" Haz de Internet una gran plataforma de comunicación, no la conviertas en una cloaca de maldad" preHacker.Hacker Digital.
Año II - Nº 58 - Uruguay, 26 de diciembre del 2003

Con amigos así quien necesita enemigos
Galicia ¿La otra puerta de Europa?
¿Por qué vinimos a Europa?
El tesoro de los Ventura
Unas fiestas diferentes
Preocupación en el colectivo inmigrante
El ejercicio de la democracia
Economía Conductista
Hurgando en la Web
Sucedió en España
Poesía
El Interior También Existe
Rincón de Sentimientos
Olvidémonos de las Pálidas
Correo de Lectores
El Marinero
 
 
 
 
 

 

EL TESORO DE LOS VENTURA
Desde Chuy por Julio Dornel
Mientras algunos lectores nos van recordando determinados temas, que de alguna manera contribuyeron al desarrollo de esta frontera, van surgiendo nombres, empresas y situaciones que se ganaron con todo derecho un lugar importante en la historia de esta ciudad. Una de nuestras materias pendientes está relacionada con una de las familias fundadoras y vinculadas desde el siglo pasado al quehacer comercial de este enclave fronterizo. Se trata de la familia Ventura con una tradición centenaria, confirmada por el primer documento
oficial emitido por la Junta Económica Administrativa de Rocha el 2 de febrero de 1888, donde se reconoce como integrante de la primera comisión fronteriza a León Pedro Ventura. A partir de ese momento esta familia y sus descendientes se fueron integrando a todas las actividades del norte rochense. Sin embargo el hecho más significativo que rodea el entorno familiar está relacionado con un presunto tesoro que todavía descansa en las bodegas de La Porteña, una embarcación

Mario Ventura
hundida frente a las costas de La Coronilla. La zona marítima del departamento de Rocha ha representado un permanente peligro para las embarcaciones que surcan el atlántico a poca distancia de la costa existiendo en la actualidad un verdadero cementerio de barcos hundidos. Ofreciendo abundante documentación Mario Ventura va reviviendo una leyenda trasmitida de generación en generación y donde se mezclan situaciones insólitas con su cuota de realidad y fantasía. En diversas notas periodísticas realizadas a los descendientes de don León Ventura se ha confirmado la existencia de un importante cargamento de oro en las bodegas de una embarcación que todavía continúa hundida frente al balneario La Coronilla. Mario Ventura residente en esta ciudad ha señalado en reiteradas oportunidades que hace más de 100 años entre los restos de una embarcación que fuera adquirida por su abuelo se encontraría un importante cargamento de oro. De acuerdo a sus declaraciones los antepasados habrían adquirido el barco hundido en la subprefectura de La Paloma en la suma de 600 pesos, sin saber que en sus bodegas se encontraba el valioso cargamento. Aunque se manejan varias hipótesis, en principio se descartaría la posibilidad de que se tratara de una embarcación pirata atacada en alta mar y hundida finalmente en las costas rochenses. Durante más de un siglo dijo Mario Ventura, este “tema ha sido un secreto de familia, pero tenemos la documentación necesaria para probar la existencia y la propiedad de La Porteña.” Dijo además que “esta historia comenzó cuándo mi bisabuelo León Ventura, que tenía por aquella época un negocio de ramos generales, compró en forma documentad en la subprefectura de La Paloma, los derechos para desguazar una embarcación que había embicado en La Coronilla. Como la misma no se enterró totalmente en la arena, mi bisabuelo fue desguazando y vendiendo lo que podía recuperar. Sin embargo todo hace pensar que algo de
la bodega fue recuperado porque mis familiares comenzaron a disponer de mucho dinero. Mis padres- dijo Ventura- estaban convencidos de que se había sacado todo lo que se pudo antes de que las arenas cubrieran totalmente la embarcación. Tan es así que mi bisabuelo murió en la ciudad de Rocha de una pulmonía que contrajera al pasar tantos días entro del agua, aunque manifestó a sus familiares que lo principal estaba en la ultima bodega.” Hace muchos años –dijo Ventura- que estamos realizando gestiones ante las autoridades correspondientes, pero no hemos logrado la autorización para iniciar los trabajos de rescate y develar de una vez por todas lo que ha sido durante más de un siglo un secreto familiar.” Como podemos apreciar se trata de historia con varias versiones y donde una embarcación pirata o mercante, continua hundida frente a La Coronilla
Don Pedro Leon Ventura y sus hijos: Mario, Ilde, Adalberto y su nieta Marina, junto a Rúben Leal y el niño Arnubio Rocha.
sin saber realmente lo que contienen sus bodegas. La imaginación levanta vuelo mientras la familia Ventura va perdiendo las esperanzas de recuperar un tesoro enterrado bajos las arenas de la costa rochense.