Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 302 - Uruguay,  05 de setiembre del 2008   
 

Visión Marítima

historia paralela

 
Julio Dornel

Un paisano rochense
“Francisco de los Santos” el sargento olvidado
por Julio Dornel

 
separador
 
rtf Comentar Artículo
mail
mail Contactos
notas
Otros artículos de este autor
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         En septiembre del año 2001 la Cámara de Representantes recibía un Proyecto para designar con el nombre de “Sargento Francisco de los Santos”  a la escuela Nº 49 de la 4ta. Sección judicial  del departamento.

         El proyecto presentado por los representantes  rochenses Roberto Arrarte, Artigas Barrios y Jorge Silva señalaba en la exposición de motivos  que “Francisco de los Santos había nacido el 29 de enero de 1788, hijo de Miguel de los santos y Francisca Hernández, ambos indígenas  de origen guaraní.

         Estos datos personales se encuentran en un documento incuestionable como lo es su partida de bautismo firmada  por Juan Thomas Churruca, capellán de la Fortaleza de Santa Teresa, donde además señala que fueron sus padrinos Vicente Molina y Ana Machado.

         En esta exposición se hace hincapié porque este Francisco de los Santos es el rochense y no “tiene nada que ver con el ciudadano de origen brasileño específicamente riograndense del mismo nombre, nacido en 1750 y fallecido en 1841 el cual llegó incluso a ser alcalde de Rocha, integrante del Cabildo de Maldonado durante la Cisplatina y propietario de la famosa estancia La Tuna.

         Los representantes nacionales realizan esta aclaración inicial para no generar confusiones sobre la figura legendaria del llamado “chasque” de Artigas, “un personaje que se entremezcla  entre la leyenda y la realidad”.

         Sin embargo la gesta del “chasque” artiguista y su personalidad no tienen la difusión que corresponde, si tenemos en cuenta que su conducta ejemplar la ha convertido en uno de los episodios más importantes de nuestra historia patria.

         No dudamos que la gesta histórica realizada por Francisco de los Santos al llevar los últimos patacones del Jefe de los orientales, hasta la Isla das Cobra donde se encontraban presos algunos de sus oficiales representa un ejemplo de conducta ejemplarizante al cumplir con gran sentido de responsabilidad y honestidad la última orden impartida por Artigas. 

         Corrían los primeros días de septiembre del año 1820 cuando el General Artigas vencido por la adversidad, resuelve su viaje al Paraguay y al hacer un balance en sus alforjas se encuentra con 4.000 patacones que muy bien le podrían servir en tierras paraguayas para solventar sus gastos. 

         Sin embargo antes de emprender el camino del destierro voluntario y definitivo, resuelve  desprenderse de lo que era toda su fortuna para pagar la libertad de sus oficiales.

         Entre sus seguidores se encuentra un paisano rochense de 32 años de edad a quien Artigas sabía honrado y valiente. El sería el encargado de cumplir la última orden del Jefe en desgracia, que traicionado y vencido vaciaba sus alforjas  para que Lavalleja, Otorgues, Bernabé Rivera, Manuel Artigas y otros  orientales pudieran recuperar la libertad.

         Tuvo que recorrer caminos intransitables  para cubrir cientos de leguas, por valles y selvas que no conocía hasta llegar finalmente a Río de Janeiro  portando entre los cojinillos los 4.000 patacones. 

         De esta manera el soldado rochense, cuya pequeña estatura agrandaría la historia, llegaba a la prisión brasileña para obtener la libertad de los oficiales artiguistas.

         Pensamos que se debe evocar y difundir más el gesto del soldado De los Santos que pudo muy bien desobedecer al Jefe derrotado  y procurar su rancho con los 4.000 patacones. Sin embargo, el sentido del deber, lo llevaría a realizar este viaje sin precedentes que con el paso de los años se ha convertido  en un bello ejemplo de moral, honradez y patriotismo.

         Esta proeza constituye uno de los episodios  más admirables de la época artiguista pudiéndose observar por un lado la reiteración de la conducta desinteresada de Artigas, al desprenderse de una elevada suma y por el otro la parición de un modesto personaje rochense que superando las dificultades del largo camino, cumplió finalmente la orden del Jefe.

         Posteriormente volvió al país participando activamente en la cruzada libertadora donde fue ascendido a Teniente Coronel en 1832 y a Comandante Militar de Rocha en 1837. Hace algunos años recordando la hazaña del sargento De Los Santos señalábamos en la parte final de un poema publicado en el libro EL CHASQUE DE ARTIGAS del profesor Jesús Perdomo:

“Símbolo de un tiempo que paso a la historia
evocarte quiero, sargento olvidado
para que tu pueblo de poca memoria
recuerde una hazaña que nadie ha igualado”.

» Arriba


© Julio Dornel para Informe Uruguay
Comentarios en este artículo
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis