" Haz de Internet una gran plataforma de comunicación, no la conviertas en una cloaca de maldad" preHacker.Hacker Digital.
Año II - Nº 69 - Uruguay, 12 de marzo del 2004
 
 
El horror me enmudece
De carne somos...
INFORME ESPECIAL: Ser de izquierda o de derecha
Ecos de la Semana
El Padre Bernasconi
Ojos uruguayos en Brasil
Laburar hasta reventar
Chairando Ideas
INFORME ESPECIAL: Venezuela
Sucedió en España
Hurgando en la web
IV Muestra de Cine y Video Uruguayos en Madrid
La Ue dice que el Mercosur es más "visión que realidad"
II Jornada de Historia del departamento de Colonia
Rincón de Sentimientos
El Interior también existe
Olvidémonos de las Pálidas
Las Locuras de El Marinero
Correo de Lectores

 

Los Derechos Humanos y Venezuela
Por Reinaldo Bragado Bretaña

Fuente: Publicado en el Diario de las Américas, 9 de Marzo del 2004

La Sociedad Internacional para los Derechos Humanos emitió, el pasado 4 de marzo, una declaración relacionada con la grave situación de Venezuela, donde han comenzado las violaciones de Derechos Humanos de forma connotada y pública. No es de extrañar que la comunidad de activistas por el respeto a la Carta Magna de Naciones Unidas,
levante su voz: Hugo Chávez ya salió a la calle a asesinar a los opositores pacíficos. Esa situación se veía venir, y así lo denunciamos en repetidas ocasiones desde hace mucho, tanto como años. Lamentablemente, no se pudo evitar este desenlace de sangre que, como siempre sucede, recae sobre los mas desvalidos. A continuación el texto de la nota de la SIDH:

"Ante la más reciente ola de crímenes contra la población civil venezolana, que reclama respeto a la institucionalidad democrática, perpetrados por el nuevo aspirante a caudillo totalitorio, Hugo Chávez, nuestras organizaciones de Derechos Humanos expresan su más firme condena, y hacen un llamado a la opinión pública internacional para que rechace de manera categórica este retroceso hacia la barbarie que, bajo la influencia directa de los mandos estalinistas capitaneados por Fidel Castro desde La Habana, amenaza con someter a toda la sociedad venezolana a la debacle y al sojuzgamiento tiránico.

"Los subterfugios y los argumentos mendaces que está empleando el chavismo en Venezuela son los mismos que, históricamente, han empleado otros déspotas que terminaron exterminando a millones de seres humanos con el solo propósito real de perpetuarse en el poder y de crear dinastías de verdugos (él mismo ha declarado públicamente que continuará en la presidencia de Venezuela hasta el 2021 y que entonces lo sucederá su hija, Rosinés). Lenin, Adolfo Hitler, Mao Tse Tung, Benito Mussolini y Fidel Castro, entre otros representantes del bestiario en el siglo XX, han establecido las fórmulas para aplastar todo vestigio de estado de derecho democrático y de libertades públicas.

"Una nueva ola de nacionalsocialismo fascista y estalinista recorre América Latina con Hugo Chávez y Fidel Castro fungiendo como comisarios en jefe, como por décadas recorrió Europa durante el pasado siglo. Los luchadores por el respeto integral de los Derechos Humanos, en cualquier lugar del planeta, no pueden permanecer impasibles ante este nuevo ciclo de regreso a la servidumbre medieval".

Y firman el documento las siguientes personalidades:
Vitautas Landsbergis, Presidente de la SIDH;
Alexander Soljenitzyn, ex prisionero del Gulag y Premio Nobel de Literatura;
Lech Walesa, ex presidente de Polonia;
Janos Kiss, ex presidente del Parlamento de Hungría;
Vaclav Havel, ex presidente de la República Checa;
Serguei Agrusow, Fundador de la SIDH de Alemania;
Elena Bonner, Presidenta de la Fundación "Andrei Sajarov";
Elie Wiezel, Premio Nobel de la Paz;
Haydeé Marín, Presidenta del Comité Panamericano de la SIDH;
Miroslav Kusy, Miembro del Parlamento de la República de Eslovaquia;
Anton Manolescu, Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento de Rumania;
Serguei Grigorianc, Grupo Helsinki de Moscú;
Adam Michnik, pensador y periodista de Polonia;
Ricardo Bofill, Presidente del Comite Cubano Pro Derechos Humanos;
Lee Van Thau, Director Ejecutivo Coordinadora de Derechos Humanos del Vietnam; y Sergej Kovaljov, Movimiento Ruso de Derechos Humanos.

Nadie tiene la culpa de lo que está pasando en Venezuela salvo Hugo Chávez y Fidel Castro; los dos son dictadores empecinados en no reconocer los avances de la historia.
En los últimos años, sobre todo después de la desaparición del bloque socialista tras su bochornoso derrumbe, se ha avanzado mucho en el terreno de los Derechos Humanos y cada vez más los crímenes de Guerra y de lesa humanidad son temas que interesan a todas las naciones. Los casos de violaciones se convierten, gracias a la toma de conciencia en ese sentido de la comunidad internacional, en un problema de todos. Ya se le hace difícil a cualquier dictador, o al menos más difícil, escapar de la Justicia con los bolsillos llenos de millones de dólares. Chávez y sus cómplices ya pusieron el pie en una senda en la cual, en el mundo de hoy, no hay retroceso. Esa es la razón por la cual los organismos de Derechos Humanos están preocupados.

La nota emitida por la Sociedad Internacional por los Derechos Humanos es una advertencia que llega a tiempo. Nuestro mayor deseo es que, en las cárceles de Venezuela, no se repita ese terrible capítulo de la historia de Cuba, los prologados presidios políticos. Chávez, o cualquier otro dictador, tendrá que lidiar con el repudio internacional desde sus primeros pasos. Los activistas de Derechos Humanos no han olvidado su papel y cada violación de Chávez será denunciada con el rigor que merecen. Venezuela, de larga tradición democrática, en la familia de los activistas, tiene un aliado permanente.

NOTA: Ya se encuentran en posesión de uno de los Fiscales del Tribunal Penal Internacional de La Haya (Holanda), todos los recaudos probatorios de varias denuncias de asesinatos, torturas y violaciones de los Derechos Humanos, a efectos de que los estudie y proceda, como es seguro, a efectuar la denuncia correspondiente ante dicho Tribunal Internacional a efectos de incoar los juicios pertinentes contra Chávez y sus adláteres.