" Haz de Internet una gran plataforma de comunicación, no la conviertas en una cloaca de maldad" preHacker.Hacker Digital.
Año I - Nº 50 - Uruguay, 31 de octubre del 2003

Que votar y por qué, eso me gustaría saber
La polémica planta de celulosa en M'Bopicuá
Uruguay también es eso
El Castillo de San Felipe de los Escullos
Ojos Uruguayos en el Brasil
Ya no dá criollos el tiempo
Reportaje a Jorge Bonaldi
Barrio Sur: Un escenario de leyenda
Recuerdos del Ayer
Paseando por las neuronas de los recuerdos
La OMC y el Sector Agrícola
Sucedió en España
Información de novedades desde España
El Interior También Existe
Rincón de Sentimientos
Olvidémonos de las Pálidas
Correo de Lectores
El Marinero
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

La Polémica Planta de Celulosa en M'Bopicuá
Informe del Esc. Fernando Vélez Molina

En los últimos días ha cobrado nuevo impulso el movimiento que se opone a la instalación de la planta de celulosa en M'Bopicuá en las inmediaciones de la ciudad de Fray Bentos. El movimiento opositor no es nuevo, ya que en 1996 surgió MOVITDES, Movimiento por la Vida, el Trabajo, y un Desarrollo Sustentable, cuando se supo de la instalación de una fábrica de celulosa y reciclaje de papel detrás del antiguo Frigorífico Anglo; luego vino la coordinación de acciones con ambientalistas argentinos, principalmente de la provincia de Entre Ríos.
Entre las actividades previstas por los ambientalistas para oponerse al proyecto destacamos una movilización concretada este fin de semana, que incluía el corte del Puente Internacional Fray Bentos-Puerto Unzué.
Actualmente las posiciones entorno al tema están diametralmente opuestas, ya que mientras los ambientalistas se oponen tajantemente a la instalación de la planta industrial, en medios políticos, incluida CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay) reina un espíritu de confianza hacia los técnicos de la DINAMA (Dirección Nacional de Medio Ambiente). Por otro lado, hay quienes afirman que del lado argentino hay un gran trasfondo político, en una provincia, como Entre Ríos, que en los últimos tiempos ha generado hechos políticos muy controvertidos, vinculados a prácticas de corrupción.

