación de un caudillo a quien sus partidarios consideran providencial. El rasgo político central del populismo es por ello, para (Enrique) Krauze, el personalismo. En lo económico, el populismo se caracteriza por prometer metas irrealizables. Si bien exalta emocionalmente las esperanzas populares, el populismo fracasa invariablemente en el largo plazo económico, por falta de realismo” (Mariano Grondona en “Capitalismo, socialismo, populismo”. La Nación, Buenos Aires, 24.12.2005).

         El populismo de Chávez, Evo Morales, Correa, Ortega y del depuesto Zelaya, marcha a la consolidación de regímenes comunistas (Evo Morales, públicamente se definió como marxista, leninista, socialista y comunista, todo junto), calcando el modelo castrista. Pero “…existe una contradicción que descubrió Gorbachov en la década de los ochenta: el comunismo no es reformable. No hay manera de salvarlo y hacerlo eficaz” (Carlos Alberto Montaner en “La herencia imposible”. El País, Montevideo, 16.08.2009). Entonces, el fracaso de los gobiernos populistas, especialmente de la línea chavista, incluido el kirchnerismo, es inevitable.

         Pero hay más: “El nieto de Ernesto “Ché” Guevara critica al castrismo, que ha gestionado la sucesión “como una monarquía”, y asegura que el régimen cubano está condenado a cambiar. “Si no se produce la apertura económica controlada, el capitalismo cogerá a los cubanos desesperados y la isla puede convertirse en cualquier cosa”. Se trata de  Canek Sánchez Guevara: un joven escritor cubano que se presenta con el nombre de un rey maya y el apellido de una leyenda revolucionaria. Sánchez Guevara, que no vive en Cuba, es lapidario: “Hugo Chávez es un personaje muy extraño. Es una mezcla de caudillo latinoamericano, peronista y guerrillero en tiempos de paz. Utiliza todas las instituciones de la democracia para aniquilar principios fundamentales de la propia democracia. Es un personaje difícil de encasillar, pero a final de cuentas queda claro que es un pobre rico. La alianza entre Cuba y Venezuela es, para La Habana, económica, y para Caracas, política. Fidel necesitaba el petróleo pero Chávez no necesitaba los médicos y los entrenadores deportivos cubanos. El verdadero pago que buscaba Chávez era la legitimidad política de Fidel. Por eso, con Raúl, esa alianza entre Cuba y Venezuela es insostenible a mediano plazo. No tardarán mucho en chocar los intereses políticos. Por ejemplo, Raúl ha actuado con pragmatismo y asume ahora una posición conciliadora frente a Estados Unidos, y lo que menos le interesa es un bocón como Chávez gritando” (www.noticiaaldia.com. 12.04.2009)

         Hay todavía más, pero será en otra entrega...

© Marcelo Ostria Trigo para Informe Uruguay

Comentarios en este artículo

» Arriba

separador

 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis