" Haz de Internet una gran plataforma de comunicación, no la conviertas en una cloaca de maldad" preHacker.Hacker Digital.
Año I - Nº 46 - Uruguay, 3 de octubre del 2003

Llega el Viara I a puerto australiano de Fremanttle
Ojos Uruguayos en el Brasil
Un domingo en la corte de Abderraman IIII
Conchillas
Sucedió en España
Crónicas de un cumpleaños muy regalado
Polémica en el Paraíso de los Lobos
Conflicto Arabe-Israelí
Uruguayos en crisis optan por negocios no tradicionales
Hurgando en la Web
Anécdotas Bancarias
Recuerdos del Ayer
Parelá pare la gente parelá
Temas de Inmigraciones
El Interior También Existe
Rincón de Sentimientos
Olvidémonos de las Pálidas
Correo de Lectores
El Marinero
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Hurgando en la Web
El Uruguay que no conocemos

            Colonia del Sacramento fue fundada en 1680 por el Maestro de Campo D. Manuel Lobo.
            La Colonia del Sacramento ha mantenido en su área original, características muy distintas al común de nuestras ciudades, en general trazados con los clásicos dameros. Por su origen Portugués, su conformación es totalmente extraña en el Río de la Plata. También son otros los rasgos de su arquitectura original que se conserva, como asimismo, los de su andar ciudadano.

           El comienzo ideal en su visita por Colonia es en la "Puerta de la Ciudadela", frente a la actual Plaza de 1811, lugar en donde junto al entorno histórico, podrá comenzar a sacar sus primeros recuerdos fotográficos.

La "Puerta de Campo" o Puerta de la Ciudadela", ubicada frente a la actual Plaza de 1811, se inauguró en 1745, en el período del gobernador portugués Vasconcellos, el gran impulsor de la construcción de la ciudad y sus actividades.
Conjuntamente con la puerta y el puente tendido sobre el foso, los pilares de piedra, el propio fuerte y demás muros y pavimentos, conforman un notable centro de interés histórico.

La mágica e inigualable "Calle de los Suspiros", es un lugar en donde podrá escapar de la realidad que lo rodea y hacer un viaje imaginario en el tiempo, al ver estas calles antiguas, junto a los "negros lubolos" y las "mamas viejas" bailando el clásico ritmo de los esclavos al compás del tamboril.

Antes calle Ansina, luego Montevideo chico (1927), muy angosta, pavimentada con piedras de cuña y arroyo central.
Detrás, casa típica popular de la primera mitad del siglo XVIII.    Techo de: Tirantería de madera dura, cañas aseguradas con tientos, barro y cubierta de tejas.
Quizás su indudable atracción, su "no se que" esta dado por la antigüedad, por la armonía de la edificación, pavimento y la presencia, allí del río.   Y los colores.   Y las pátinas.  No es para nada exagerado considerarla como un lugar íntimo como un patio.

SUSPIRO2.JPG (10507 bytes)

Las seculares ruinas del Convento de San Francisco Javier, corresponden a una de las mas antiguas construcciones en Colonia del Sacramento.   Muchos historiadores la ubican en 1683 - 704.
Los anchos y elevados muros de piedra aún se mantienen en pie.   Delante, avanzando hacia la Plaza, se ubicaba la Capilla de la Concepción cuyos cimientos se encuentran actualmente descubiertos y a la vista.
En 1857 se le agregó la torre del actual faro el que ocupa el ángulo Sur - Este del edificio.

Varias casas antiguas totalmente abiertas para el turista adornan las fabulosas calles coloniales.

VIRREY.JPG (15597 bytes)

Casa del Virrey

Así se denomina el conjunto de muros, jambas, arcos de piedra, y pavimentos, conformando distintos espacios de las construcciones que ocupan la esquina de la calle Del Comercio y De las Misiones de los Tapes, lindera al Museo Municipal.
Muchas son las interpretaciones de su nombre ya que en Colonia no había virrey.

 

 

Casa de Nacarelo

Construcción de paredes de piedra, que data de la época portuguesa, también llamado Rancho de Nacarello durante la gobernación de Vasconcellos (1722-1749).   Su techo con entramado de madera y cubierta de tejas ha sido una de las partes mas dañadas por el paso del tiempo.
Expropiada tiempo atrás, se recicló uniéndola internamente al Museo Municipal.

