" Haz de Internet una gran plataforma de comunicación, no la conviertas en una cloaca de maldad" preHacker.Hacker Digital.
Año I - Nro. 28 - Uruguay, 30 de mayo del 2003

Sucedió en Australia
Después del 25M
El que se fué a Sevilla (5)
Ojos Uruguayos en el Brasil
Sucedió en la semana
Que alumnos limpien las escuelas y liceos
El Candombe Afro-Oriental cruza fronteras
Recuerdos del Ayer
Relaciones uruguayo-brasileñas
Entrevista a Tomás Mattos
IV Premio aBrace
El Indio
Los años que se fueron
El Interior También Existe
Rincón de Sentimientos
Olvidémonos de las Pálidas
Correo de Lectores
Los Locos Pensamientos de El Marinero
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Que alumnos limpien escuelas y liceos

Escolares y liceales deberían encargarse de la limpieza de las escuelas como forma de alivianar las responsabilidades que recaen sobre Primaria, y al mismo tiempo como una enseñanza más de sus cursos orientada a la valoración del trabajo, dijo a El País la consejera de la Educación Primaria, Gladys Pérez de Coirolo.

Siguiendo el ejemplo de otros países, como el caso de Japón, Pérez asegura que la escuela uruguaya debería analizar la posibilidad de instalar como costumbre que los propios alumnos realicen la limpieza de las aulas y patios de los centros de estudio. "Es una forma de mantener los centros limpios, pero al mismo tiempo permite que los niños valoren la limpieza y el buen estado de muebles y paredes, de modo que se evitarían los daños y la suciedad que vemos hoy en día por esa falta de respeto y consideración", explicó.

NO HACE MAL. La jerarca consideró que "el trabajo no le hace mal a nadie", y destacó las bondades de inculcar desde de la infancia la responsabilidad y el respeto de las actividades laborales.

Advirtió sin embargo que las tareas se asignarían de acuerdo a la edad de los escolares, de modo que no se le pediría a un niño muy pequeño que se encargue de barrer y sacudir. Además, se dejaría de lado la limpieza de baños y cocinas u otro tipo de tareas complejas.

"Es una posibilidad que podría implementarse fácilmente y mejorar así la limpieza de las clases. Una vez que el alumno termina la clase le destina unos minutos a dejarla en condiciones para que los próximos estudiantes puedan estar en un ambiente limpio y prolijo", añadió.

DEJAR DE EXIGIR. En esa misma línea la consejera aseguró que "es hora que la gente deje de exigirle cosas a la escuela pública y empiece a dar".

"Estamos viviendo una situación muy crítica en la enseñanza donde los recursos económicos son muy reducidos y con ellos procuramos atender todas las necesidades de una población de más de 400.000 niños, 220.000 de los cuales se alimentan a diario en las escuelas", puntualizó.

Padres y madres se presentan a diario a demandar cosas en las escuelas de sus hijos, más limpieza, arreglos locativos, variedad de alimentos, útiles escolares. Sin embargo, pocos se ofrecen a trabajar por las escuelas, aseguró.

"Parece que no existiera una conciencia de la enorme gama de cosas que debe abarcar la enseñanza además del aprendizaje de los niños. Tenemos que tener funcionando 2.340 escuelas, realizar el mantenimiento, obras de refacción y adecuación, limpieza, alimentar cientos de miles de niños, contratar la vigilancia, el personal de servicio, entre otras tantas cosas", detalló.

"Creo que los padres deben preguntarse en qué pueden ellos colaborar con la escuela que en estos momentos tiene problemas de recursos", añadió la jerarca.