LOS AMBIENTALISTAS EN LA OPOSICIÓN CERRADA
La Dra. Julia Cócaro de Medina reside en Fray Bentos e integra MOVITDES (Movimiento por la Vida, el Trabajo, y un Desarrollo Sustentable).
El movimiento nació en 1996, cuando se supo de la instalación de una fábrica de celulosa y reciclaje de papel detrás del antiguo Frigorífico Anglo, en las inmediaciones de la ciudad de Fray Bentos.
"Desde el momento que comenzó en Uruguay la actividad forestal ya sabíamos que esto, de la instalación de la planta de celulosa, se iba a venir, porque no es rentable talar los árboles y embarcarlos para procesarlos en el viejo mundo, es mucho más fácil procesarlo al pie de los montes".
Estas empresas multinacionales que gozan del aval de nuestros gobiernos están yendo en coche, y cierran el círculo de su comercio, y ahora piensan en llevar la madera en forma de pasta de celulosa, una vez hecho el procesamiento acá, y la contaminación nos queda a nosotros", dijo la Dra. Cócaro a máscaras.
"Nosotros decimos que más vale prevenir que curar, ya que un dólar que se invierte en prevención son cuatro dólares que se ahorran al momento de tener que reparar algo, y la oferta que hoy se nos hace para M'Bopicuá proviene de capitales españoles que hace 40 años vienen contaminando la ría de Pontevedra, que después de un juicio de 12 años se determinó que hubo daño ecológico, y por tanto nosotros no podemos confiar en ellos, además datos de Greenpeace establecen que sólo 60 papeleras en el mundo no blanquean con cloro, y estos señores dicen "no vamos a utilizar cloro gas", claro no van a usar gas cloro para evitar los accidentes de la planta, sí van a usar dióxido de cloro, que disminuyan en algo la formación de los órganos clorados tan temidos que salen de los efluentes no nos libra de esos tóxicos, y hay que tener en cuenta que a 8 kilómetros de lo que sería la planta de celulosa está la toma de agua de OSE para la población de Fray Bentos. Hay que recordar que Uruguay también se ha comprometido en tratados internacionales a disminuir la emisión de dioxinas y puranos, tóxicos de primera línea, y las papeleras son emisoras de estos tóxicos" afirmó nuestra entrevistada.
Uno de los organismos que en este tema juega un papel muy importante es la DINAMA, Dirección de Medio Ambiente del Ministerio de Vivienda, pero su veredicto no es confiable para los ambientalistas, ya que -según dicen- las propias jerarquías han reconocido que no tienen los medios para hacer un seguimiento de este tipo de industrias. "La DINAMA nos deja un vacío, desde el día de la audiencia pública, cuando el Director de Medio Ambiente dijo que la obligación de la DINAMA es hacer viable (desde el punto de vista ambiental) todos los proyectos que ingresan a esa repartición, nosotros creemos que la DINAMA no puede ser mago para convertirlos en viables; pero también nos han dicho, en distintas audiencias, que es un Ministerio incipiente, que no tiene medios, que no tiene ni técnicos ni recursos como para controlar un emprendimiento de esta envergadura, o sea que todo es duda", puntualizó la Dra. Cócaro.
Los ambientalistas dicen que quienes aprueban este tipo de emprendimientos lo hacen con un solo argumento, que se crean puestos de trabajo, pero "nosotros decimos que no puede ser a cualquier costo, y además estas fábricas utilizan mano de obra calificada que en la región no hay, y por unos pocos puestos de trabajo nos oponemos rotundamente a hipotecar la región; y hay algo llamativo ya que desde hace 15 años se insiste con la promoción turística, y está muy bien, porque el turismo genera muchos puestos de trabajo, y la instalación de esta planta podría afectar seriamente las actividades turísticas regionales, ya que las consecuencias contaminantes de una papelera pueden llegar a 70 kilómetros, y ya sabemos que nuestro río Uruguay está enfermo, pero esto sería el golpe de gracia, y terminaríamos con el río y con la pesca; pero esto también podría afectar a la apicultura, y fíjese que en Salto se está haciendo una apuesta muy grande a la producción orgánica, y todo esto nos puede llevar a perder mercados, es toda una cadena".

POLÍTICOS E INDUSTRIALES FORESTALES
"En Uruguay, este tema, que es estrictamente ambiental, se ha convertido en un tema político, ya que todos los parlamentarios que fueron a España, invitados para ver otra planta que hay allí, volvieron encantados, estuvieron dos días y fueron de la mano de Rosario Pou, y todos dijeron que estaba todo ok, y no hemos tenido ningún respaldo político, que está del otro lado, en la Argentina, donde hay gobernadores, senadores, diputados, que están en contra de la instalación de la planta, y se interesan por el tema, ya que estamos frente a un río (el Uruguay) que es compartido, y este emprendimiento puede llegar a generar conflictos internacionales.
Desde el gobierno todo esto se está manejando con mucha ligereza, pero no hay que olvidarse que tenemos muchos políticos que al mismo tiempo son forestadores, y están viendo la posibilidad de ubicar su materia prima en esta papelera. La lucha es muy dura y muy despareja", agregó la integrantes de MOVITDES.
"Hoy la empresa está haciendo mucho lobby, y está comprando estómagos y conciencias, porque promete fuentes de trabajo, y llevan los chicos de las escuelas a ver los animalitos que tiene en la reserva que formaron, es todo una cortina de humo, es el parche que le ponen en los ojos de la gente", concluyó la entrevistada.

NO TODO ES OPOSICIÓN A LA PLANTA DE CELULOSA
Máscaras, en su investigación del tema, llegó a dialogar con un dirigente político que ha estado vinculado a los organismos públicos involucrados, quien nos dio su opinión, aunque prefirió mantener la reserva de su identidad. "Hay, internacionalmente, una muy buena opinión acerca de la calidad de los técnicos que trabajan en la DINAMA, que son muchos, y muy especializados, reconocidos a nivel internacional. Lo primero que tenemos que decir es que toda esa desconfianza que la gente que tiene hacia todo lo que es público, y hacia todos los políticos en esta instancia no corresponde, y confío en la DINAMA como organismo serio del Estado, que cuando dé su posición, ya que hace más de un año que vienen estudiando el tema en forma minuciosa, podremos confiar todos en ese dictamen. Pero también hay que tener en cuenta que en el mundo hay nuevas tecnologías que permiten que todos los contaminantes que pudieran surgir de la planta de celulosa, sean tratados y no sean vertidos al río Uruguay, que ya está contaminado", puntualizó nuestro interlocutor.
"Pero preocupa que los uruguayos nos afiliemos a la teoría argentina, haciendo reclamos y protestas sobre una fábrica que se va a instalar en nuestro país, y con esto no hago una defensa de M'Bopicuá, y no hay dudas que a nuestro hermoso río tenemos que cuidarlo y confiar en nuestros técnicos, pero no podemos permitir que los argentinos nos vengan a decir qué tenemos que hacer, cuando ellos a través del río Gualeguay, en Gualeguaychú contaminan el río Uruguay, donde hay una muerte continua de peces por la falta de oxígeno; en Concepción del Uruguay, todos los frigoríficos de pescado que existen, vierten el agua cruda al río Uruguay, y nos vienen a imponer a nosotros sobre algo que se va a construir en nuestra Patria, que esto lo resuelvan nuestras autoridades y nuestros técnicos sí, pero que los argentinos nos impongan condiciones es una cosa inaceptable", opinión con la que queda claro que el tema de contaminación del río Uruguay no es nuevo, ni comenzará con M'Bopicuá, además de la presunta responsabilidad que los argentinos ya tienen en el tema.
"No tenemos dudas que a través de la DINAMA se hará un control estricto de lo que puede llegar a pasar con las aguas del río Uruguay; y este mismo organismo, cabe recordarlo, hace muy poco tiempo clausuró una industria muy importante de ruta 1, entonces tenemos que tener confianza. Ha sido un tema polémico, y nunca sabemos lo que queremos, pero hay que confiar en los resultados de los estudios de nuestros técnicos", concluyó este dirigente que no entabló una defensa de M'Bopicuá, pero dijo una y otra vez que confía en los técnicos uruguayos, algo totalmente opuesto a lo que piensan los ambientalistas.

EL TRASFONDO POLÍTICO ARGENTINO
El Ing. Bruno Vuan, profesional del departamento de Soriano, Secretario de Programa del Nuevo Espacio, tiene una posición muy particular entorno al tema, y hace algunos días se dio a conocer públicamente un artículo de su autoría en el que afirma que del lado argentino el tema M'Bopicuá tiene un gran trasfondo político. Vuan también dialogó con máscaras.
"Ante un estado provincial entrerriano al borde del colapso, con una provincia empapelada con bonos engalanados con la imagen del Gral. Justo José de Urquiza, una situación social terminal, y a las puertas de una elección el próximo 23 de noviembre, algunos políticos de la Banda Occidental del Uruguay se han subido prestos al carro ecologista de una supuesta lucha en defensa del ambiente. Si no fuera porque los informes de CARU y CTM han sido suficientemente explícitos en demostrar que la contaminación con agrotóxicos organoclorados prohibidos, como el Aldrin y el Dieldrin encontrados en el río Uruguay en la zona de Mocoretá, proviene de la costa occidental del Uruguay, sin que acción alguna se haya tomado por el gobierno provincial o los Honorables Concejos Deliberantes, tan prestos en firmar declaraciones en defensa de la naturaleza, parece que ahora van a cruzar el río para venir a darle a los orientales lecciones de ambientalismo. Por cierto que eso tiene toda la impresión de enmarcarse en la campaña electoral para la gobernación, donde el actual intendente de Gualeguaychú, Emilio Martínez Garbino, se presenta como candidato a gobernador", comienza diciendo el Ing. Vuan en su artículo, en el que plantea muchas interrogantes respecto al real interés que mueve a los gobernantes argentinos a oponerse a la planta de celulosa a instalarse en Uruguay.
"Por cierto no conocemos ninguna acción respecto a las siete plantas de celulosa sobre el Paraná, río que -de no mediar cambios de último momento- junto al Uruguay da nombre a la provincia: Alto Paraná, Misiones, (Puerto Esperanza, Misiones, 350.000 t/año), Celulosa Argentina, (Capitán Bermúdez, 150.000), Papel Prensa, (San Pedro, Buenos Aires, 150.000), Papel Misionero (Puerto Mineral, Misiones, 70.000), Celulosa Puerto Piraí (Misiones, 30.000), Celulosa Campana (Buenos Aires, 30.000) y Celulosa Argentina (Zárate, Buenos Aires, 20.000) que totalizan 800.000, o sea, el doble de lo proyectado en Uruguay (400.000). Tampoco dicen nada de los proyectos de Bosques del Plata (Corrientes, 500.000 mayor aún que M'Bopicuá) y Ampliación Puerto Piraí (Misiones, 220.000), que totalizan otro tanto. Incluso en la propia Entre Ríos existe una papelera de 17.900 t/año. De lo poco que se sabe, estas plantas utilizan tecnología antigua, y se desconoce que normativa ambiental aplican", afirma Vuan.
Pero luego es más concluyente aún "Sería interesante, que las autoridades y activistas que piensan cruzar el río, traigan la normativa ambiental entrerriana, suponemos que tanto o más exigente que la que se aplica a las plantas de celulosa de Misiones, Buenos Aires y Santa Fe, de manera que la Dirección de Medio Ambiente uruguaya pueda tomar nota y asegurarles que cualquier emprendimiento que se instale sobre el río Uruguay la aplique".