Los museos se encuentran dentro de antiguas y asombrosas estructuras arquitectónicas.

MPORTU.JPG (17960 bytes)
Museo Portugués

Cuerpo de edificación portuguesa de la primera mitad del siglo XVIII, de techo de tejas a cuatro aguas.
Parte de la fachada y área posterior se construyó en el período español de finales del siglo XVIII.
El frente da sobre la Plaza Mayor, pero a los jardines se accede por la calle de San Pedro.

Todo en esta casa resume historia; la sala de los Gobernadores con sus estandartes y azulejos, los uniformes del Regimiento de Dragones de 1772, una valiosa serie de armas de fabricación inglesa que utilizaron las fuerzas portuguesas en las guerras por la tenencia de la Colonia, estandartes de guerra, miniaturas de bronce y escudos policromados, piezas de cerámica populares, elementos de navegación de la época; en fin ... allí la cita con la historia, entre esta sobria y elegante decoración, es ineludible.

Museo Municipal

Sobre calle Del Comercio con frente a la Plaza Mayor y sus jardines sobre De las Misiones de los Tapes y De las Flores.    Conocida como una casa del Almirante Brown, aunque nunca se concretó dicha residencia.
Este importante edificio portugués fue muy reformado en el período español, con varias inserciones y reformas posteriores.
Destinado actualmente a museo con abundante material, conservan documentos de interés del Real de San Carlos y de la vida social en la Colonia pasada.

 

Museo Español

MESPA1.JPG (12327 bytes)

MESPA2.JPG (6037 bytes)
MESPA3.JPG (5125 bytes)
Esquina del calles De San José y De España.  Construcción portuguesa de la primera mitad del siglo XVIII,, que se conserva en estado original en su mayor parte.
Integrada por dos pequeños edificios del mismo período, construida originalmente para vivienda y comercio, hoy integrados y recuperados, se destina a museo.
Gruesos muros de piedra, entrepiso y escalera de madera, techo de tejas sobre tiranteria y entablonado también de madera.   Conocida como casa de Mitre, aunque éste sólo la habitó una noche y posteriormente como casa de Juan del Aguila a principio de nuestro siglo.

Museo del Azulejo

Hace 300 años que mira el río. El tiempo fue ablandando sus formas como a los ancianos; humanizándolo inclinando su silueta.
Así lo conocimos desde siempre, imaginando mil historias debajo de sus tejas. Recientemente renació remozado como Ave Fénix siendo hoy, sede del Museo del Azulejo.
Extrañamos, sin embargo, sus nobles arrugas y reumática silueta que queríamos como si fueran las de nuestros abuelos.

MAZULEJO.JPG (11934 bytes)

 

            Si desea conocer más sobre la historia de esta ciudad, el Archivo Regional es otro lugar en donde se encuentra abundante información documental de la antigua Colonia del Sacramento.

ARCHREG.JPG (23427 bytes) Con abundante material documental de la Colonia del Sacramento funciona en una casa de origen portugués, fue recobrada en la época española y reformada posteriormente.
Perteneció desde el siglo pasado de la antigua familia de los Palacios.
Comprende dos salas al frente y detrás de dos pequeños ambientes, habiéndose sido recuperada en 1971 - 1972 del ruinoso estado en que se encontraba.  Al patio ubicado al Norte de la construcción se accede por la calle De la Playa.

 

       La Iglesia Matriz con su singular historia, es la iglesia más antigua del Uruguay.
Es la más antigua del país, habiendo sufrido sucesivas destrucciones parciales motivadas por hechos de guerra o accidentes de distinto orden.    También ha sido objeto de otras tantas reconstrucciones.
El edificio que naciera en un mísero rancho de 1680, ya estaba conformado con mampostería antes del fin de siglo.
La historia de la Colonia del Sacramento, en cierto modo, ha quedado
estampada en la iglesia con signos testimoniales de los distintos períodos.

            Otro hermoso lugar de Colonia el cuál ha sido reciclado con destino de Teatro y Centro Cultural es el Bastión del Carmen.

