Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 342 - Uruguay, 12 de junio del 2009   
 
 
 
 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
José Brechner

No son territorios ocupados sino recuperados
por José Brechner

 
separador
   
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         Tal vez porque Israel está rodeado de las dictaduras más extremas, sea la democracia más extrema. Sólo en el estado judío se permite que existan organizaciones que apoyan a sus enemigos y les ofrezcan soporte legal y político. Un estado en guerra no debería dejar que eso ocurra, porque quien defiende a los enemigos de su país es un traidor a su patria.

         Los traidores, son izquierdistas que se solidarizan con los árabes y olvidan que los judíos son el pueblo originario de Israel, únicos con el derecho legítimo sobre ese espacio bíblico. Moros y cristianos llegaron milenios más tarde.

         El error de aceptar que los palestinos --que son jordanos desclasados que se apoderaron de parte del territorio hebreo-- reclamen esas tierras, lo tienen los propios gobernantes israelíes, que habiendo recuperado en 1967 Judea y Samaria, las denominaron “zonas militarmente ocupadas”.

         El principal causante de la tergiversación idiomática fue el partido laborista con sus líderes más visibles, el entonces Primer Ministro Levi Eshkol y el Ministro de Defensa Moshé Dayan. Ambos izquierdistas racionalistas, creyeron que se podía lograr la añorada convivencia pacífica con los musulmanes.

         Su gobierno y los sucesivos, ayudaron a los árabes a elevar su educación y nivel de vida a estratos del que no goza ningún musulmán en el universo levantino, sin embargo, eso no fue suficiente para apaciguar los ánimos imperialistas de los moros. Los mahometanos quieren la totalidad del Oriente Medio (y el mundo), y usan de su poderío económico para comprar votos y conciencias de la porquería política del planeta.

         Ahora aparecieron nuevos extremistas judíos, promotores de un humanismo desquiciado, que están llevando el desfase semántico a un nivel mayor y hablan de “territorios ilegales”. Gravísimo desliz conceptual, porque si decir “ocupado” ya es motivo de conflicto, hablar de ilegalidad implica un aspecto jurídico no contemplado por las leyes de la guerra, porque la guerra no tiene leyes. ¿Si la ocupación es ilegal, el terrorismo es legal? ¿Qué país ha devuelto territorios reconquistados en una guerra de defensa?

         Si hablamos de ilegalidad ocupacional, todos los norteamericanos con excepción de los indios deberían retornar a sus países de origen. Lo mismo les correspondería hacer a los latinoamericanos de ascendencia española, europea, africana y asiática.

         Nadie puede darles lecciones de ética o moralidad a los judíos. La esencia espiritual y moral de cristianos y musulmanes proviene del judaísmo. No obstante los judíos siguen siendo el chivo expiatorio de la humanidad por ser el pueblo elegido de Dios. Los judíos pese a la adversidad, se destacan en sus actividades individuales y colectivas, no intentan convencer a nadie de su verdad, y no hacen proselitismo. Eso provoca envidia, demasiadas veces transformada en odio irracional.

         El pueblo judío tiene un trauma psicológico que tal vez fue debidamente identificado y estudiado por algún experto. Sin embargo, al no encontrarme al tanto de los conocimientos científicos en ese campo, me atrevo a denominarlo como el “Síndrome de Auschwitz”, o el complejo de sentirse más cómodo siendo la víctima que el verdugo. Hecho que es sagazmente utilizado por todo antisemita para menoscabar los derechos legítimos de los judíos a su existencia, y particularmente a su existencia en su territorio bíblico natural.

         Es que ser víctima suena mejor que ser verdugo, y como los judeófobos saben aprovechar la calificación de “ocupadores” que se dieron los mismos judíos, el mundo mira ahora a los israelís como a los usurpadores, olvidando más de 3.000 años de historia escrita y arqueológica que dan cuenta de su presencia originaria, inmanente, auténtica e indiscutible en esos páramos.

         Los territorios de Israel fueron “recuperados” de los ingleses en 1948 en la guerra de la independencia. Ni antes ni después, sino hasta 1967 se escuchó de la existencia de un pueblo palestino, menos todavía de un estado. Los palestinos aparecieron entonces al mando del brutal Yasser Arafat con sus correligionarios musulmanes, que fueron aliados de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y decidieron continuar con la exterminación de los judíos. El tiro les salió por la culata militarmente, pero les favoreció políticamente. Les sirvió para adoptar descaradamente el papel de víctimas, y enriquecerse groseramente.

         La paz con los musulmanes no se dará jamás, a menos que estos cambien de religión y convicción política, que para ellos es lo mismo. Israel no puede permitir un estado manejado por fundamentalistas asesinos a metros de distancia de sus ciudades, y menos aún una Jerusalem divida. Jerusalem es, fue y será la capital física y espiritual del pueblo judío hasta el final de los tiempos, cualquier gobernante israelita que pretenda cambiar su status provocará una guerra civil.

         Con las exigencias que quiere forzar Barack Hussein Obama sobre Israel, para doblegarlo a los voraces apetitos islamistas, David tendrá que defenderse nuevamente de Goliat, pero después de ganar la batalla, política o militar, convendrá meter a los invasores palestinos en cómodos buses, indemnizarlos, y despacharlos a Aman, Riad, Abu Dabi, o adonde más les guste.

         Israel debe derribar las mezquitas de Omar y Al Aksa construidas insultantemente sobre el Monte del Templo por los agresivos e irreverentes musulmanes, y tiene que empezar a crear las condiciones necesarias para edificar el Tercer Templo de Jerusalem en el lugar que el Rey Salomón designó para tal fin.

» Arriba

separador
   
© José Brechner
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis