Miembro de
Proyect Sindicate apdu
       
 
separador                                          Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
              
     
Google Buscar en la

 
Año V Nro. 332 - Uruguay, 03 de abril del 2009   
 

 
historia paralela
 

Visión Marítima

 
 
 
 
separador
¡Aguante Daisy!
Helena Arce
separador
  Derecho a la información
Dr. Marcelo Gioscia C.
separador
Para ganar... todo es válido
La Ciudadana
separador
Sobre el I.R.P.F.
Francisco Gallinal.
separador
La cuota femenina ¡Bienvenidas!
Rodrigo Blás
separador
Mujica, el alcanza pelotas
Jorge Azar Gómez
separador
Si no le da pelota al presidente...
Ricardo Garzón
separador
Amenazas 6
Nelson Maica C.
separador
La visión internacional de los mexicanos
W. Daniel Gorosito P.
separador
¿Hacia dónde vamos?
Raúl Seoane
separador
 
 

 

Policía militar
por Sebastián Da Silva

 
separador
   
mail
mail Contactos
pirnt Imprimir Artículo
 
 

         En nuestro país hay temas que son tabúes. No existe integrante del sistema político que se tire en contra de algunos elefantes blancos por miedo a la eventual represalia electoral. La inamovilidad de los funcionarios públicos, la reforma de la Carta Orgánica de la Universidad, la actividad monopólica de Antel o el tema militar en su conjunto, son perlas de un largo collar de esquemas intocables.

         Como vivimos mirando para atrás, y hay gente que lo único que piensa es en revolver el pasado y hacer de la dictadura su única bandera política, nos encontramos con que se nos quiere hacer creer y asociar todo lo referente a nuestras Fuerzas Armadas con lo ocurrido en aquellos años oscuros. La realidad es bien diferente, los cuerpos generales de las armas, y toda la oficialidad actual tiene muy poco que ver con los trasnochados que hicieron el golpe de Estado. Es gente vocacional, que ingresa a la Armada, la Fuerza Aérea, o al Ejército por mera vocación, militar y de servicio al país dado que por las características geopolíticas del Uruguay y por los magros salarios que se pagan no tendrán la posibilidad de participar en un evento bélico en nuestro territorio ni se harán millonarios.

         Pese a este intento permanente de denostar a nuestras Fuerzas Armadas, lo hecho desde la restauración democrática por las mismas ha levantado el aplauso unánime de la sociedad. Son buenas para enfrentar la aftosa, para las inundaciones, para apoyar el plan de emergencia, para apagar incendios, para colaborar con el INDA en el estofado criollo y pese a los interminables debates parlamentarios, para cuidar los perímetros de las cárceles.

         Ahora cuando alguno osa, echar mano de ese magnífico recurso humano y logístico para intentar combatir el principal problema que tenemos los uruguayos como es el desborde de la delincuencia, la patética situación de inseguridad y el azote del miedo en una sociedad más digna de Ciudad Gótica que aquella que saludaba en las esquinas a sus vecinos, vuelven los cucos y aparecen los fantasmas.

         ¿Cómo puede ser que países como Brasil y Chile, donde hubo dictaduras extremadamente más cruentas, existan el Cuerpo de Carabineros o la Policía Militar, que no sólo imponen presencia, sino que conviven con todo el resto del sistema en armonía cumpliendo su objetivo de tener a la ciudadanía más segura?

         Llegó el momento de agarrar las astas del toro y decir las cosas por su nombre. El próximo gobierno seguramente no tendrá a ministros del Interior, obsesionados por las murgas, las fotos en la ducha o en largar presos a la calle, pero tampoco tendrá el 5 de Oro para aumentar el presupuesto de la policía dada la crisis que vamos a heredar, por lo que o tomamos medidas de fondo, o volveremos a la Ley del Talión o al Far West.

         Más sensato es entonces que la resignación, la readecuación de una pequeña parte de los efectivos para que complemente la seguridad interna y el combate de la delincuencia, con un programa de formación a las nuevas tareas, con el profesionalismo de las escuelas militares de formación. Y no tengan dudas que comenzaremos a remontar este tenebroso partido que hasta ahora lamentablemente los malandras nos vienen ganando por goleada. Y volveremos a vivir en el Uruguay que conocimos y no en esta mala pesadilla.

» Arriba


© Sebastián Da Silva
 
21
Informe Uruguay se halla Inscripto en el Registro de Derechos de Autor en el libro 30 con el No 379
Depósito legal No. 2371 deposito Nos. 338018 ley No - 9739, dec 694/974 art. 1 inc A
20
Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad del autor
y no reflejan, necesariamente, la opinión de Informe Uruguay
20
Los enlaces externos son válidos en el momento de su publicación, aunque muchos suelen desaparecer.
Los enlaces internos de Informe Uruguay siempre serán válidos.
21
 
Estadisticas Gratis