GOBERNADOR MONTIEL A DOS PUNTAS
Para el Ing. Bruno Vuan, el Gobernador de la provincia de Entre Ríos parece jugar a dos puntas, ya que por un lado promociona eventos forestales, al tiempo que se opone a la instalación de planta de celulosa en Uruguay.
"La provincia de Entre Ríos es la segunda provincia forestal en la Argentina, con cerca de un millón de hectáreas forestadas -bastante más que las 630.000 ha que existen en Uruguay-, con una producción que en un 80% es de eucaliptos, y el 90% de la misma se concentra en la costa del río Uruguay frente a nuestras costas, con un plan forestal similar al de nuestro país, pero que se inició más tarde. Dada la sensibilidad ambiental de algunos entrerrianos, suponemos que cuando lleguen los turnos de corte de ese formidable volumen de eucaliptus, que dará para alimentar a varias plantas como la del cuestionado proyecto, esa producción se destinará a la fabricación de escarbadientes, baleros, palos de golf y demás enseres", afirma Vuan.
"De todas maneras, se ve que no todas las opiniones entrerrianas van en el mismo sentido. En Concordia para los días 23 y 24 de octubre, se organizan las XVIII Jornadas Forestales de Entre Ríos, organizadad por el INTA, declarado de interés Municipal (Concordia), Provincial (Entre Ríos) y Nacional (Presidencia de la Nación Argentina), y con el respaldo de empresas como Celulosa Argentina, denunciada por Greenpeace, Bosques del Plata, que tiene un proyecto mayor que el que se critica en Corrientes, Maserlit, aserradero del grupo español Ence, el mismo que promueve el proyecto de celulosa en Uruguay, y Colonvade, el mayor forestador en Uruguay, perteneciente al grupo norteamericano Weyerhaeuser, uno de los mayores productores mundiales de celulosa, así como la participación de la brasileña Aracruz Celulosa, el mayor fabricante de celulosa de eucaliptus del mundo.
O sea que mientras el gobernador entrerriano Montiel se opone a la instalación de una planta de celulosa en Uruguay, auspicia en Concordia un evento forestal en la cual participan los principales fabricantes de celulosa de la región. A esta altura es demasiado evidente que desde el establishment entrerriano, se teme que la masa forestal de esa provincia termine industrializada del otro lado del río. Lo triste es encontrar gente en nuestro país que por la vía de los hechos actúe favoreciendo intereses que evidentemente son diferentes a los de nuestros desocupados, y a los de los trabajadores y productores que trabajan e invierten en nuestro país", concluye el profesional en su artículo que agrega otro elemento muy controvertido a esta historia entorno a M'Bopicuá.