BASTION.JPG (10162 bytes) Antigua fortificación de la época colonial, parte de la muralla defensiva de la ciudad.   En sus inmediaciones se instaló una fábrica de negro humo, lavadero de lanas y curtiembre.
Hoy los restos de la muralla están siendo puestos en valor al tiempo que las instalaciones de la mencionada fábrica.
Se reciclan con destino de Teatro y Centro Cultural y Artesanal que se conectará directamente al puerto deportivo.

             Lo invitamos a conocer otro escenario coloniense, el cual es una verdadera maravilla arquitectónica, La Plaza de Toros.

Construcción con arquitectura netamente Mora, comienza a funcionar el 9 de Enero de 1910, y en su corrida inaugural ya se muestra toda la gala de las corridas españolas.   Los toreros Ricardo Torres (Bombita grande) y su hermano Manuel (bombita chico), de los mejores de España, comienzan la fiesta taurina, con la plaza colmada con alrededor de 10.000 espectadores.   Se efectúan en total 8 corridas oficiales, habiendo algunas mas, hasta ser prohibidas por defecto del Gobierno de 1912.
Un poco de la historia de la Plaza de Toros
Cuando los porteños protestaban por venir a la Plaza de Toros

El 9 de enero de 1910 dieron comienzo en el Real de San Carlos las corridas de toros. Dos días después de aquella actividad, una crónica periodística local destacaba que "no menos de siete mil espectadores había el domingo" y recordaba que "la empresa había resuelto postergar la inauguración porque estaba en su interés poder ofrecer las comodidades más amplias y el más esmerado de los servicios".
Sin embargo, "contrariando su resolución, tuvo que ceder a las exigencias del público y el domingo después de haber anunciado la postergación del debut de los Bombitas, decidió que se llevara a cabo la corrida, no sin comprender que el establecimiento no estaba en condiciones de responder a todas las exigencias del público".
Prosigue diciendo aquel relato: "después de haberse anunciado en Buenos Aires la suspensión de la corrida y de haberse hecho saber a la empresa de vapores esa resolución, empezaron las protestas a manera de pueblada, y hubo que ceder a tantas exigencias, anunciándose nuevamente la inauguración de la temporada taurina".
La misma publicación hacía saber que "para lo sucesivo, y hasta tanto el servicio del restaurant (de la Plaza de Toros) no se organice completamente, los vapores argentinos saldrán de la dársena a la una de la tarde, llegando a Colonia a las tres.
Para las huestes de Montevideo se pondrá vapor directo, y entre Colonia y el muelle del Real habrá un vaporcito que hará viajes a intervalos de tiempo, para que la concurrencia pueda ir a la plaza o retirarse a la hora que mejor desee sin tener que esperar que termine el espectáculo".
Otro detalle importante que, se decía, sería atendido en forma adecuada: "los servicios de bar se organizarán con personal nuevo y bajo la vigilancia rigurosa de inspectores, fijándose tarifas en todos los sitios para evitar la repetición de abusos como los cometidos el domingo por algunos funcionarios que, dicho sea de paso, fueron despedidos del establecimiento inmediatamente de haber tenido conocimiento la empresa de los abusos que cometieron".
Finalizaba el artículo, señalando que "en cuanto al vapor Colonia, hemos podido saber que si no navegó con la velocidad que se le había atribuido como marcha regular fue debido a que hubo contratiempos en la maquinaria, habiendo salido de la dársena sin presión alguno, debido al aviso que se había dado de la suspensión de la corrida".

            Colonia posee además un magnífico Puerto de Yates el cual es visitado semana a semana por cientos de veleros, un lugar ideal para disfrutar los espléndidos atardeceres de la bahía.

Amarradero y puerto de yates de gran atractivo durante todo el año por el arribo de embarcaciones que en ocasiones supera la capacidad de amarre, la cual es de mas de 160 embarcaciones.   Este lugar es la habitual llegada de las mas importantes regatas del Río de la Plata.   Desde este espléndido lugar, se puede apreciar la bahía de Colonia, dotadas de playas (Real de San Carlos, Balneario Municipal, Oreja de Negro, El Alamo, etc.), y aguas mansas, ideal para la práctica de todos los deportes náuticos.

Llegando a las últimas horas del día, el amarradero de yates, es un clásico lugar para apreciar la inigualable puesta del sol sobre la isla San Gabriel.

Material recopilado de ColoniaNet con fotos extraídas del libro de Alejandra Carro "La Colonia del Sacramento"

Imprimir Artículo